Conocer a Dios y al hombre, para conocer el matrimonio y la familia

alianza1Vamos a empezar este año con un tema que nos parece va a ser clave: el matrimonio y la familia. Así que iremos poniendo con frecuencia entradas en el blog al respecto. E intentaremos darles una cierta unidad. Empezamos por considerar esta realidad en el marco del designio o proyecto de Dios.

Efectivamente, la Escritura usa la imagen de la alianza matrimonial para expresar la Alianza de Dios con los hombres. Así Dios muestra también la naturaleza y el sentido del matrimonio: la unión conyugal del varón y de la mujer contiene una semejanza divina.

Por eso la Iglesia habla del MISTERIO del matrimonio, no se trata de una más entre las posibles formas de relación que el hombre pudiera inventar, sino que la vocación matrimonial forma parte de la naturaleza humana. 

Por eso también podemos decir que unión conyugal es una realidad de índole UNIVERSAL (todos los hombre y todos los lugares) y PERMANENTE (no cambia, en lo esencial, a lo largo del tiempo).

Además tenemos la ayuda de la REVELACIÓN que nos descubre la importancia del matrimonio en la Historia de la Salvación de la persona humana y de la sociedad cristiana, que aparece así como estrechamente ligada a la prosperidad de la comunidad conyugal y familiar.

(seguiremos)

Anuncios

3 comentarios en “Conocer a Dios y al hombre, para conocer el matrimonio y la familia

  1. La familia representa un vínculo más allá de los vínculos. Es el condicionante más determinante de nuestro comportamiento en nuestra vida: “De tal palo tal astilla”, “eres igual que tu padre”, “cada vez que hablas me recuerdas a tu madre”, “te veo caminar y parece que está tu padre entrando en casa”,… ¡Cuántas veces habremos escuchado frases como esta! Cada uno somos la proyección en el tiempo y en el espacio de nuestros antepasados a través del sistema biológico. No somos individuos particulares e independientes, somos un “suma y sigue” caminando para hacer realidad en el mundo lo que otros soñaron y pensaron. No podemos permitir que el progreso, el mundo moderno, nos desarraigue de nuestro origen, nuestra historia y nuestra razón de ser. ¡Qué tristeza la de aquellas personas que no no conocen su pasado! Mi abuelo, por ejemplo, fue maquinista de un mercante bombardeado por los alemanes en la 2ª Guerra Mundial, en el Mar del Norte. Los alemanes les pararon y les avisaron que aunque eran neutrales tenían órdenes estrictas de hundirles. Así lo hicieron. Muchos compañeros murieron ahogados o medio congelados por la hipotermia causada por las aguas tan frías. Un buque americano les recogió. Caminaron por encima de los carbones encendidos de la sala de máquinas para no morir congelados. Nadie supo de mi abuelo durante más de tres años. Se le dio por desaparecido pero un día desembarcó en Santander. Mi abuela siempre lo esperó. Tardaron doce años en tener hijos, pero finalmente tuvieron cuatro. Yo soy consecuencia de su amor, de su paciencia, de su entrega y de su resistencia a las dificultades. Han sido una lección para mi. Casi todas las familias tienen a sus espaldas historias muy bellas. Y si no fuese así la vida nos da la oportunidad de generarlas, para que un día, alguien le cuente a nuestros nietos lo que pudimos hacer por nuestras familias. Lo que pudimos hacer por un mundo mejor.
    Buen día a todos!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s