Je ne suis pas Charlie! (Yo no soy Charlie).

1420971318_290371_67901100_fotograma_4Todavía es pronto para valorar el alcance del asesinato por parte de islamistas de una docena de personas de la revista ‘Charlie Hebdo’ y varios policías. No quiero herir sensibilidades en estos momentos tan dolorosos. Pero me parece que hay que ajustar el sentido de la respuesta social más hacia el riesgo del terrorismo que hacia la identificación con la revista como se ha estado haciendo. Por eso me ha parecido interesante la opinión sobre el asunto de la revista católica francesa «L’homme nouveau»: Je ne suis pas Charlie! (Yo no soy Charlie). Publicado en L’Homme Nuveau el 3/01/2015. (Traducción del francés original)

Yo no soy Charlie: la libertad de expresión y la libertad de prensa no dan derecho a insultar, despreciar, blasfemar, a pisotear o burlarse de la fe o de los valores de los ciudadanos, ni a atacar de modo sistemático a las comunidades musulmana o cristiana. «Una viñeta es un disparo de fusil», dijo Cabu [NdT: dibujante de la revista Charlie Hebdo y una de las víctimas].

No, yo no soy Charlie y nos duele ver a Mahoma (…) o a Benedicto XVI (…). No es cuestión de tolerancia o librepensamiento: el insulto es una violencia. (…).

Yo no soy Charlie, y el Presidente vuelve a equivocarse al presentar como héroes nacionales a esos caricaturistas que tanto han contribuido a destruir el vínculo entre comunidades, despreciando el sentido de la nación y que ridiculizando a polis, gendarmes y militares y convirtieron al francés medio en un gañán. Los policías murieron en esta ejecución sumaria mientras eran caricaturizados por las mismas personas a las que protegían.

Yo no soy Charlie, pero soy francés, y observo a mi país sumirse en el horror. Oigo el grito de guerra «Alá akbar» que emerge en los suburbios y los políticos no quieren enterarse de la realidad. Charlie murió por haber minimizado los riesgos del Islam radical. (…).

Yo no soy Charlie, pero soy cristiano. No he pensado ni por un solo instante que tenían que morir, o que habían encontrado lo que merecían. Paz a sus almas y que Dios les acoja (…), en su misericordia. Pero yo no soy Charlie.

Como decía G.K Chesterton «La Biblia nos enseña a amar al prójimo y a amar a nuestros enemigos: probablemente porque se trata de la misma gente». Insisto no quiero herir a nadie en estos momentos tan dolorosos sino orientar mejor la opinión de la reacción social que han causa estos hechos.

2 comentarios en “Je ne suis pas Charlie! (Yo no soy Charlie).

  1. Totalmente de acuerdo. Desde el respeto más absoluto hacia todas las culturas y religiones se puede construir un mundo nuevo. Desde la mofa y la ridiculización de los que no piensan como uno mismo sólo se puede desencadenar violencia, rencor y amargura. No se puede tolerar acciones desproporcionadas, evidentemente y es trágico lo sucedido en Francia, pero la reflexión honesta nos conduce a otro debate. Y es que la libertad de expresión tiene un límite y es el de el respeto hacia todas las personas y símbolos que las representan como identidad cultural o religiosa. A nadie se le ocurre ir a casa de alguien y reírse delante de sus narices, sea quien sea. Por lo menos, no es de buenos modales.
    Combatir desde la paz y la solidaridad salva vidas.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s