“No he dormido en toda la noche; toda la noche bajo las estrellas pero estoy feliz!

Conocía a Álvaro personalmente desde hace muchos años. Este vídeo, que no conocía, me ha emocionado al verlo de nuevo hablar en sus últimos días de vida. Muy bien Álvarito, que Dios te bendiga!!!

Anuncios

6 comentarios en ““No he dormido en toda la noche; toda la noche bajo las estrellas pero estoy feliz!

  1. Así entiendo yo la enfermedad. Me ha reconfortado mucho lo que dice Álvaro. Gracias D. Rafael por traernos al blog la vida de alguien que sufrió mucho pero nadie lo notó.
    La continua tribulación viene a ser para el justo una tentación, una prueba. Todavía no es tan justo como para que sólo le importe Dios; aún piensa en la recompensa que no recibe. Sin embargo, a pesar de la impaciencia que brota de su debilidad, el enojo del justo no se convierte en rebelión; quiere permanecer como hijo de Dios. Pero no es su lucha, ni su esfuerzo, ni sus cavilaciones los que le traen la solución, sino el hecho de que Dios mismo levanta el velo de sus santos pensamientos y permite al orante contemplar por un momento su Misterio. Allí, lleno de admiración, con un conocimiento que es don de Dios, en una contemplación que es pura gracia, el devoto comprende a qué obedece la prueba: debe liberarle de toda esperanza humana y egoísta en una recompensa, de toda confianza en su propia justicia; tiene que enseñarle que uno sólo es el verdaderamente bueno: Dios mismo. El Señor le despoja de todo para abrir sus ojos a lo que es el único bien auténtico: la presencia eterna de Dios.
    La Cruz ya no es únicamente sufrimiento, sino que por el contrario destruye todo cuanto se opone a la felicidad, porque el alma sólo alcanza la felicidad cuando es inundada por la vida de Dios. Toda justicia terrena, aun la que aparentemente es más noble, debe desaparecer antes de que pueda resplandecer la justicia de Dios. Esta es la finalidad de las cruces que sobrevienen a la humanidad, aun cuando a veces parezca que con la cruz queda extinguido todo bien y toda justicia. En semejantes ocasiones dice el hombre natural: ¿Cómo pudo permitir esto el Dios justo? Mas la mirada espiritual reconoce que en esta aparente injusticia brilla de forma misteriosa la justicia de Dios.
    La Cruz nos libera de la desesperación y del hastío porque nos muestra un reino nuevo. La muerte de lo terreno es la puerta que se abre a la vida auténtica. Solamente en la Cruz, se comprueban los verdaderos valores; aquello que no es capaz de resistir la prueba de la Cruz, aquello que no sobrevive a la muerte, en el fondo, no tiene valor. La Cruz es el comienzo del Cielo, porque purifica y perfecciona al hombre, hasta el punto de hacerle capaz de entender, contemplar y desear lo divino.

    1. Hola Emilia, en principio parece bueno que lo vea, pero tu tienes el criterio y la decisión, pues sabes en que estado de ánimo está tu hijo y si realmente le ayudaría en este momento. Gracias por tu comentario y encomiendo para que todo salga bien.

  2. Hay héroes cerca de nosotros, camuflados en la vida ordinaria. Su vida es una lección para los que carecemos de fortaleza y valentía para encarar en el amor de Dios el sufrimiento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s