La dulzura oculta: El poder del matrimonio en medio de las dificultades

Sigue siendo la familia humana el tema del blog de estos meses. (Si no aparecen los suntítulos, en la configuración del vídeo, se pueden poner en español):

Hay un poder en la unión entre hombre y mujer que permite a la humanidad prosperar entre todo tipo de dificultades – a través de la tragedia, la pobreza e incluso en la guerra. El mundo de hoy parece que no cree ya en este valor instrumental del matrimonio. Algunos ven hoy el matrimonio como si ya no fuera el fundamento de la vida que una vez fue; ya no tiene el poder de convocar a los hombres y a las mujeres para llegar a convertirse en lo mejor de quiénes son. Sin embargo, en todo el mundo, como ha sido durante generaciones, esposos y esposas se están enlazando y a pesar de las dificultades descubren el poder y la dulzura escondidos en su interior. .

Un comentario en “La dulzura oculta: El poder del matrimonio en medio de las dificultades

  1. La actitud de pedir perdón y perdonar es una actitud que sana, libera y restaura poderosamente. Necesitamos el poder del perdón para obtener la paz que necesitamos en nuestra vida.
    Los seres humanos vivimos muchas circunstancias en la vida y nos vemos frecuentemente inmersos en dramas y emociones que alteran nuestra vida y nos afectan en muchas áreas. Muchas de esas circunstancias nos producen dolor y frustraciones. A veces somos nosotros los que provocamos dolor y sufrimiento a otras personas. Las personas con las que más nos exponemos a herir y ser heridos son aquellas que están mas cerca de nosotros, comenzando con el cónyuge, los hijos y familiares. La verdad es que es imposible en esta vida no herir o ser herido. Esta realidad nos alcanza a todos los seres humanos, unos más que otros; pero al fin todos sufrimos.
    Santiago 3:2 Todos ofendemos muchas veces. Mateo 6:14y 15 Por tanto, si perdonáis a los hombres sus ofensas, os perdonará también a vosotros vuestro Padre celestial; pero si no perdonáis sus ofensas a los hombres, tampoco vuestro Padre os perdonará vuestras ofensas.
 
Mateo 18: 21-22 Entonces se le acercó Pedro y le dijo: Señor, ¿cuántas veces perdonaré a mi hermano que pecó contra mí? ¿Hasta siete? Jesús le dijo: No te digo hasta siete, sino aun hasta setenta veces siete.
 
 Debemos perdonar siempre. Perdonar debe ser una actitud, un estilo de vida. Si la naturaleza humana tiene la debilidad de ofender muchas veces, necesitamos desarrollar una actitud reflejo de Jesucristo el hijo de Dios.
    EL, vino a enseñarnos a perdonar incondicionalmente y hasta la muerte. Por tanto necesitamos decidir imitarlo a EL para que nuestra vida se fortalezca y maduremos espiritualmente. No es fácil, pero es posible. Por eso la palabra de Dios nos dice: todo lo puedo en Cristo que me fortalece (Fil: 4:13)
    
 Si necesitas el poder del perdón, comienza por pedirle perdón a Dios por haber guardado rencor y haber endurecido tu corazón. Hay cosas muy difíciles de perdonar, no obstante el mandato es incondicional, porque es la única forma de obtener la paz que necesitamos. Una vez que estamos libres del rencor, podremos lidiar con los problemas de una manera diferente, más edificante.
 
Para perdonar a la manera de Dios debes ir a hablar con cada una de las personas que te ofendieron u ofendiste y expresarle tu dolor con el único propósito de perdonar. Y hazlo pronto así recibirás la paz y la prosperidad que anhelas.
    Tu matrimonio y tu familia es el tesoro mas valioso que Dios te ha dado. Cuídalo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s