Sobre el Mensaje final del Sínodo sobre la familia 2014

Familia_FlickrAitorLopezDeAudikana_CC-BY-NC-SA-2.0

Cuanto ha ocurrido en el Sínodo extraordinario de la familia es de una importancia capital, y no sólo para los católicos. A la vista de las 470 correcciones que ha sufrido la primera Relatio, no parece muy osado señalar, que los contrastes han sido hondos, y la batalla enconada. De un tono de misericordia pesimista, “buenista”, como si el mundo no pudiera ser redimido por la Luz de Cristo, se ha pasado a un reconocimiento claro de la Verdad, reafirmada en la sacramentalidad e indisolubilidad del matrimonio, en los planes divinos de creación, de redención y de santificación del mundo. Y así, se ha recuperado también el verdadero sentido de la Misericordia. 

El resultado final ha sido un documento abierto, breve, esencial, conciso y esperanzador. También hay que tener en cuenta que en esta primera etapa del Sínodo, no se ha tenido como objetivo llegar a conclusiones definitivas, sino solo indicar propuestas que realicen una agenda de trabajo para el Sínodo del 2015.

En el Mensaje final del Sínodo destacan dos elementos estructurales. Primero  el modo, el cómo se ha querido expresar, es decir el “género literario” del Mensaje que evoca al Nuevo Testamento. Y en segundo lugar las dos orientaciones claves del Mensaje: por un lado “la consolación”, y por el otro “la exhortación”. Efectivamente, el texto, de hecho, da oxígeno, esperanza a las dificultades que atraviesan las familias contemporáneas, y al mismo tiempo muestra el esplendor, la belleza, la riqueza de la familia.

La idea de fondo del Mensaje discurre bajo la imagen de “la luz y la oscuridad”, siguiendo el camino de Cristo que, en la Apocalipsis, recorre las calles llamando a las puertas de sus habitantes. Se trata del juego de la libertad y de la gracia… Del mismo modo que el Señor atraviesa estas puertas, también el Mensaje de los padres quiere entrar en las “habitaciones” de cada familia, encontrando “tinieblas” -problemas de pareja, crisis, cansancio-… Pero también encontrando “luces”, y por tanto los grandes valores, como el encuentro, el enamorarse, el noviazgo, el matrimonio, la fecundidad, la cuestión de la fe, la oración, la caridad hacia el mundo exterior…. En fin, un verdadero impulso de amor que ayude a la familia a ser fecunda y duradera. 

Buen trabajo!

Anuncios

5 comentarios en “Sobre el Mensaje final del Sínodo sobre la familia 2014

  1. Mas concreto y conciso en su comentario no ha podido ser, cumplimentando todos los objetivos de una manera clara, que yo particularmente agradezco. Lo que yo hago es dar una opinión desde mi perspectiva.

    El Mensaje del Sínodo está escrito para dar esperanza a las familias. Se habla de la luz nupcial de los cónyuges, del itinerario auténtico que comienza en el noviazgo. Se insiste en el sacramento del matrimonio, donde Dios pone su gracia. Además, del amor y su difusión en la fecundidad. Por ello, las familias que viven esta aventura luminosa se convierten en un testimonio para todos, en particular para los jóvenes.

    Así, la Asamblea ha manifestado admiración y gratitud a las familias cristianas por el testimonio cotidiano que ofrecen a la Iglesia y al mundo con su fidelidad, su fe, su esperanza y su amor.

    “Nuestro diálogo durante los días del Sínodo nos ha enriquecido recíprocamente, ayudándonos a contemplar toda la realidad viva y compleja de las familias”.(Así comentan los que han intervenido en este Sínodo).

  2. Papa Francisco: Cinco tentaciones a evitar. Palabras en su discurso en el final del Sínodo de la Familia 2014

    Papa Francisco: Cinco tentaciones a evitar. Palabras en su discurso en el final del Sínodo de la Familia 2014, sábado 18 de octubre de 2014:

    – La tentación del endurecimiento hostil, esto es el querer cerrarse dentro de lo escrito (la letra) y no dejarse sorprender por Dios, por el Dios de las sorpresas (el espíritu); dentro de la ley, dentro de la certeza de lo que conocemos y no de lo que debemos todavía aprender y alcanzar. Es la tentación de los celantes, de los escrupulosos, de los apresurados, de los así llamados “tradicionalistas” y también de los intelectualistas.

    – La tentación del “buenismo” destructivo, que a nombre de una misericordia engañosa venda las heridas sin primero curarlas y medicarlas; que trata los síntomas y no las causa y las raíces. Es la tentación de los “buenistas”, de los temerosos y también de los así llamados “progresistas y liberalistas”.

    – La tentacion de transformar la piedra en pan para romper el largo ayuno, pesado y doloroso (Cf. Lc 4, 1-4) y también de transformar el pan en piedra, y tirársela contra los pecadores, los débiles y los enfermos (Cf. Jn 8,7) es de transformarlo en “fardos insoportables” (Lc 10,27).

    – La tentación de descender de la cruz, para contentar a la gente, y no permanecer, para cumplir la voluntad del Padre; de ceder al espíritu mundano en vez de purificarlo e inclinarlo al Espíritu de Dios.

    – La Tentación de descuidar el “depositum fidei”, considerándose no custodios, sino propietarios y patrones, o por otra parte, la tentación de descuidar la realidad utilizando ¡una lengua minuciosa y un lenguaje pomposo para decir tantas cosas y no decir nada!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s