Jesús y el matrimonio

Familia_FlickrAitorLopezDeAudikana_CC-BY-NC-SA-2.0Jesús, refiriéndose explícitamente, por encima de la ley de Moisés, al designio creador del Génesis, afirma el carácter absoluto del matrimonio y su indisolubilidad Mt 19,1-9: Dios mismo une al hombre y a la mujer, dando a su libre elección una consagración que los supera. Son «una sola carne» ante él; así el repudio, tolerado «a causa de la dureza de los corazones», debe excluirse en el reino de Dios, donde el mundo vuelve a su perfección original.

  • La excepción del «caso de fornicación» Mt 19,9 no tiende ciertamente a justificar el divorcio Mc 10,11 Lc 16,18 1Cor 7,10s; se refiere o bien al repudio de una esposa ilegítima, o bien a una separación a la que no podrá seguir otro matrimonio. De ahí el espanto de los discípulos ante el rigor de la nueva ley: «Si tal es la condición del hombre frente a la mujer, vale más no casarse» Mt 19,10.

Esta exigencia tocante a los principios no excluye la misericordia con los hombres pecadores. Repetidas veces se encuentra Jesús con casos de adulterio o con seres infieles al ideal del amor Lc 7,37 Jn 4,18 8,3ss Mt 21,31s. Los acoge, no para aprobar su conducta, sino para aportarles una conversión y un perdón que subrayan el valor del ideal traicionado Jn 8,11.

Jesús no se contenta con devolver la institución del matrimonio a la perfección primitiva que había empañado el pecado. Le da un fundamento nuevo, que le confiere su significación religiosa en el reino de Dios. Por la nueva alianza que funda en su propia sangre Mt 26,28, viene a ser él mismo el esposo de la Iglesia. Así para los cristianos, templos del Espíritu Santo desde su bautismo 1Cor 6,19, el matrimonio es «un gran misterio en relación con Cristo y con la Iglesia» Ef 5,32.

La sumisión de la Iglesia a Cristo y el amor de Cristo a la Iglesia, a la que salvó entregándose por ella, son así la regla viva que deben imitar los esposos; esto les será posible, puesto que la gracia de la redención alcanza a su mismo amor asignándole su ideal 5,21-33La sexualidad humana, cuyas exigencias normales se deben apreciar con prudencia 1Cor 7,1-6, es incorporada ahora a una realidad concreta que la transfigura de gracia.

Fuente: Matrimonio

Anuncios

4 comentarios en “Jesús y el matrimonio

  1. En el umbral de su vida pública, Jesús realiza su primer milagro “a petición de su Madre” con ocasión de un banquete de bodas (Jn.2,1 -1 l). La Iglesia concede gran importancia a la presencia de Jesús en las bodas de Caná. Ve en ella, la confirmación de la bondad del matrimonio y el anuncio de que en adelante el matrimonio será un signo eficaz de la presencia de Cristo.

    En su predicación, Jesús enseñó sin ambigüedad el sentido original del Creador acerca de la unión del hombre y la mujer, tal como el Creador la quiso al comienzo: la autorización, dada a Moisés, de repudiar a la mujer, era una concesión a la dureza del corazón (Mt.1’9,8); la unión matrimonial del hombre y la mujer es indisoluble “lo que Dios unió, que no lo separe el hombre” (Mt. 19,6)

    Esta insistencia inequívoca de la indisolubilidad del vínculo matrimonial, puede causar perplejidad y aparecer como una exigencia irrealizable (Mt. 1 9, 1 0). Sin embargo Jesús no impuso a los esposos una carga imposible de llevar y demasiado pesada, pues eleva esta unión legítima del hombre y la mujer a categoría de SACRAMENTO que les da la gracia necesaria para tener y educar a los hijos cristianamente y para amarse santamente el uno al otro y cumplir sus mutuos deberes.

    El matrimonio cristiano no es así ya puramente una cosa buena sino una cosa santa; no es el desahogo de una pasión ni un medio de prolificar y aumentar a los seres humanos, ni una cuestión económica y administrativa, sino que es algo más augusto y elevado que todo eso o mejor dicho, es todo eso, pero santificado y elevado a sacramento, símbolo de la unión de Cristo con su Iglesia.

    Así pues, el matrimonio católico es un verdadero sacramento instituido por Nuestro Señor Jesucristo como claramente aparece en numerosas citas de los Evangelios y vemos pues, con cuanta razón el concilio Tridentino rechazó la doctrina protestante que niega que el matrimonio sea un Sacramento, con este anatema: “Si alguno dijere que el matrimonio no es un verdadero y propiamente uno de los 7 Sacramentos de la nueva Ley, instituido por Nuestro Señor Jesucristo, sino que fue inventado por la Iglesia y por los hombres y que no confiere la gracia, sea excomulgado”.

  2. Interesante texto y comentario posterior.
    En mi opinión la indisolubilidad del matrimonio es algo que todos llevamos dentro de nuestros corazones y que deseamos que se cumpla firmemente, pues entendemos que es lo que sustenta la felicidad y estabilidad de las familias. Podríamos discutir mucho sobre esto y argumentar en múltiples direcciones, pero hay dos aspectos que me parecen contundentes: uno, lo expresó el Papa Francisco, recordándonos que todos y cada uno de nosotros hemos nacido en una familia; y el segundo, es que, sinceramente, no creo que ningún hijo de ninguna familia desee o haya deseado, en su propio corazón, la separación de sus padres. Es más, estoy seguro que si preguntasen a los hijos de las familias donde los padres se han separado, si harían algo por volver a juntar a sus padres en el amor, todos contestarían que sí. Sin lugar a dudas.
    No hay nada más doloroso para un hijo que asistir a una discusión o separación paternal. Así pues, en nuestros corazones humanos radica y descansa el deseo de la perpetuidad de la unión matrimonial hasta que la muerte la deshaga. Otra cosa es que nos rindamos ante nuestras fragilidades terrenales y que para arreglar un roto usemos un descosido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s