¿Por qué son especiales las relaciones sexuales?

5551_28_135917Para entender la sexualidad humana tenemos que entender lo que somos: cada ser humano es una unidad donde lo físico, lo psicológico-afectivo y lo espiritual-racional están inseparablemente unidos. Esto quiere decir que entregarse y recibir sexualmente a una persona es siempre y necesariamente un gesto que va más allá de lo físico. Se quiera o no, intervienen también lo psicológico y lo espiritual/racional.

La relación sexual entre un hombre y una mujer es una de las relaciones más íntimas que puede haber entre dos personas. Es por ello por lo que una relación sexual no es equiparable a una caricia, a un beso o a contarle un secreto a un amigo. Aunque todo esto también tenga que ver con nuestra intimidad, la relación sexual es mucho más.

Cuando un hombre y una mujer tienen una relación sexual, se crea entre ellos un “lazo” emocional. Esto sucede aunque no deseen crear ese vínculo o aunque la relación sea “fugaz”. Las hormonas liberadas durante la relación sexual favorecen fuertemente (e inconscientemente) ese lazo. Esto puede ser un inconveniente si la pareja necesita tomar decisiones sobre la pertinencia de seguir o no juntos. Recuerda que salir con alguien que te atrae, de quien te enamoras, tiene el objetivo de conocerse mutuamente, de ver con paciencia si podéis construir un proyecto de vida juntos. Las relaciones sexuales durante este periodo no favorecen la solidez del compromiso ni facilitan que se llegue al amor definitivo.

No dar al sexo la importancia que tiene y pensar que es un gesto más en la relación con otra persona (“es solo sexo”), tiene consecuencias negativas en el terreno afectivo. Por ejemplo, cuántas más parejas se hayan ido teniendo a lo largo del tiempo, más superficiales se van volviendo esos lazos: más difícil se hace, en el futuro, crear una relación profunda y duradera con otra persona, por lo que uno puede llegar a sentirse emocionalmente insatisfecho.

La entrega total de tu persona en una relación sexual, será auténtica, te unirá aún más a tu pareja, cuando puedas asumir el compromiso total ante un proyecto de vida, es decir en el matrimonio. La unión física, el lazo emocional y la entrega personal se retroalimentarán entonces en un solo acto de amor (aquí cobra todo su sentido la expresión “hacer el amor”).

Fuente: http://www.joveneshoy.org/

2 comentarios en “¿Por qué son especiales las relaciones sexuales?

  1. Entregar la sexualidad a la persona amada, es una de las entregas más personales y bellas que puede realizar un ser humano. Seguramente se quiere acertar en la decisión de a quién se entrega y que esa persona sea quien realmente ha decidido seriamente compartir su vida con todo lo que ello implica.

    Debemos informarnos sobre las diferencias que hay entre “deseo”, “atracción” “enamoramiento” y el “amor”, veremos que no significan lo mismo. Por ejemplo, podemos creer equivocadamente que alguien es “el amor de nuestra vida” porque la atracción que se siente y el impulso y deseo de estar con ella, de conocerla mejor son fuertes. Por otro lado el enamoramiento, aunque implica un conocimiento mutuo un poco mayor, sigue siendo una fase muy inicial del amor que se caracteriza por no tener mucha objetividad al valorar a la otra persona. En los dos casos podemos, querer (ya sea por deseo o por sentimiento) tener relaciones sexuales con esa persona. Pero así aumentan las posibilidades de que después de entregar nuestra sexualidad, nos demos cuenta de que nos hemos equivocado. Desear hacerlo o sentir “algo” por una persona suelen ser malas guías para tomar una decisión tan importante.

    Para acertar es necesario que reflexionemos sobre el significado del “amor” en toda regla. El amor busca la totalidad (“quiero darte todo lo que es mío”), la exclusividad (“solo quiero entregarme a ti”), busca durar para siempre (“quiero estar contigo el resto de mi vida”) y busca fundar una familia (“es tan grande que juntos amaremos a otras personas”). Resulta evidente que para cumplir estas condiciones no basta con que “sintamos” que queremos a una persona. Debemos tener paciencia para poder construir un proyecto de vida con ella con el que merezca la pena comprometerse. Una vez alcanzada esta meta, podremos valorar con más objetividad si el compromiso con esa persona es viable y después de dicho compromiso mutuo entregarnos por completo desde las relaciones sexuales. Este ha sido siempre uno de los sentidos del matrimonio.

    Salir con alguien que nos atrae, de quien nos enamoramos, tiene el objetivo de conocerse mutuamente, de ver con paciencia si podemos construir un proyecto de vida juntos. La relación sexual, la entrega total de nuestra persona, será más segura cuando podamos asumir el compromiso total ante un proyecto de vida.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s