Hoy comienza un tiempo apasionante

miercoles-de-ceniza-primer-dia-de-la-cuaresma-367227_400_215_1El tiempo que hoy comienza es una estancia de cuarenta días en el Desierto, a solas con Cristo. Es un gran retiro de dos amigos que buscan la intimidad para conocerse. Eso harás en Cuaresma: conocerlo y conocerte Seguirás haciendo lo mismo de siempre, pero tus ojos, en lugar de andar pendientes de lo que ocurre fuera, estarán fijos en lo que sucede dentro, en lo escondido.

Tu limosna quedará en secreto… Reza a tu Padre, que está en lo escondido… Que tu ayuno lo note, no la gente, sino tu Padre, que está en lo escondido…

Allí vamos, a lo escondido. Pero lo escondido está dentro, en el alma. Son días de recogimiento, de mayos silencio.

Allí, en lo escondido, ofrecerás tu vida en limosna (cuidando tu plan de vida con esmero, generosamente). Allí orarás, y te escuchará Dios. Allí ayunarás, y te alimentarás de su Palabra. Y, desde esta página, procuraremos irte proporcionando alimento, como los cuervos a Elías, para que no tengas que salir, si no quieres.

¡Vamos!

Autor:  Colaboradores del blogJose-Fernando Rey Ballesteros

2 comentarios sobre “Hoy comienza un tiempo apasionante

  1. He aquí todo un programa cuaresmal resumido en una sola frase: El que quiera seguirme, que se niegue a sí mismo, cargue con su cruz cada día, y se venga conmigo.

    El que quiera seguirme… No vamos solos. No hacemos un viaje de introspección, ni andamos a la busca del vacío, ni al encuentro de nosotros mismos. Seguimos a Jesús porque lo amamos, y hemos decidido emplear la vida en caminar tras sus pasos.

    Que se niegue a sí mismo… Y la mejor manera de hacerlo es darnos en limosna a los demás. Propósitos: no hablar de mí mismo, escuchar al prójimo, sonreír aunque cueste, ser el último…

    Que cargue con su cruz… Es la cruz merecida por nuestras culpas. Haremos propósitos de ayuno y penitencia para unirlos al sacrificio redentor de Cristo. Menos dulces, menos alcohol, menos televisión, menos música, menos compras…

    Y se venga conmigo… Los ojos deben estar fijos en Él. Es preciso, para caminar tras sus pasos, dedicar más tiempo a la oración y a la lectura del Evangelio. Propósitos: comulgar a diario, orar ante el Santísimo, confesar cada ocho días, rezar el Rosario…

    Ahí tienes unas cuantas ideas. Tacha algunas, subraya otras… ¡Y nos vamos!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s