La prisa y la indisposición interior

Durante años había preparado las piezas que hicieron vibrar los muros del más famoso auditorio de la gran ciudad de Nueva York. Los aplausos se prolongaron durante larguísimos minutos. El intérprete reconocía agradecido el clamor del público mediante reverencias llenas de ceremonia. Aún se vio obligado a hacer sonar dos piezas todavía más bellas. Por […]

Leer más La prisa y la indisposición interior