Los santos: palabras vivas de Dios

carretera y muroLas teclas de mi ordenador no saben lo que hacen. No saben nada, porque no tienen entendimiento. Ni tampoco hacen nada, porque no tienen voluntad. Son pulsadas por mis dedos, y, a través de mis dedos y las teclas, yo formo palabras que hablan de Dios.
En su grandeza, Dios forma palabras con los hombres. Pero, como no quiere hombres semejantes a teclas de ordenador, busca hombres obedientes, que de corazón cumplan amorosamente su voluntad. Estos hombres -los santos- no son conscientes de la palabra que Dios forma con sus vidas. La vida del santo desborda al propio santo, y así el Espíritu lo llena de gozo y lo eleva a las cumbres del Amor (,,,)
¡Qué maravillosas palabras formará Dios con nosotros, si somos obedientes!

2 comentarios sobre “Los santos: palabras vivas de Dios

  1. Dios nuestro Señor es infinitamente sabio, e infinito es también su amor hacia los hombres. En consecuencia, siempre quiere para nosotros lo mejor y sabe perfectamente lo que nos conviene. Por esto, la obediencia a Dios es prueba de sensatez y camino seguro de felicidad; aunque a veces los deseos divinos no coinciden con nuestros gustos.

    En ocasiones los hombres deseamos lo que nos conviene, coincidiendo entonces con la Voluntad divina. Pero otras veces no acertamos con lo mejor porque nuestros datos e inteligencia son limitados y porque tenemos una inclinación al mal, consecuencia del pecado original.

    Para descubrir lo que Dios quiere de nosotros hay cuatro caminos principales:
    ◦Estudiar la naturaleza humana.- Nuestro modo de ser encierra en sí mismo muchos deseos del Creador para el hombre (ley natural). Sin embargo, al observar la naturaleza humana conviene recordar que nuestra inclinación al mal no es natural sino consecuencia del pecado.
    ◦Conocer la doctrina cristiana.- Las enseñanzas de Cristo contienen muchos deseos divinos que el Señor ha querido manifestarnos.
    ◦La oración.- Al elevar nuestro pensamiento a Dios a veces se aprecian ideas o deseos de mejorar algún aspecto de nuestra vida. Puede tratarse de un pensamiento propio, pero también puede ser un deseo de Dios para nosotros.
    ◦Las orientaciones de otras personas.- Los hombres se relacionan entre sí e intercambian opiniones y consejos. En ocasiones son simple experiencia humana, pero otras veces el Señor se vale de algo tan natural para mostrarnos sus deseos. Igualmente de modo natural el hombre debe obedecer a la autoridad, y en los mandatos de ésta se encuentran muchos planes divinos. Al Creador le gusta emplear caminos naturales.

    Concluyo diciendo que el que obedece no se equivoca, siempre que sea obediencia a Dios y a los Directores espirituales y para ello, nuestra obediencia,inquietud, sinceridad y contricción serán nuestro camino seguro.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s