Alvaro del Portillo: “Un hombre bueno y fiel”

Ya es oficial: la beatificación de Álvaro del Portilla será el próximo 27 de septiembre en Madrid. Iremos poniendo algunas noticias sobre su vida. Tuve la suerte de conocerle en Roma y guardo de él n profundo y cariñoso recuerdo; ya contaré algunos de estos recuerdos en los próximas entradas.

Noticias relacionadas:

2 comentarios sobre “Alvaro del Portillo: “Un hombre bueno y fiel”

  1. Haciendo la oración conversando con Dios le digo, que gran regalo nos ha dado que todavía me cuesta creerlo de tan gran acontecimiento la Beatificación de Don Alvaro del Portillo, sucesor de nuestro Padre San Josemaria, la mano derecha y sombra que lo acompañó en todo momento en los pasos mas difíciles en fundar lo que Dios quería la Obra de Dios, también sera
    santo, me hace sentir un orgullo y privilegio y agradecida, tener dos grandes santos en mi camino de santidad en esta Obra maravillosa de Dios que es el Opus Dei.

    Me gusta

  2. San Josemaría encontró siempre en este hijo suyo un firme apoyo y un instrumento excelente, por su fidelidad delicada, por su preparación teológica y canónica, por sus virtudes sobrenaturales y humanas —entre otras, su capacidad de hacer amistades—, y por su fortaleza sobrenatural para no ceder en lo que no se debía.

    La sintonía con el Fundador era total, y trascendía las categorías de una admiración o una amistad humanas, para convertirse en expresión de fidelidad a Dios. En una carta a san Josemaría —escrita en enero de 1944, con ocasión de una de sus salidas de Madrid por motivos de estudio—, se ve cómo valoraba el vivir tan cerca de aquel santo sacerdote: «Como siempre, muy contento: pero, también como de costumbre, con cierta tristeza que se une a mi alegría cuando me separo del Padre. Por eso me cuesta tanto trabajo arrancar de Madrid. Ya comprendo que esto es una tontería, pero ¡es la vida! Padre: que tengo muchísimas ganas de ser buena persona y de trabajar de verdad dentro de la Obra, por la Iglesia. ¡Qué pena, que tan a menudo haga el idiota y deje de portarme como debo! Encomiéndeme, Padre, para que llegue, alguna vez, a ser instrumento bueno, por dócil, en sus manos. Yo siempre que estoy lejos de Usted pido con más fuerza que nunca, con toda mi alma, por mi Padre. Y así aumenta mi presencia de Dios, acordándome del Padre y ofreciendo cosas por él».

    He elegido estas palabras porque me han motivado de manera especial.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s