Mi inquietud, mi Niño y mi descanso

Cuando, en el rezo de la Liturgia de las Horas, llego al salmo 55, pronuncio más despacio, como quien paladea, el versículo 2: Abandona en el Señor todas tus preocupaciones, que Él te sustentará. Mientras saboreo estas palabras, me digo a mí mismo que, para cumplirlas, necesito tener cerca a Dios. Sólo así será posible que […]

Leer más Mi inquietud, mi Niño y mi descanso