“¡Mirar!”, pero para mirar todo lo bueno que hay

cielo estrellado

«Mirad» a mirar es a lo que nos invita hoy el Señor en el evangelio: observad la realidad y ved cómo uno a uno se están cumpliendo las señales que había profetizado Isaías. Los ciegos ven, los cojos andan y los leprosos son curados. Examinad los hechos: ellos dan respuesta a la pregunta. ¡Qué bonito! Todo un Dios, que en vez de hacer imponer su propia voluntad, prefiere invitarnos a mirar, a examinar con atención los acontecimientos. A Contemplar cuanto ocurre a mi alrededor.
Pero ¿es esto posible, hoy, en una sociedad como la nuestra, aturdida por una música estridente, el constante vibrar de los móviles de última generación y las fútiles luces de una publicidad agresiva? Difícil, aunque no imposible. Por eso, a hoy vamos a abrir los ojos del alma y mirar a nuestro alrededor…. Por un lado, es cierto que está ahí, el pecado y sus consecuencias: lo vemos en la ruptura de esos amores que se prometían eternos, en corazones rotos por un cariño intenso pero transitorio, en tantos jóvenes sin otro gusto por la vida que un fin de semana exprimido sensualmente, lleno de espontaneidad… y de tristeza.
Pero sobre todo, y esto es a lo que el Señor nos invita, es a mirar lo mucho de bueno que hay: en las familias, en los niños, en el trabajo puntualmente realizado, en la amistad sincera, en la pureza, en la fidelidad, en el cariño… ¡Hay tanto que mirar! ¡¡¡Infinito!!!, como infinita es la gracia de Dios.  Mira como muchos han decidido vivir para los demás. No hay signo mesiánico más precioso ni mejor muestra de la presencia de Dios que pensar los demás y gastar todas las fuerzas de una vida en servir con caridad: «Amaos unos a otros… en esto conocerán todos que sois mis discípulos» (Jn 13, 34-35). El Amor de Dios tiene esa capacidad de orientar nuestra vida siempre para los demás. Ah! Y no se trata solo de que tengamos tiempo para los demás, sino sobre todo de la calidad de nuestro tiempo. Escuchar como Dios; mirar, valorar las situaciones y tomar las decisiones como Él mismo haría.

Por cierto ¿Cómo tratas a tus amigos? ¿Cómo sabes si tus amistades son verdaderas? Si cumplen las características de la caridad. ¿Y cuáles son? Es san Pablo quien te responde: «La caridad es paciente, la caridad es amable; no es envidiosa, no obra con soberbia, no se jacta, no es ambiciosa, no busca lo suyo, no se irrita, no toma en cuenta el mal, no se alegra por la injusticia, se complace en la verdad; todo lo aguanta, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta» (1 Co 13, 4-7).

¡Madre ayúdanos a hacer examen en este III Domingo de Adviento! Ya queda menos para la Navidad!!

Fuente: Fulgencio Espa, Diciembre con Él

Un comentario sobre ““¡Mirar!”, pero para mirar todo lo bueno que hay

  1. Jesús, me das una buena lección: una imagen vale más que mil palabras. « ¿Eres tú el que ha de venir o esperamos a otro?»
    Podías haber intentado demostrar que eras el Mesías esperado a base de argumentos teóricos, de frases más o menos certeras, o de profecías difíciles de interpretar. Pero no.
    «En aquella misma hora curó a muchos de sus enfermedades, de dolencias y de malos espíritus, y dio vista a muchos ciegos.»

    No les das argumentos teóricos sino realidades palpables.
    No dices; haces.
    Y sólo entonces respondes a lo que te pedían: «id y contad a Juan lo que habéis visto y oído.»

    Con este ejemplo, me enseñas que «en vano se esfuerza en propagar la doctrina cristiana quien la contradice con sus obras» (San Antonio de Padua).

    Jesús, yo quiero ser tu discípula.
    A veces, algunos no me entienden; no acaban de creerse que se puede ser cristiana y a la vez ser una persona normal.
    No les voy a convencer con discusiones acaloradas.

    Siguiendo tu ejemplo, prefiero que se convenzan viendo lo que hago: trabajando lo mejor que puedo; teniendo muchas amigas; rezando cada día y frecuentando los sacramentos; sirviendo a los demás en pequeños detalles.

    ¡Que vean mi alegría y mi paz! Ese será mi mejor apostolado.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s