“La hija de Herodías danzó, y le gustó tanto a Herodes que juró darle lo que pidiera”

Cuando el lujurioso despierta tras la embestida feroz de la fantasía que la lujuria desata, al contemplar la devastación causada, siente repugnancia de sí. La lujuria animaliza, humilla, arrastra hasta las profundidades del propio barro, e incapacita para la vida espiritual. Pero, y esta es la tragedia del lascivo, retornará a someterse cuando la bragadura […]

Leer más “La hija de Herodías danzó, y le gustó tanto a Herodes que juró darle lo que pidiera”