La necesidad de Dios

Me llamaron para visitarlo en su casa. Se llama… No importa el nombre, sí es vital su historia. No es fácil mirar al futuro teniendo 23 años y una columna vertebral partida en mil pedazos. Iba porque había tenido un grave accidente y no salía de su casa. Me esperaba en la sala de estar. […]

Leer más La necesidad de Dios