¡Que los inexpertos vayan a Dios!

“Un grupo de jóvenes de buena posición social. Como era el camino de Santiago, la ropa de marca era de sport: zapatillas, pantalones, camiseta y gorra… todo. Después de la agotadora marcha por tierras de Castilla, pleno verano, cuarenta grados, cero árboles, llegaron al reparador albergue con su ducha, pequeña siesta y buena comida. Por la […]

Leer más ¡Que los inexpertos vayan a Dios!