Ya os he dicho que llevo unos días pensando en la figura del “fariseo”, tan habitual en las escenas del Evangelio. No deja de sorprenderme que, siendo tan piadosos y cumplidores con la Ley, estén tan ayunos de caridad. Muchas de sus reacciones se explican por la falta de amor en sus juicios o en sus disposiciones de fondo. A ver que os parece este listado de posibles situaciones que podrían darse en nuestras vidas sin la caridad, sin amor…

La inteligencia sin amor, te hace perverso.
La justicia sin amor, te hace implacable.
La diplomacia sin amor, te hace hipócrita.
El éxito sin amor, te hace arrogante.
La riqueza sin amor, te hace avaro.
La docilidad sin amor, te hace servil.
La pobreza sin amor, te hace orgulloso.
La verdad sin amor, te hace hiriente.
La autoridad sin amor, te hace tirano.
El trabajo sin amor, te hace esclavo.
La sencillez sin amor, te envilece.
La oración sin amor, te hace introvertido.
La ley sin amor, te esclaviza.
La fe sin amor, te hace fanático.
La cruz sin amor, se convierte en tortura.
La vida sin amor, no tiene sentido…

Muebles modernos

Miércoles, 8 febrero, 2012

Aquí os dejo con esta recopilación de algunas innovaciones sorprendentes en el mundo del mueble, y con un poco de humor:

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 522 seguidores

%d personas les gusta esto: