¿A partir de qué semana de embarazo es ya viable un feto?

Ponemos ya la respuesta: a partir del sexto mes (a las 24 semanas), pero hay que se cuidadosos con esto, porque aunque los niños prematuros salen adelante (ver en que % abajo), tienen con frecuencia secuelas; (para ver las secuelas más frecuentes: aquí).

Se entiende por viabilidad la capacidad de un neonato de sobrevivir fuera del seno materno, aun cuando la supervivencia requiera el uso de medios técnicos de sustento vital, como la permanencia temporal en la unidad de cuidados intensivos neonatales, nutrición e hidratación artificiales, respirador, etc. En la mayoría de los países que disponen de un sistema sanitario moderno la viabilidad comienza alrededor de la semana 23 de un feto que pesa al menos 400 gramos. Por tanto, a la inducción del parto antes de la viabilidad del feto sigue siempre su muerte. A partir de ese momento, al igual que sucede con los bebés prematuros, el pronóstico vital del hijo mejora con el tiempo: por ejemplo, la tasa de supervivencia de los fetos nacidos a las 23 semanas de embarazo es sólo del 17% (y además muchos de los que sobreviven arrastrarán grandes discapacidades); los bebés que nacen sobre la semana 28 tienen alrededor de un 80% de probabilidades de supervivencia y los que nacen en torno a la semana 31 ya tienen alrededor del 95%.

Aquí os dejo con este vídeo explicativo:

El sexto mes de embarazo es un mes importante porque es el momento en el que ya vamos a llegar a lo que llamamos la viabilidad del feto. De hecho, antes de las 22 semanas, si se interrumpe la gestación, hablamos de un aborto; y después de las 22 semanas ya estaríamos pasando a otro concepto, el de parto pre-término o, en muchas ocasiones, parto inmaduro. Parto prematuro es el que ocurre antes de las 37 semanas de gestación (OMS 1970-77), si bien la American Academy of Pediatrics Committee on the Fetus and Newborn (1976) ha utilizado 38 semanas como límite diagnóstico superior. El límite inferior de edad gestacional (EG) que establece el límite entre parto prematuro y aborto es, de acuerdo a la OMS, 22 semanas de gestación o 500 grs. de peso o 25 cm de corona a rabadilla.

En esas semanas, el feto sigue creciendo muy rápidamente. Además,  estas son las semanas en las que la mujer va a empezar a sentir los movimientos del feto. A partir de las 20 semanas, lo habitual es que cualquier mujer note los movimientos del feto con cierta claridad. Incluso en los embarazos que no son el primero, la mujer ya sabe lo que tiene que notar y, muchas veces, a partir de las 18, incluso 17 semanas, ya detecta los movimientos fetales.

6 comentarios sobre “¿A partir de qué semana de embarazo es ya viable un feto?

  1. La viabilidad fetal es un concepto relacionado con la capacidad que tiene el feto de sobrevivir fuera del útero, después del embrazo. No obstante, el término en sí encierra algunas complejidades y debates que explicamos al detalle.

    Si bien el concepto ‘viabilidad’, como tal, significa que “algo es capaz de tener éxito o capaz de convertirse en algo’, cuando hablamos de un feto, muchos expertos consideran que no deberíamos utilizar esta palabra. En los negocios, la viabilidad se utiliza para designar la probabilidad de que un proyecto tenga éxito a nivel económico, pero lo cierto es que el mundo de la biología también ha adoptado este término, en su caso, para describir el punto en el que un feto puede sobrevivir fuera del vientre materno.

    Por otro lado, un embarazo viable es aquel en el que, tras la séptima semana del embarazo, el médico puede confirmar que ha detectado los latidos del corazón del feto. No obstante, si es incapaz de encontrar los latidos, éste será calificado como no viable, debido a un embarazo ectópico, fuera del útero, o bien a cualquier otra complicación producida en la implantación o en el desarrollo del embrión en sus primeras fases.

    La definición de viabilidad fetal para los médicos

    Cuando empezó la lucha por legalizar el aborto en el año 1970, los defensores de esta práctica también utilizaron el concepto ‘viabilidad’ para describir el punto en el que un embrión se convierte en ser humano, alegando así que el feto no es tal. Esta idea conduce a un eterno debate moral sobre cuándo empieza la vida de un ser: ¿en el momento de nacer o desde el primer momento de la concepción?

    Dejando a un lado la polémica que encierra el significado propio de la palabra, los médicos utilizan el concepto ‘viabilidad fetal’ para describir el momento en el que los órganos vitales, como los riñones, los pulmones o el corazón, están lo suficientemente formados para funcionar con o sin atención médica. Este acontecimiento suele darse alrededor de las 26 semanas de embarazo, cuando el feto ya podría nacer. En caso contrario, el nacimiento sería demasiado prematuro, o inviable, si las posibilidades de éxito son nulas o muy escasas.

    La situación es muy compleja cuando se plantea la posibilidad de que un nacimiento se dé en el sexto mes de embarazo, es decir, de forma prematura. A partir de este momento, los expertos tienen que tener en cuenta cuáles son las posibilidades de supervivencia, aparte de las secuelas neurológicas que posteriormente puedan sufrir los niños, al haber nacido de forma prematura.

    ¿Qué pasa si el parto se adelanta mucho?

    Lamentablemente, la supervivencia del feto en la semana 23 no suele superar el 20%, y las secuelas neurológicas son muy frecuentes. Durante la semana 24, la probabilidad de sobrevivir se eleva al 50%, pero las posibles complicaciones de estos niños suelen ser muy altas. A partir de la semana 26, se ha demostrado que hay un mejor pronóstico en general.

    Teniendo en cuenta todo esto, el nacimiento en la frontera de la viabilidad supone un importante dilema para los médicos, aunque, obviamente, la decisión de los padres siempre es sustancial. Por suerte, no son muchos los nacimientos que se dan antes de la semana 26 del embarazo, aunque sí que es bastante más probable que surja una amenaza de parto prematuro antes de la semana 34, que pueda requerir de ingreso hospitalario en el momento del nacimiento del bebé.

    Lo ideal siempre será que se supere la barrera de la viabilidad fetal, para que el bebé nazca lo más sano posible. Las mamás deben tener en cuenta que cada día que se consiga retrasar el parto supone una mejora importante para el pronóstico del pequeño. Por ello, los tocólogos deben velar por la continuidad del embarazo siempre que las condiciones lo permitan. No debemos olvidar que lo ideal es que el embarazo dure, aproximadamente, entre 38 y 40 semanas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s