Tres en uno


1002-84e1b1542da0f291998faa2d2ed90a03Decía don Emilio Castelar, en una tertulia política, refiriéndose a cierta persona orgullosa que alardeaba de poseer toda clase de merecimientos, cuando en realidad no le adornaba ninguno:

 – Se podía hacer con este hombre un negocio fabuloso: comprarlo por lo que realmente vale y luego venderlo por lo que él cree que vale.

Conocerse a uno mismo, la máxima aspiración de la filosofía griega, no es tarea fácil.

Juan Pablo I, en “Ilustrísimos Señores”, dirigiéndose a Mark Twain, le dice: Una vez tú observaste: “El hombre es más complejo de lo que parece. Todo hombre adulto encierra en si no uno, sino tres hombres distintos. “¿Cómo es eso?, te preguntaron. Y tú contestaste: Mirad a un Juan cualquiera. En él se da el primer Juan, es decir, el hombre que él cree ser. Hay también un segundo Juan. Lo que de él piensan los otros. Y, finalmente, existe un tercer Juan, lo que él es en realidad”... De mi, ¿qué Juan me importa?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s