Dios puso al hombre en el jardín de Edén para que lo cultivara “y lo cuidara” (Gen 2,15)

Martes, 27 julio, 2010

Estoy echando un vistazo a esta obra: The Delicate Creation. Towards a Theology of the Environment, por Christopher Derrick (en castellano en La creación delicada. Una contribución cultural contra la destrucción del ambiente, editorial Encuentro, Madrid 1987), y me ha parecido interesante, por lo que os pongo este pequeño comentario.

Christopher Derrick, nació en el Reino Unido en 1921. Su padre, el artista Thomas Derrick, se convirtió al catolicismo bajo influencia de Chesterton. Christopher se educó con los benedictinos en la abadía de Douai. Fuertemente influenciado por su maestro y amigo C.S. Lewis, desarrolló una carrera como profesor universitario, escritor, periodista y editor de diversas publicaciones inglesas.

Se trata de un ensayo filosófico sobre la relación entre la teología cristiana y la crisis ecológica. En mi opinión, lo más interesante de su aportación es la convicción con la que el el autor mantiene que una mera intervención física, que el denomina activismo natural, es insuficiente para atajar la crisis del medio ambiente (crisis ecológica) en que está sumido el mundo contemporáneo.

Y propone de un modo muy lógico y razonado su conclusión de que sólo una teología cristiana que haga hincapié en el carácter divino de la creación y en la constante presencia de Dios en ella, puede salvar al mundo.

Quizás en este momento nos venga a todos aquella frase del Génesis que dice: Dios puso al hombre en el jardín de Edén para que lo cultivara y lo cuidara (Gen 2,15).

Sí, para Derrick, la crisis ecológica tiene raíces y motivaciones fundamentalmente religiosas, y no le falta razón, en la medida en que obedece a la aparición de un nuevo maniqueísmo, entendido como hostilidad radical hacia el mundo material. Consecuentemente, no puede tener sino una solución religiosa, lo que el autor llama teología del medio ambiente. Una solución que parecerá demasiado teórica, pero cualquier enfoque estrictamente práctico de la crisis ambiental se mostrará paradójicamente como algo absolutamente nada práctico.

Enlaces externos relacionados con Chistopher Derrick:

About these ads

2 Responses to “Dios puso al hombre en el jardín de Edén para que lo cultivara “y lo cuidara” (Gen 2,15)”

  1. maria Says:

    Me acuerdo de un comentario similar de un sacerdote en una prédica hace años atrás… la segunda venida de Cristo salvará no sólo al hombre sino a la naturaleza víctima del pecado

    «Pues la ansiosa espera de la creación desea vivamente la revelación de los hijos de Dios [...] en la esperanza de ser liberada de la servidumbre de la corrupción [...] Pues sabemos que la creación entera gime hasta el presente y sufre dolores de parto. Y no sólo ella; también nosotros, que poseemos las primicias del Espíritu, nosotros mismos gemimos en nuestro interior [...] anhelando el rescate de nuestro cuerpo» (Rm 8, 19-23).

    Es pecado ( de los nuevos) atentar en contra la naturaleza


  2. no me sirbio de nada esa informacion pongan algo que sirba porfa


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 522 seguidores

%d personas les gusta esto: