Hoy, 11 de junio 2010, concluye el Año sacerdotal

A lo largo de todo este año sacerdotal hemos dedicado algunos viernes a este tema. Y hoy viernes 11 de junio, solemnidad del Sagrado Corazón de Jesús, me ha parecido que como hoy se estrena en Palencia la “última cima” en Cines Avenida, podía hablar un poco de ella.


“La última cima” es una película que contrariamente a lo que estamos acostumbrados en nuestros días habla bien de un sacerdote, por eso tiene complicada su distribución en las salas de cine. Entrando en el siguiente enlace podéis ver donde se estrena en vuestra ciudad, creo sinceramente que vale la pena. http://www.laultimacima.com/#cines

SINOPSIS:

Esta película es la historia de Pablo,un sacerdote joven que deseaba la montaña. Entregó su vida a Dios… y Dios aceptó la ofrenda. Pablo era conocido y querido por un número incalculable de personas, que han dejado constancia de ello después de su muerte. “La última cima” muestra la huella profunda que puede dejar un buen sacerdote en las personas con las que se cruza. Y provoca en el espectador una pregunta comprometedora: ¿También yo podría vivir así?

Te copio esto de Aceprensa:

Fecha: 1 Junio 2010

cimaCI

De entrada, la historia de Pablo Domínguez, un cura muerto en accidente de montaña con 42 años, no se diría capaz de conformar un apasionante documental. Cabe esperar en el mejor de los casos el acercamiento a una “buena persona”. Sin embargo, los prejuicios se desvanecen enseguida. La última cima es memorable, y confirma el buen sabor de boca que Juan Manuel Cotelo dejó con El sudor de los ruiseñores.

Vertebra la película la mirada directa de Cotelo, que en varios momentos interpela al espectador provocativamente, dando rienda suelta a sus cualidades actorales, un poco a lo Michael Moore, pero sin trampas.

Ha manejado el director muchas horas de grabación de personas que trataron a Domínguez: otros sacerdotes, alumnos y alumnas de la Facultad de Teología de San Dámaso –de la que era decano–, padres y hermanos, amigos y amigas… Y entre tanta declaración abundan los momentos conmovedores, y también los divertidos. Además ha acudido a fragmentos de una conferencia del protagonista del documental, y al audio de una entrevista y unos ejercicios espirituales.

Pero el acierto es combinar todo este material, con la opinión de gente de la calle sobre lo que define a los sacerdotes hoy. Esto permite abordar por contraste –entre el estereotipo y el caso Domínguez– temas como la distancia entre fieles y curas, el celibato, la misa, los sermones, la confesión… La narración fluye ágilmente hacia su clímax, la muerte en el Moncayo junto a otra montañera, y tiene el acierto de hacer ver que… la muerte no es el final, como parece indicar la misma existencia de esta película.

3 comentarios sobre “Hoy, 11 de junio 2010, concluye el Año sacerdotal

    1. Pues si, y aprovecho tu comentario para ponerlo. A ver que te parece este texto, impresionante, de Benedicto XVI. Son dos breves pasajes, especialmente fuertes y significativos, y que fueron espontáneamente aplaudidas por los quince mil sacerdotes que concelebraron la Sagrada Eucaristía. “Era de esperar que al «enemigo» no le gustara que el sacerdocio brillara de nuevo: él hubiera preferido verlo desaparecer, para que al fin Dios fuera arrojado del mundo”. Y así ha ocurrido que, precisamente en este año de alegría por el sacramento del sacerdocio, han salido a la luz los pecados de los sacerdotes, (…) Si el Año Sacerdotal hubiera sido una glorificación de nuestros logros humanos personales, habría sido destruido por estos hechos. Pero, para nosotros, se trataba precisamente de lo contrario, de sentirnos agradecidos por el don de Dios, un don que se lleva en «vasijas de barro», y que una y otra vez, a través de toda la debilidad humana, hace visible su amor en el mundo. Así, consideramos lo ocurrido como una tarea de purificación, un quehacer que nos acompaña hacia el futuro y que nos hace reconocer y amar más aún el gran don de Dios. De este modo, el don se convierte en el compromiso de responder al valor y la humildad de Dios con nuestro valor y nuestra humildad. La palabra de Cristo, que hemos entonado como canto de entrada en la liturgia de hoy, puede decirnos en este momento lo que significa hacerse y ser sacerdote: «Cargad con mi yugo y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón» (Mt11,29).”
      Y más adelante siguió diciendo:
      «Tu vara y tu cayado me sosiegan»: el pastor necesita la vara contra las bestias salvajes que quieren atacar el rebaño; contra los salteadores que buscan su botín. Junto a la vara está el cayado, que sostiene y ayuda a atravesar los lugares difíciles. Las dos cosas entran dentro del ministerio de la Iglesia, del ministerio del sacerdote. También la Iglesia debe usar la vara del pastor, la vara con la que protege la fe contra los farsantes, contra las orientaciones que son, en realidad, desorientaciones. En efecto, el uso de la vara puede ser un servicio de amor. Hoy vemos que no se trata de amor, cuando se toleran comportamientos indignos de la vida sacerdotal. Como tampoco se trata de amor si se deja proliferar la herejía, la tergiversación y la destrucción de la fe, como si nosotros inventáramos la fe autónomamente. Como si ya no fuese un don de Dios, la perla preciosa que no dejamos que nos arranquen. Al mismo tiempo, sin embargo, la vara continuamente debe transformarse en el cayado del pastor, cayado que ayude a los hombres a poder caminar por senderos difíciles y seguir a Cristo.”
      El texto completo de la homilía puede encontrarse en este enlace.
      Es impresionante la claridad y la fortaleza con la que el Papa ve la realidad de la Iglesia. Hemos de dar muchas gracias a Dios por este regalo que nos ha hecho en la persona de Benedicto XVI.
      Saludos. Rafael

      Me gusta

  1. Gracias!

    Eres el único bloguer “católico” espanol que, al menos ha puesto el discurso en el foro de un post… estoy super decepcionada de la blogósfera “católica” de tu país, ya que parece seleccionar los textos del Santo Padre según su conveniencia política… interna, claro.

    Un abrazo fuerte!

    PS: aquí, donde ha habido casos, necesitamos más mensajes como este; más muestras de estar con las víctimas…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s