Alvin Toffler: “El torbellino mental”

Seguimos con el libro “La tercera ola” de Alvin Toffler. Como solemos hacer veremos los tres capítulos siguientes:

  • Capítulo XX. El resurgimiento del prosumidor
  • Capítulo XXI. El torbellino mental
  • Capítulo XXII. El fraccionamiento de la nación


Capítulo XX. El resurgimiento del prosumidor

Este capítulo trata del prosumidor, pieza clave en el pensamiento de Alvin Toffler:

“Durante la primera ola, la mayoría de las personas consumían lo que ellas mismas producían. No eran ni productores ni consumidores en el sentido habitual. Eran, en su lugar, lo que podría denominarse ‘prosumidores’. Fue la revolución industrial lo que, al introducir una cuña en la sociedad, separó estas dos funciones, y dio lugar al nacimiento de lo que ahora llamamos productores y consumidores. Esta escisión condujo a la rápida extensión del mercado o red de intercambio (…), ese dédalo de canales a cuyo través las mercancías o servicios producidos por usted llegan hasta mí, y viceversa” (p. 266). Ahora “vemos un progresivo difuminarse de la línea que separa al productor del consumidor. Vemos la creciente importancia del prosumidor. Y, más allá de eso, vemos aproximarse un impresionante cambio que transformará incluso la función del mercado mismo en nuestras vidas y en el sistema mundial: millones están empezando a efectuar por sí mismas servicios que otrora realizaban personas cualificadas: están “prosumiendo” (p. 267).

Toffler ofrece estadísticas que muestran cambios interesantes: en Estados Unidos hace 10 años se vendía un 30% de herramientas a aficionados, mientras el 70% se vendían a carpinteros y otros profesionales; hoy, como consecuencia de la filosofía del “hágalo usted mismo”, la proporción es exactamente la inversa. Y es que el precio de muchos servicios se está disparando, y a medida que estos precios aumentan “podemos esperar que la gente vaya haciendo por sí misma cada vez más trabajos” (p. 272). “Al final, el consumidor no irá simplemente suministrando las especificaciones, sino también oprimiendo el botón que pone en marcha todo este proceso, se convertirá en parte tan importante del proceso de producción como lo era el obrero de la cadena de montaje en el mundo que ahora agoniza” (p. 273). Aunque aún es muy pronto para predecir estos cambios, Toffler piensa que ellos transformarán nuestros valores y nuestro sistema económico (cfr. p. 278).

Capítulo XXI. El torbellino mental

Toffler testimonia en este capítulo la situación de caos y desconcierto mental en que están cayendo muchas personas ante los cambios de la tercera ola.

  • Por ejemplo,está apareciendo una nueva cultura que contiene una nueva imagen de la Naturaleza, en la que “nuestro propio planeta parece mucho más pequeño y más vulnerable” (p. 289).
  • Una nueva imagen de la evolución: “los pensadores de la segunda ola concebían la especie humana como la culminación de un largo proceso evolutivo; los pensadores de la tercera ola deben ahora enfrentarse con el hecho de que estamos apunto de convertirnos en diseñadores de la evolución” (p. 291): el concepto de evolución está en trance de ser reconceptualizado.
  • Una nueva imagen del progreso: se abandona el ingenuo optimismo sobre el mito del progreso, típico de la segunda ola: “es improbable que la cultura retorne jamás al ingenuo y unilineal progresivismo (…) que caracterizó e inspiró a la Era de la segunda ola” (p. 293).
  • Estas nuevas imágenes están acabando con las presunciones actuales sobre el tiempo, el espacio, la materia y la causalidad. Ahora el tiempo, después de Einstein, no es absoluto —base ésta de la física y de la indusrealidad clásicas (cfr. pp. 293-295) sino relativo. Toffler señala en esas páginas algunas de las hipótesis de los físicos sobre distintos fenómenos relacionados con esta nueva imagen del tiempo. También se está alterando la imagen del espacio. Para sustentar esta idea, el autor cita varias revistas americanas (p. 296) que hablan de cómo hay ahora una tendencia a redistribuir y desconcentrar la población, y esto, según él, “alterará con el tiempo nuestras presunciones y expectativas sobre el espacio personal, así como sobre el social, sobre distancias aceptables para los desplazamientos cotidianos, sobre la densidad de viviendas y otras muchas cosas” (id.).
  • Otra nueva imagen es la que surge de ver al mundo como una totalidad, de la que el hombre es sólo una parte muy pequeña. La esencia de esta imagen la resume Ervin Laszlo: “Somos parte de un sistema interconectado de la Naturaleza, ya menos de que informados ‘generalistas’ asuman el empeño de elaborar teorías sistemáticas de las pautas de interconexión, nuestros proyectos de corto alcance y nuestra limitada capacidad de control pueden conducirnos a nuestra propia destrucción'” (p. 300).
  • Otra concepción nueva de la tercera ola es la de causalidad, que ya no es, como en la segunda ola, algo predecible, “mecanicista”. El mundo de la tercera ola es un mundo más extraño, “un sistema mucho más flexible”, abierto, en el que no hay “bolas de billar entrechocando predecible y continuamente una contra otra en la mesa de billar cósmica (…). Siempre existe la posibilidad de que alguna inestabilidad conduzca a algún nuevo mecanismo” (pp. 303-305). “Hoy, en la física subatómica, por ejemplo, está generalizada la opinión de que el azar es lo que domina en el cambio” (p. 305). Toffler tiene influencias de Jacques Monod (Biología), de Walter Buckley (Sociología), y de Maruyama (Epistemología y Cibernética).

Capítulo XXII. El fraccionamiento de la nación

“Una serie de fuerzas tratan de transferir el poder político hacia abajo, desde la nación-Estado a regiones y grupos subnacionales. Las otras tratan de desplazar el poder hacia arriba, desde la nación a agencias y organizaciones transnacionales. Juntas, están conduciendo hacia un fraccionamiento de las naciones de alta tecnología en unidades más pequeñas y menos poderosas, como se ve al instante si se pasea la vista por el mundo” (p. 307). Resulta interesante (p. 310) la predicción del historiador soviético disidente Andrei Amalrik —en un libro de 1980—, sobre la disgregación de la Unión Soviética.

La tercera ola, dice Toffler, ejerce enormes presiones sobre la nación-Estado (p. 313). Una fuerza que influye poderosamente en este fraccionamiento es, según el autor, la corporación multinacional: “de hecho, las transnacionales se han hecho tan grandes, que han asumido algunas de las características de la propia nación-Estado, incluyendo su propio cuerpo de cuasidiplomáticos y sus propios y sumamente eficaces servicios de espionaje” (p. 316). “A veces cooperando con su nación ‘natal’, a veces explotándola, a veces ejecutando su política, a veces utilizándola para ejecutar la suya propia, las CTN (Corporaciones TransNacionales) no son ni completamente buenas ni completamente malas. Pero, con su capacidad para desplazar instantáneamente miles de millones de dólares a través de las fronteras nacionales, con su poder para desplegar tecnología y actuar con relativa rapidez, han desbordado y rebasado con frecuencia a los gobiernos nacionales” (p. 317).

Este empequeñecimiento de la nación-Estado refleja la aparición de una economía global nueva, propia de la tercera ola (cfr. p. 319), economía global dominada por las grandes CTN. La nación-Estado se ve limitada en su libertad y en su poder, que se ha desplazado hacia las CTN. Pero, para Toffler, “lo que parece estar emergiendo no es un futuro dominado por la corporación ni un gobierno global, sino un sistema mucho más complejo, similar a la organización en matrices que hemos visto surgir en ciertas industrias avanzadas. Más que una o unas cuantas burocracias globales piramidales, estamos tejiendo redes o matrices que enlazan diferentes clases de organizaciones con intereses comunes” (p. 321). “En otras palabras: caminamos hacia un sistema mundial compuesto de unidades densamente interrelacionadas como las neuronas de un cerebro, en lugar de organizadas como los departamentos de una burocracia” (p. 322).

3 comentarios sobre “Alvin Toffler: “El torbellino mental”

  1. Para aquellos que les interesa el futuro, les recomiendo dos libros que en Internet son gratuitos. Me refiero a:

    EL SHOCK DEL SIGLO XXI
    ¿Por qué el mundo va hacia una crisis?
    ¿Como haremos para salir de ella?

    LOS PRÓXIMOS 500 AÑOS
    ¿Cómo evolucionaran las casas, computadoras,
    automóviles, industrias, y robots del futuro?

    LOS CUALES PODRÁN LEER O BAJAR GRATUITAMENTE A SUS COMPUTADORAS DESDE:

    http://WWW.FUTUROFUTURO.ES.TL

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s