La clase de persona que eres habla en voz tan alta que no me deja oír lo que dices (Ralph Waldo Emerson)

Era una soleada tarde de sábado y Bob, mi amigo y un padre orgulloso, llevó a sus dos niños a jugar al minigolf. Se dirigió a la taquilla y preguntó al empleado cuánto costaba la entrada.

—Tres euros para usted y lo mismo para cada niño mayor de seis años. Hasta los seis tienen entrada libre. ¿Qué edad tienen? —respondió el muchacho.

—El abogado tiene tres y el médico, siete —contestó Bob—, o sea que le debo a usted seis dólares.

—Oiga, señor —le dijo el muchacho de la taquilla—, ¿le ha tocado la lotería o qué? Podría haberse ahorrado tres dólares sólo con decirme que el mayor tiene seis. Yo no me hubiera dado cuenta de la diferencia.

—Es probable que usted no se hubiera dado cuenta —asintió Bob—, pero los niños sí.

Como decía Ralph Waldo Emerson, «la clase de persona que eres habla en voz tan alta que no me deja oír lo que dices». En tiempos tan difíciles como éstos, en los que la ética es más importante que nunca, asegúrate de que estás dando un buen ejemplo a todos los que trabajan y viven contigo. Gran virtud la sinceridad.

Al mirar la referencia sobre Ralph Waldo Emerson me he encontrado con este montón de frases que he decidio poner también en el post. A ver qué os parecen: Leer el resto de esta entrada »

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 522 seguidores

%d personas les gusta esto: