La cena en “Vista al Mar”

Jueves, 11 febrero, 2010

Un poco medio en broma y otro poco medio en serio aquí va este chascarrillo gracioso que me he encontrado por la red:

Un grupo de amigos cuarentones deciden reunirse para cenar en un restaurante. Finalmente decidieron reunirse en el restaurante “Vista al Mar” porque la camarera era muy joven y lucía blusas muy cortas.
Diez años más tarde, cuando ya tenían 50 años, se reunieron para decidir dónde ir a cenar y finalmente escogieron el restaurante “Vista al Mar” porque la comida era más especial que en otros sitios y porque tenía una cava con muy buena selección de vinos.
Diez años más tarde, cuando cumplieron los sesenta, se reunieron nuevamente para decidir dónde ir a cenar y escogieron nuevamente el restaurante “Vista al Mar” porque podían comer en un sitio tranquilo y silencioso y con una bella vista al mar.
Diez años después y cuando el grupo andaba por los setenta años de edad, se reunieron de nuevo para decidir dónde ir a cenar; escogieron nuevamente el restaurante “Vista al Mar” porque tenía fácil acceso a las sillas de ruedas y además tenía ascensor.
Diez años más tarde, y cuando ya tenían 80 años de edad, se reunieron nuevamente para decidir dónde ir a cenar. Finalmente escogieron el restaurante “Vista al Mar”… ¡porque nunca habían ido a ese restaurante!

Ayer, miércoles 10 de febrero, el Papa Benedicto XVI realizó la audiencia general en al aula Pablo VI, que contó esta vez con la asistencia de unos 7.000 fieles provenientes de diversas partes del mundo. La catequesis estuvo dedicada a la figura de san Antonio de Padua. El Papa afirmó que el santo portugués conocía bien los defectos de la naturaleza humana, la tendencia del hombre a caer en el pecado y que por ello exhortaba continuamente:

“a combatir la inclinación del ser humano a la avidez, al orgullo y la impureza y a practicar la virtud de la pobreza y la generosidad”.

El Santo Padre animó a los fieles a practicar la virtud de la pobreza, la generosidad, la humildad, la obediencia, la castidad y la pureza y, siguiendo a san Antonio, invitó a los ricos a acoger en sus casas a los pobres y dijo que las enseñanzas del santo, fallecido en Padua, tienen gran validez en la época actual, marcada por la crisis económica.

“La crisis financiera y los graves desequilibrios económicos empobrecen a no pocas personas y crean condiciones de miseria. En mi encíclica Caritas in Veritate señalé que la economía necesita de una ética para su buen funcionamiento, pero no de una ética cualquiera, sino de una ética amiga de la persona”.

En el marco del año sacerdotal y hablando de san Antonio, el Papa animó a que los sacerdotes y diáconos:

aprendan “del arte de su predicación” actualizando las homilías a sus fieles e invitándoles a que tengan en cuenta para ello “una sólida y sana doctrina y sean incisivos en la comunicación”.

Por último, el Pontífice XVI también se refirió a la oración, como acto de amor, y exhortó a abrir el corazón a Dios y a “hablar de manera coloquial y afectuosa con él, presentarle nuestras necesidades, alabarlo y darle las gracias”.

Cfr. En este enlace os pongo también el mensaje del Papa para esta cuaresma 2010

Un resumen de la audiencia general aquí: Leer el resto de esta entrada »

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 523 seguidores

%d personas les gusta esto: