Todos los santos

Domingo, 1 noviembre, 2009

 Copio tal cual, este post de D. Enrique Monasterio, con el que me he sentido totalmente identificado:

—¡Eh, despistado!, ¿no saludas o qué?

—Perdona Juan Antonio, es que no me había fijado.

Mi encuentro casual con un viejo amigo me ha llevado a pensar que, en efecto, soy un cura despistado. Voy por la calle pensando en mis cosas, viendo sin mirar o mirando sin ver. Luego he llegado a la conclusión de que la fiesta de hoy —Todos los Santos— es una invitación levantar la barbilla y mirar hacia arriba, al Cielo, sin miedo a que nos deslumbre el sol. Sí, es bueno recordar que hay una multitud de santos en el Paraíso, la mayor parte desconocidos, que están también a nuestro servicio. Más de uno podría decirnos lo mismo que mi amigo:

—¡Eh, tú! ¿No me saludas?

Hay demasiados espíritus encorvados, que de tanto mirar al suelo chocan contra las farolas y ni siquiera reconocen a Dios cuando pasa a su lado.

Aquí te dejo con estos vuelos acrobáticos para que sigas mirando al cielo:


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 523 seguidores

%d personas les gusta esto: