Se egoista: ¡haz el bien!

Incomprensible, más aún, fascinante, resulta el Amor de Dios. Que, habiendo creado al hombre, lo llene de toda clase de bienes y lo eleve hasta hacerle un “hijo”, se escapa de toda lógica. Que, tras haberle el hombre negado y olvidado, Dios, que no nos necesita para nada, recuerde su alianza, y mantenga su mano […]

Leer más Se egoista: ¡haz el bien!