Los hombres son de Marte, las mujeres de Venus

Lunes, 20 abril, 2009

Llevamos varios días, tratando de este libro de John Gray, y como recientemente me han pedido dar una charla sobre este tema, voy a intentar hacer un resumen lo más sintético que sea capaz. Es interesante leer la INTRODUCCIÓN del libro, porque explica el origen de su estudio y del libro en sí. Esta charla no tiene tantas pretensiones, pero pienso que puede ayudar a mejorar las relaciones matrimoniales.

PUNTO DE PARTIDA: EXISTEN DIFERENCIAS DETERMINANTES.

En el capítulo 1, J. Gray, trata de la alegoría acerca de los hombres que eran de Marte, y con sus telescopios descubrieron a las mujeres que habitaban en Venus. Como eran de planetas distintos se estudiaron para entenderse. Pero un día decidieron ir a la Tierra y la atmósfera de la Tierra les sentó mal, de modo que en una mañana se levantaron todos con la amnesia de su origen y fue cuando empezaron atener problemas. Por eso para resolver la situación conviene conocer las diferencias para no esperar de la otra parte lo que nosotros haríamos: somos diferentes y las expectativas han de ser diferentes.

1ª DIFERENCIA: PROBLEMAS & MEJORAS. En el capítulo 2, titulado: el señor arreglalo-todo” y el “comité para la mejora del hogar”, trata de una gran diferencia entre marcianos y venusinas. Esto se explica en el libro por como era la vida en Marte (proceso evolutivo y miedos masculinos): autopistas, tecnología, poder, la eficacia, la competencia, los trajes, la función, etc. Los marcianos parecen hechos para la acción, para cumplir misiones: la eficacia y capacidad para cumplir misiones define su sentido del yo. Ofrecerle un consejo es decirle que no es competente. La vida en Venus (proceso evolutivo y miedos femeninos) es distinta, dedican tiempo a apoyarse, a ayudarse y cultivarse entre si. Son sus sentimientos y la calidad de sus relaciones lo que define su sentido del yo. Por eso necesitan hablar y ser escuchadas, no cumplir objetivos. Se realizan en la comunicación y en la relación. No uniformes, cambian de traje según el ánimo. Son psicólogas. Son intuitivas. Se adelantan a las necesidades. Necesitar ayuda y manifestarlo es normal, no es una ofensa. Ofrecer consejos y ayuda es señal de afecto. Todo es mejorable dicen ellas (ellos dirían: si funciona, déjalo). Preguntar por una preocupación es afecto o querer mejorar algo es afecto para ella, y para el hombre es crítica, es decirle que está roto, que no funciona. Ella quiere manifestar afecto y a él le parece una crítica; ella quiere solo desahogarse y que la escuchen y él interpreta que le pide consejo y al descubrir que no le hace caso, piensa que no le sirve o que no confía en él y se inhibe más. Para ella: deja de darle consejos. Para él: escúchala. Esta mutua complementariedad puede resultar muy eficaz.

2ª DIFERENCIA: ANTE UNA PREOCUPACIÓN: SILENCIO & CONVERSAR.

En el capítulo 2, que lleva por título: “Los hombres se retiran a las cuevas y las mujeres hablan”, explica la razón de ese resentimiento secreto que enfría el amor en muchos matrimonios: él piensa: “cuanto habla, que pesada” y ella piensa: “no me escucha, que egoísta”. El hombre encuentra alivio en su cueva y sin darse cuenta (no por maldad) se vuelve egoísta (piensa: no puedo dedicarme a los demás hasta que no resuelva mi problema: mi yo). Ante el stress él se encierra en la cueva para encontrar la solución, está ensimismado, rumiando en su cabeza la solución. Saldrá para liberar su mente: prensa mundial, deportes de riesgo, etc. A ella le parece egoísmo ese leer el periódico o ese ver el fútbol gritando. Ante el stress ellas necesitan hablar y desahogarse contando lo que les ocurre, no necesitan soluciones, solo exponer sus preocupaciones y sentirse verdaderamente comprendidas. Al igual que a él le gusta examinar los complicados detalles con los que alcanzo una solución de un problema (su mente valora más la competencia), a ella le encanta comentar con detalle su problema, no le interesa tanto la solución, sino se escuchada y comprendida (su mente valora más el amor que la competencia). Una solución: la simbiosis complementaria: él aprendió a relajarse escuchando y al verla feliz se sintió eficaz en el fondo. Y ellas se dieron cuenta así que si se él se metía en la cueva no era por que no las quisiera, no era algo personal, y aceptaron esa reacción cuando pasan por un stress.

3ª DIFERENCIA: MOTIVACIÓN PROFUNDA: NECESARIOS & QUERIDAS.

En este capítulo 4, que lleva por título: “Cómo motivar al sexo opuesto”, se descubren las profundas y diferentes motivaciones entre hombres y mujeres capaz de transformarlos. Alegoría: Venus al intuir la existencia de unos seres que las amasen a ellas (ellas estaban agotadas de dar) se motivaron. Marte agotado de su principio egoísta: yo gano si tú pierdes, vio unos seres que podía dar amor y se transformó. Venus dijo secretamente a Marte: te necesito, tú me harás feliz; Marte cuando percibió esto en su mirada salió de si mismo y dio lo mejor de sí mismo, encontró la razón profunda para vivir: amar. Por eso, decir a un hombre, ya no te necesito, es como matarlo e inducirle a su egoísmo. Marte dijo secretamente a Venus: yo te querré, te sentirás querida conmigo; Venus cuando percibió esto por primera vez se sintió capaz de dar lo mejor de si misma. Marte ha de luchar por vencer su miedo a amar, a dar, a fracasar en el amor, a no estar a la altura: está hecho para amar, pero teme hacerlo. Venus ha de luchar por vencer su miedo a recibir más; está hecha para recibir pero piensa que si pide demasiado puede ser abandonada, y debe reducir su tendencia compulsiva a dar, debe saber poner límites; si ella le recuerda sus necesidades el deseará dar más.

4ª DIFERENCIA: IDIOMAS DISTINTOS: VENUSINO & MARCIANO.

El capítulo 5: “Idiomas distintos”, trata de las diferencias del lenguaje entre Marte y Venus (p.e. la tendencia poética cuando se enfadan, etc.). Aquí lo mejor es mirar los ejemplos: 1) diccionario venusino-marciano y 2) diccionario marciano-venusino. Una advertencia: el silencio marciano no es peligroso, no es mala señal; cuando en Marte se callan no quiere decir nada, está pensando; en Venus se piensa hablando; en Marte no. ¿Cómo apoyarle eficazmente? No culpabilizar; no le des consejos si no los pide; no le compadezcas, rechazará el consuelo si se siente débil; no le critiques indirectamente, sino directamente, y valorándolo y respetando su opinión. Él tomara nota, déjale que lo estudie él solo y confía. Y recuerda un exceso de cariño puede resultarle asfixiante. Las palabras mágicas: para él: “No es culpa tuya” ¿Cómo apoyarla eficazmente? No juzgarla, no menospreciarla porque necesite seguridad, comprenderla, escucharla, quererla. Las palabras mágicas para ella: “Volveré”.

5ª DIFERENCIA: EN LO AFECTIVO: BANDAS ELÁSTICAS & OLAS.

El capítulo 6, titulado: Los hombres son como bandas elásticas”, analiza la experiencia de la necesidad de alejarse periódicamente (necesidad de autonomía) para luego volver a acercarse (necesidad de intimidad). Es como si al sentir que se ha perdido necesitara recomponerse para una vez estar en yo, poder con más fuerza volverse a entregarse, a anonadarse… Ella ha de entender esto para no quedarse perpleja y para no pensar que no la quiere; y para no obstruir este ciclo: él tiene derecho, necesita, este espacio de libertad; él debe decirla que “Volverá”.

Será en el capítulo 7, titulado: Las mujeres son como olas donde explica la experiencia maravillosa de la mujer que se siente amada y feliz (autoestima alta) y el bajón donde viene de nuevo todo lo negativo que ha vivido, y así es como puede ir haciendo limpieza emocional, muchos sentimientos sin resolver. Él ha de entender esto para no quedarse perplejo, tiene que bajar, su ayuda le viene bien al subir, porque necesita bajar de todas maneras. Ella ha de decirle que “no es culpa tuya”. El debe comprenderla, ella tiene derecho a estos bajones y debe ser comprendida. Ella necesita sentirse segura y amada en el pozo, sino intentará reprimir el proceso; pero si se reprimen los sentimientos profundos, no solo se reprimen los negativos, sino que se reprimen también los positivos y el amor muere.

6ª DIFERENCIA: NECESIDADES EMOCIONALES: LAS 12 CLASES DE AMOR

El capítulo 8 se titula: “Descubrir nuestras diferentes necesidades emocionales”, y de un modo esquemático hace una clasificación de las 6 necesidades primarias del hombre y de la mujer. Y luego las va desarrollando una por una.

Uno suele dar instintivamente aquello que necesita él pero no lo que realmente necesita el otro. Errores que suelen cometer las mujeres (inadvertidamente) por los que el puede llegar a no sentirse amado. Y errores que suelen cometer los hombres (inadvertidamente) por los que ella puede llegar a no sentirse amada.


A partir de aquí el libro toma otro cariz, se hace práctico, deja de preguntarse por “las diferencias” y pasa a aplicar el conocimiento adquirido de las diferencias a diversos campos. Por ejemplo:

Capítulo 9: “¿Cómo evitar las discusiones?” Resulta especialmente interesante el apartado dedicado a la anatomía de una discusión.

Capítulo 10: “¿Cómo ganar puntos ante el otro?”. La diferente escala de valoraciones resulta muy clarificadora.  Por ejemplo, nos sugiere el autor 101 maneras posibles que tiene él para puntuar de cara a ella, así como otros 26 modos en que ellas pueden conseguir muchos puntos a los ojos de los hombres.

Capítulo 11: “¿Cómo comunicar los sentimientos difíciles?”. La estrategia que se propone con la Carta de Amor, me parece genial. También es interesante lo que dice acerca de La Carta de Respuesta para conocer las necesidades afectivas de la pareja. Por último, comprender las razones por las que es eficaz este modo de proceder, así como la explicación sobre el modo de conseguir aliviar los sentimientos negativos, puede resultar de utilidad al lector.

Capítulo 12: “¿Cómo pedir apoyo y conseguirlo?”. Para conseguir algo hay que empezar por pedirlo. Ella debe pedir de forma directa y explícita. Cuestión de palabras: p.e. al cambiar la “P” por la “Q”: ¿Puedes…? ¿Quieres…?

Capítulo 13: “¿Cómo mantener viva la magia del amor?”. El apartado dedicado a las estaciones del amor, en el que compara una relación con un jardín, es una maravilla.

About these ads

12 Responses to “Los hombres son de Marte, las mujeres de Venus”


  1. mucchas gracias, es una gran ayuda para mi trabajo de colegio,estoy en tercero y me dejan trabajos de obras para grnades

  2. lechugaperu Says:

    Este libro es fantástico. Me ha servido de mucho.
    Es muy recomendable para todo el mundo.

  3. oscar Says:

    ahh gracias!!! me sirvio de mucho

  4. yonatan Says:

    gracias me sirvio mucho

  5. julio cesar Says:

    es un estupendo libro y la explicacion que dan es genial…este ejeemplar es uno de los mejores del mundo…felicidades

  6. ernesto cuevas Says:

    jajaja apenas me lo ban a prestar espero me sirva de mucho

  7. Flor Diaz Says:

    espero poder leerlo me interesa y sobre todo para poder tener amonia en mi matrimonio

  8. Angel Miguel Poveda Says:

    Es un libro que todos deberíamos leer, enseña, entretiene, forma y por sobre todo ayuda a entendernos.
    Angel Miguel

  9. cecilia martinez Says:

    Me encanta, me parece muy interesante y de gran ayuda para las relaciones en pareja


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 522 seguidores

%d personas les gusta esto: