Una visita inesperada y necesaria

Viernes, 8 agosto, 2014

el Padre en VenezuelaEl pasado miércoles 6 de agosto, pasado el medio día aterrizaba el avión que nos dejaba el tierra venezolana al Padre, Mons. Javier Echevarría, Prelado del Opus dei. Era una visita sorpresa, pues no estaba en el plan inicial del viaje por Centroamerica, pero como el mismo dijo: “era una visita necesaria”. Hoy viernes 8 ya se nos va. Pero nos ha dejado una sensación de que somos familia y de que tenemos un Padre que nos quiere. Como el mismo dijo anoche: “yo no me voy”, y así lo sentimos en verdad. Sabemos que seguirá estando pendiente de todo lo que pasa en Venezuela. Son muchas las ideas y muy entrañables los sentimientos que nos ha transmitido en esta breve estancia. Pero desde el blog quiero expresar el agradecimiento y el deseo de ser muy fieles y de seguir trabajando en esta tierra con optimismo e ilusión. ¡Muchas gracias Padre por su visita!

 

El domingo pasado fue el día del padre en Venezuela y como no pude poner nada aquí va este buen video de felicitación a los papás:

Suena a queja, pero… «Fuese cual fuese el momento, siempre estuviste ahí para mí. ¡Estoy tan orgullosa de llamarte Papáaa [Daaad, en inglés]!», culmina esta felicitación por el Día del Padre, que se celebró este domingo en numerosos países.

Impresionante relato de Ric Elias. En pocos minutos cuenta como cambio su vida a raíz de un accidente en el avión que viajaba mientras pensaba que iba a morir estrellado:

“Tendrán respeto a mi hijo”

Viernes, 21 marzo, 2014

385Siempre me detengo, -comenta J-Fernando Rey- cuando leo la parábola, en esa frase del buen padre: Tendrán respeto a mi hijo. ¡Pobre Dios!

Enviaste, Padre celestial, a tu Hijo al mundo. Tendrán respeto a mi hijo… Debería haber sucedido. Los hombres deberían haber caído de rodillas ante el Verbo encarnado. Tendrían que haber entregado sus vidas en las manos de tu Unigénito, y haberlo colmado de honores como sólo a Dios se debe honrar. Ante su mirada misericordiosa, deberían haber hecho penitencia de sus pecados, para encontrar el perdón.

Tendrán respeto a mi hijo… Sin embargo, mira, Padre celestial, lo que hicieron con tu Hijo: míralo despreciado en Belén y dado a luz entre animales, míralo humillado por sus parientes y vecinos en Nazaret, míralo abofeteado y escupido en el Sanedrín, míralo desollado a latigazos y coronado de espinas en el Pretorio, míralo clavado a la Cruz en el Calvario.

Tendrán respeto a mi hijo… Míralo hoy, abandonado en tantos sagrarios que pasan el día solos sin nadie que los visite. Mira, Padre bueno, el respeto que hemos tenido a tu Hijo.

Y tú, lector, haz un propósito tras leer estas líneas: acércate a la iglesia, y regálale, al menos, una hermosa genuflexión.

“Hijo, cuenta conmigo”

Jueves, 20 marzo, 2014

Este anuncio de McDonald dedicado al día del padre está muy logrado:

2947.990x740Lo que se oye: “Lo más importante es el amor. Una pareja homosexual puede darle amor a un niño, a veces incluso más que una pareja heterosexual”.

Lo que a menudo se olvida decir: El amor no basta; aunque la capacidad de amar de los homosexuales, evidentemente, no está en tela de juicio. Amar a un niño es una cosa, pero amar a un niño bajo un amor estructurante es otra. No hay duda de que las personas homosexuales tienen las mismas capacidades para amar a un niño y demostrárselo que las personas heterosexuales; pero el rol de los padres no consiste únicamente en el amor que se les da a sus hijos. Reducir el lazo parental a facetas afectivas y educativas es ignorar que el Lazo de filiación es un vector psíquico en el que se basa el sentimiento de identidad del niño. Leer el resto de esta entrada »

matrimonio mayorLo que se oye:

“Las personas homosexuales se encuentran sin derechos y en gran precariedad luego de un fallecimiento o de una separación. El matrimonio homosexual permitiría remediar esto”.

Lo que a menudo se olvida decir:

“Los fallecimientos y las separaciones son momentos de pena y sufrimiento. Pueden ser también el principio de situaciones sociales muy difíciles, por ejemplo, en materia de vivienda. Esto se aplica a todas las parejas, sean heterosexuales u homosexuales, sean casadas, con el PACS (se trata de un pacto de convivencia instituido en Francia en 1999, es un contrato constituido ante los tribunales entre dos personas  mayores, homosexuales o heterosexuales, para organizar su vida en pareja aceptando obligaciones jurídicas, fiscales y de herencia), o que vivan en unión libre.

Efectivamente, cuando se aborda el matrimonio bajo el ángulo concreto de la vivienda, del estilo de vida, de las deudas, del régimen fiscal, de la herencia, etc., se ve rápidamente que el matrimonio no puede ser reducido a un compromiso afectivo y a una lejana promesa de ayuda mutua. En efecto, esta promesa, algún día, se puede transformar en un asunto legal. Para mí es muy importante la protección del cónyuge, sea cual sea su sexo o el de la persona que lo ha abandonado después de un período de vida común.”

Con respecto a la protección del cónyuge, quiero empezar con algo evidente: ni el matrimonio, ni el PACS, son generadores de derechos y de obligaciones contraídas. En otras palabras, la autorización del matrimonio homosexual en Francia no garantizaría, de forma automática, la protección de todos los cónyuges en las parejas homosexuales. Y lo mismo ocurre para las parejas heterosexuales que tienen la opción de elegir la unión libre.

Leer el resto de esta entrada »

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 558 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: