Cuenta Angelica Calò Livné esta sugerente leyenda sacada del Baal Shem Tov, el padre del Hassidismo:

Yankele era un pastor pobre que no pudo estudiar en la yeshivà. Su padre sufría mucho por ello y lo envió a las montañas con los rebaños de ovejas para que al menos fuera útil para eso.

Llegó el día del Kippur. El pueblo se preparaba para el perdón, la Sinagoga brillaba de luz y de divino esplendor. El Baal Shem Tov convocó a los judíos del pueblo. Todos estaban reunidos y llegó el momento solemne, la Oración de los Sacerdotes…, cesó el murmullo y sólo se oía la respiración del gran Rabino. Inesperadamente, un silbido sobrehumano rasgó el solemne silencio. Todos, horrorizados, se volvieron hacia el lugar de donde provenía… El padre de Yankele palideció y se tambaleó… El muchacho estaba ahí, tembloroso, con los dos dedos todavía sobre los labios. El padre se abrió paso entre la trastornada gente, dispuesto a castigar al hijo con toda la rabia y la vergüenza que le azoraba…El chico huyó despavorido y el Baal Shem Tov, desde lo alto del púlpito, tronó: «¡Traedme al muchacho!». Un rumor recorrió la Sinagoga: «¡Es el pastor Yankele, su padre no ha sabido educarlo, no ha sabido enseñarle a amar a D-s!».

Cuando Yankele llegó ante el Maestro, éste le preguntó: «¿Sabes lo que has hecho muchacho?». Con la cabeza bajada, apesadumbrado, respondió: «Perdóname, gran Rabino. No he sabido contenerme. Yo también quería rezar. Quería expresar al Santo, Bendito sea, mi admiración por lo que ha creado…,¡igual que cuando estoy en la montaña y desde allí arriba veo a mi alrededor la majestad de Su belleza! Perdóname Maestro. No pasará nunca más. No vendré más a la Sinagoga. ¡Me quedaré para siempre en la montaña!»

En ese momento fue como si una luz lo iluminara todo. El Rabino posó dulcemente la mano sobre la cabeza del joven y dijo: «Bendito sea este día en el que el Señor ha querido hablarnos a nosotros sus hijos a través de este pequeño pastor. ¡Tu silbido, muchacho, este gesto de amor que se te ha dado para expresarte, ha rasgado las puertas del cielo y ha hecho llegar Su bendición a todos nosotros!».

Cuando pienso en un pastor… – comenta Angelica Calò Livné- pienso en primer lugar en mi amigo Yankele…¡con ternura y casi, casi con envidia!.

ImagenEn el Evangelio de la Misa de hoy, junto a san Juan Bautista encontramos unos publicanos, unos soldados y un grupo del pueblo. Para cada uno de estos grupos tendrá palabras adecuadas.

Los publicanos se ganaban la vida recaudando impuestos de sus paisanos judíos para los romanos. Se cobraban directamente de lo que recaudaban (no tenían sueldo). Y como podían tener la tentación de cobrarse de más para quedarse con un mayor tanto por ciento, Juan les dice: “no exijáis más de lo establecido. Lo establecido era lo justo, lo honesto.

Como los judíos de Palestina estaban exentos del servicio militar, es de suponer que estos soldados son extranjeros. La tentación fácil para ellos era abusar de la gente sencilla debido a su situación de su superioridad, por eso les dice: “no hagáis extorsión ni os aprovechéis de nadie, sino contentaos con la paga”. Su paga era lo justo, lo honesto.

Estas dos profesiones, que  en aquel tiempo y lugar eran polémicas, podían ser santificadas, si se realizaban de forma justa y honesta. Tan sencillo como eso. Puede llamar la atención, en un primer momento, lo fácil que resulta santificarse trabajando: bastaría con ser honrados y ofrecer a Dios de corazón lo que realizamos cada día. Pero, no nos engañemos, todos sabemos lo costoso que resulta realizar nuestro trabajo bien siempre, cuando estamos cansados, cuando resulta pesado o rutinario… Entonces resulta muy fácil dejar las cosas a medias, o hacerlas chapuceramente o tratar de escaquearse de algo molesto, etc. Leer el resto de esta entrada »

Mantener encendida su Luz en la noche

Sábado, 15 diciembre, 2012

Queridos amigos, ya estamos apunto de empezar la tercera semana del Adviento, solo diez días nos separan de la Navidad. Hemos de ir ya situándonos interiormente ante el misterio gozoso de la venida del Hijo de Dios, del gran «designio de benevolencia», de misericordia, de amor. Un misterio que nos atrapa, que nos acerca a Él, y que nos ofrece la posibilidad de vivir en plena comunión de alegría y de paz con Él. Vamos a renovar la certeza luminosa de que Dio está con nosotros, que se ha hecho presente entrando en el mundo, haciéndose hombre como nosotros.

Tú y yo vamos a procurar en este tiempo de Adviento ser portadores de esta paz y alegría para así ser testimonio y signo de su acción en el mundo. El quiere, hoy, entrar de nuevo en el mundo, por medio de nuestra fe, nuestra esperanza, nuestra caridad, para de este modo mantener siempre encendida su Luz en la noche del mundo: “El amor es una luz –en el fondo la única- que ilumina constantemente a un mundo oscuro y nos da la fuerza para vivir y actuar” (Benedicto XVI, Carta encíclica “Deus caritas est”)

El que da con alegría, da más

Jueves, 6 diciembre, 2012

El corazón generoso se hace cada vez más joven y el egoísta envejece antes. Quizás la diferencia más significativa del corazón generoso sea que disfruta dando y no se preocupa de sí mismo; mientras que el corazón del egoísta está sumido en la tristeza de la comparación continua y en el amargor de comprobar que todo resulta siempre insuficiente.

Es propio de la generosidad saber olvidar con prontitud los pequeños agravios que se pueden producir durante la convivencia diaria; sonreír y hacer la vida más amable a los demás, aunque se estén padeciendo contradicciones; juzgar con medida ancha y comprensiva a los demás; adelantarse en los servicios menos agradables del trabajo y de la convivencia; aceptar a los demás como son…” (Hablar con Dios). Leer el resto de esta entrada »

Nuestro corazón está hecho para la alegría

Miércoles, 5 diciembre, 2012

“Lleno de la alegría del Espíritu Santo exclamó Jesús”, lo leíamos en la misa del martes pasado. “La alegría del Espíritu Santo”… Pero ¿es que hay diversos tipos de alegrías? Benedicto XVI no tiene dudas al respecto, así lo escribía en el mensaje de la JMJ 2012:

Cada día el Señor nos ofrece tantas alegrías sencillas: la alegría de vivir, la alegría ante la belleza de la naturaleza, la alegría de un trabajo bien hecho, la alegría del servicio, la alegría del amor sincero y puro. Y si miramos con atención, existen tantos motivos para la alegría: los hermosos momentos de la vida familiar, la amistad compartida, el descubrimiento de las propias capacidades personales y la consecución de buenos resultados, el aprecio que otros nos tienen, la posibilidad de expresarse y sentirse comprendidos, la sensación de ser útiles para el prójimo. Y, además, la adquisición de nuevos conocimientos mediante los estudios, el descubrimiento de nuevas dimensiones a través de viajes y encuentros, la posibilidad de hacer proyectos para el futuro. También pueden producir en nosotros una verdadera alegría la experiencia de leer una obra literaria, de admirar una obra maestra del arte, de escuchar e interpretar la música o ver una película.

Leer el resto de esta entrada »

Des-armar el Belén

Domingo, 2 diciembre, 2012

http://2.bp.blogspot.com/-2GA5UF2pzOo/ULcXGGqVU9I/AAAAAAAAJzY/PVGY8Y22byU/s1600/mons_jesus_sanz.jpgDon Jesús Sanz Montes, habla sobre la Navidad con gracia y buen estilo. Aquí os dejo con la Carta semanal del Arzobispo de Oviedo. diciembre de 2012. No tiene desperdicio.
            Ha sido noticia religiosa de la semana: el Papa arremete contra la mula y el buey. Muchos han entrado dócilmente al esperado comentario. El problema es que no había ruedo, ni morlaco, ni trapío. Todo resultó un montaje que nadie se molestó de verificar previamente, dando por sentada la cosa inexistente aunque como cierta fue divulgada. El resultado ha sido tan cómico como patético. Parecía que las restricciones laborales, la reducción de plantilla, afectaba también al mismísimo Portal de Belén cuando más cerca estaba su anual comparecencia piadosa. Así, tantos han repetido como una consigna su lamento, su indignación, su burla y desconcierto. Y es que… manda mandobles tener que escuchar con la que está cayendo eso de que por orden de su Santidad, deben salir inmediatamente el buey y la mula del Portal. Leer el resto de esta entrada »

Preparando la cesta de Navidad

Domingo, 2 diciembre, 2012

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 563 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: