El Papa ha pedido oraciones en este mes de agosto por los encarcelados y para que la juventud de testimonio de Cristo. Lo propone en las intenciones del Apostolado de la Oración, iniciativa que siguen unas 50 millones de personas de los cinco continentes, para este mes que comienza.

La intención general de oración dice así: Para que los encarcelados sean tratados con justicia y con respeto de su dignidad humana.
Todos los meses, el Papa anima a elevar oraciones por una intención misionera. La de agosto es ésta: Para que los jóvenes, llamados al seguimiento de Cristo, proclamen y den testimonio del Evangelio hasta los confines de la tierra.

Fuente_ h2Onews

Aprovecho esta tranquila mañana de Reyes, para proponerte tres sugerencias a modo de propósitos que podemos hacer para este aún fresco año nuevo 2012. Se trata de tres regalos que podemos hacer hoy al Niño Dios. Cada propósito puede ser como nuestro oro, incienso y mirra,

Primer propósito. Que lo primero, cada día, sea hacer un ofrecimiento de obras por la mañana. Que nuestro primer pensamiento sea todos los días del Señor. Nos despertamos y nos ponemos en marcha gracias a Él. No parece extraño pues, que nada más despertarnos pensemos en Él y le digamos que le queremos, que le necesitamos, que le damos gracias, y que confiamos en él para poder ofrecerle todo lo que hagamos ese día desde el primer momento.

Segundo propósito. Que el primer día de la semana, el domingo, asistamos a la santa misa. Es el día del Señor, nuestro día de descanso, el día de su resurrección.. De este modo nos reponemos, con el alimento más sagrado de todos, el Santo Sacrificio de la Misa, de la semana que ya ha pasado, y nos ponemos en las manos de nuestro Padre Dios para la semana que va a comenzar. Lo primero, el primer día de la semana, el domingo, la Misa.

Tercer propósito: El primer viernes de cada mes acercarnos al sacramento de la penitencia. No se si te acuerdas de esta bonita costumbre del los primeros viernes. Es una sugerencia arriesgada, pero por proponerla no se pierde nada. Jesús murió en la cruz por nuestra salvación un viernes. Que cosa más natural que, al menos, el primer viernes de cada mes, acudir a su misericordia con una buena confesión. No está mal… Acaso no es nuetro Dios, el Dios de la Novedad, siempre dispuesto a darnos un nuevo comienzo… Nunc coepit!!

Resumiendo: 1) Cada día, lo primero el ofrecimiento de obras por la mañana; 2) Cada semana, el primer día, la misa del domingo; 3) Cada mes, el primer viernes, la confesión.

Feliz Año Nuevo, Un año nuevo beato!

La Virgen de los Nudos

En ocasiones se nos hace un nudo en la garganta: «Con un nudo en la garganta te dije adiós, con el alma hecha pedazos perdí tu amor, con un nudo en la garganta te vi partir, …». Vaya, parece que el nudo en la garganta es una de las expresiones más comunes de la pena o angustia… un amigo me dijo que a él se le hacían nudos, ¡pero en la tripa!. A veces, es como si la vida fuese un lío. No debiera serlo, pero lo es. Los cables se nos cruzan, no debieran enredarse solos, pero…  Pero he aquí que algo debió de suceder al alba de la Historia: el pecado original, que así se llama. Y se produjo el primer nudo, el nudo de los nudos.

San Ireneo designa como «nudo» lo que ató Eva. Al parecer, la soberbia le armó un lío impresionante en la cabeza y queriendo liberarse de Dios quedaron atados, anudados, enredados con el diablo. «Por el pecado entró la muerte en el mundo» (Rom 5, 12) y desde entonces «la creación fue sometida a la vanidad, no espontáneamente, sino por aquel que la sometió… pues sabemos que la creación entera gime hasta el presente y sufre dolores de parto» (Rom 8, 20-22). ¿Quién sería el desanudador que pueda desanudar semejante nudo? Es también san Ireneo quien dice expresamente que fue María quien desató el «nudo» (nodus) de la desobediencia de Eva: «porque no se desataría de otro modo lo que está atado, sino siguiendo el orden inverso de la atadura, de modo que primero se desaten los primeros nudos, luego los segundos, los cuales a su vez liberen los primeros…». Su fiat, hágase!, equivale a un ¡deshágase el nudo que nos enreda la libertad de ser hijos de Dios! El nudo gordiano quedaba resuelto con una palabra: fiat, espada de magnífica sencillez.

Hace tiempo me encontré una estampa con una imagen de La Virgen de los Nudos (llamada también María Desatanudos del alemán: Maria Knotenlöserin). La devoción comenzó al parecer en Augsburgo, Alemania, en la iglesia de San Peter am Perlach, donde hay una pintura original de Johann Melchior Georg Schmittdner (año 1700).

Así que, ya sabes ¿se te hacen nudos en la garganta, o quizá en la vida? No lo dudes, acude este mes de mayo a la Virgen de los Nudos, que Ella sabrá desanudarlos.

Cfr. http://www.arvo.net

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 566 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: