Le encantaba cazar. Era lo que más le gustaba del mundo. Todos los años le invitaban al mejor plan que se pudiera imaginar. En un castillete de la dehesa una docena de cazadores le esperaban para pasar un fin de semana de cacería… De viernes a lunes, disfrutando de la caza.

“Y como cada año, -así lo recordaba su hijo después de su muerte-, mi padre nunca fue a esa cacería. Le habría encantado, pero no fue. Siempre decía lo mismo: “si no voy a poder a Misa el domingo, no merece la pena nada. No puedo fallar a Dios en su día. No puedo. No quiero”. Y continuaba aquel joven: “mi padre no se daba cuenta de que así me daba una lección silenciosa que yo, siendo niño, veía que se repetía cada año, pues no había ocasión donde no le invitaran, y su respuesta siempre era la pregunta de si al menos podría ir a Misa el domingo”.

¿Que importante es el ejemplo de los padres! Sois los que planificáis las vacaciones y los hijos se fijan en todo: en la puntualidad y en las ganas, en el interés por fijar un destino u otro, etc… 

Así lo recordaba aquel hombre ya adulto: Leer el resto de esta entrada »

Hoy es 17 de mayo, algunos recodamos este día por un evento: la beatificación de san Josemaría (en 1992). Después vendría la canonización el 6 de octubre del 2002. Os dejo con este vídeo que me ha enviado Olga con estas palabras:  “Este vídeo me ha conmovido. No sé si lo habréis visto, pero merece la pena. Nunca es tarde… Un saludo”

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 563 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: