Un jefe de la mafia descubrió que su contable había desviado 10 millones de dólares de la caja. El contable era sordomudo. Por eso fue admitido en el trabajo, pues como no podía oír nada, en caso de una eventual detención y proceso, no podría actuar como testigo. 

Cuando el jefe le fue a preguntar por los 10 millones, llevó consigo a su abogada, que conocía el lenguaje por señas de los sordomudos.  
El jefe pregunto al contable: – ¿Dónde están los 10 millones que te llevaste? 
La abogada usando las manos, le hizo llegar la pregunta al contable, que a su vez respondió: - Yo no sé de qué están hablando. 
La abogada lo tradujo para el jefe: - Él dice que no sabe de qué le hablamos. 
El mafioso sacó un pistola calibre 45 y apuntó a la cabeza del contable, gritando: – Pregúntale de nuevo 
La abogada , por señas, le dijo: – Te va a matar si no le cuentas donde está el dinero. 
El contable respondió con señas: – Ok, ustedes ganan. El dinero está en una maleta marrón de cuero enterrada en el jardín de la casa de mi primo Enzo, en el número 15 de la calle 87 en el Bronx. 
El mafioso le preguntó a la abogada: - ¿Qué dice? 
La abogada respondió: – Dice que no tiene miedo de morir y que además de ser usted un cabrón, le faltan huevos para apretar el gatillo….
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 580 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: