Dos chistes para la semana

Sábado, 13 octubre, 2012

Está Adán paseando con Dios por el Paraíso, antes del desgraciado incidente de la manzana, y le va diciendo que está muy contento…. que está todo fenomenal, no hace nada de frío, los animales te saludan… una maravilla. Y la mujer que me has dado.. Sensacional!, estoy muy contento, además: es guapiísima. ¿Por qué la has hecho tan guapa?
-Pues para que te enamores de ella. Le responde Dios.
-Ah, pues muchas gracias. Aunque.., por sacarle alguna pega, yo creo que es un poco tonta. La verdad es que no se porque la has hecho un poco tonta.
-Pues para que se enamore de ti, majo.

————————- Leer el resto de esta entrada »

El gobierno de Israel publico hace unos años los protocolos que empleaban los secuestradores de aviones. Los pasos necesarios para tener éxito era los siguientes: una vez que se ha controlado la cabina de los pilotos, y el personal de abordo está reducido, es muy importante hacer bajar del avión lo antes posible a las mujeres.

Tenían comprobado que los varones, ante una situación de riesgo, con frecuencia se bloquean buscando una solución y terminan por encerrarse en sí mismos. Además los espacios pequeños y cerrados les agobian y les hacen menos operativos. Por el contrario, a las mujeres les resulta más fácil adaptarse a esas circunstancias, enseguida dominan el espacio, establecen alianzas con otras y son capaces de dar al traste con el secuestro.

No se si será así realmente, pero lo cierto es que las mujeres se enfrentan a las situaciones de agobio y a las preocupaciones de forma diferente que los hombres. Y es que el modo de adaptarse a la realidad es muy distinto en cada uno. Respetar estas diferencias puede ayudar en la vida familiar y entre los amigos. Leer el resto de esta entrada »

¿Por qué los hombres no se deprimen?

Viernes, 24 septiembre, 2010

La autora de vivir con humor es mejor, presenta esta lista de causas como posible explicación de por qué los hombres se deprimen menos que las mujeres. Me ha divertido tanto leerlas, que las copio tal cual:

- La preparación de su boda se hace sola.
- El chocolate es algo que pueden comer.
- Los mecánicos les cuentan la verdad.
- Su mundo es el baño.
- Nunca tienen que conducir hasta la próxima estación de servicio porque esta los baños sucios.
- Las arrugas en la cara les añaden carácter.
- Entienden los mapas.
- Los zapatos nuevos no les destrozan los pies.
- Sus conversaciones telefónicas duran 30 segundos.
- Para unas vacaciones de 5 días necesitan sólo una maleta.
- Pueden abrir todos los frascos.
- Si alguien aparece en una fiesta con su misma ropa, pueden llegar a hacerse amigos.
- Pueden ver televisión con un amigo, en total silencio, por horas, sin pensar “Debe estar enojado conmigo”.
- Si alguien se olvida de invitarlo a algún lado todavía pueden seguir siendo amigos.
- Su ropa interior cuesta 20 €, en packs de tres.
- Tres pares de zapatos les son más que suficientes.
- Son incapaces de ver arrugas en su traje.
- El mismo peinado les dura años; décadas, quizás.
- Sólo tienen que afeitarse la cara.
- Pueden ‘hacerse’ las uñas con una navaja de bolsillo.
- Pueden elegir si quieren dejarse bigote.
- Pueden comprar los regalos de Navidad para 25 parientes el 24 de diciembre, y en tan sólo 25 minutos.
- Les luce la barriga, no se estresan en la piscina.
- Calvos se ven interesantes
- No se tienen que embadunar todas las noches de cremas

La historia de Luis y Esther

Sábado, 27 marzo, 2010

Ayer leyeron esto durante la tertulia y me ha parecido gracioso. A ver que os parece a vosotros:

“Pongamos que un chico llamado Luis se siente atraído por una mujer llamada Esther. El le propone ir juntos al cine, ella acepta, se lo pasan bien. Unas pocas noches después el le invita a ir a cenar, y de nuevo están a gusto. Siguen viéndose regularmente, y un tiempo después ninguno de ellos ve a ningún otro. Entonces, una noche cuando van hacia casa, un pensamiento se le ocurre a Esther y, sin pensarlo realmente, ella dice:

- ¿ Te das cuenta de que justo hoy hace seis meses que nos vemos ?

Y entonces se hace el silencio en el coche. A Esther le parece un silencio estruendoso.
Ella piensa
: -Vaya, me pregunto si le habrá molestado que yo haya dicho eso. Quizás se siente restringido por nuestra relación; quizás crea que yo estoy tratando de forzarle a alguna clase de obligación que el no desea, o sobre la que no esta muy seguro.
Y Luis esta pensando
: -Vaya. Seis meses.

Y Esther piensa: -Pero yo tampoco estoy segura de querer esta clase de relación. A veces me gustaría tener un poco mas de libertad, para tener tiempo de pensar sobre lo que yo realmente quiero que nos mantenga en la dirección a la que nos estamos dirigiendo lentamente… quiero decir, ¿hacia donde vamos? ¿Vamos simplemente a seguir viéndonos en este nivel de intimidad? ¿Nos dirigimos hacia el matrimonio? ¿Hijos? ¿Una vida juntos? ¿Estoy preparada para este nivel de compromiso? ¿Es que conozco realmente a esta persona?

Y Luis piensa: -… así que eso significa que fue… veamos… febrero cuando comenzamos a salir, que fue justo después de dejar el coche en el taller, o sea que… veamos el cuentakilómetros… ¡Leche! Tengo que cambiarle el aceite al coche. Leer el resto de esta entrada »

Cómo aliviar los sentimientos negativos

Lunes, 23 noviembre, 2009

Seguimos con el libro “los hombres son de Marte, las mujeres de Venus”. Esta vez Jonh Gray nos introduce en el campo de nuestro subconsciente. Para él, el trato y la apertura que tenemos con los demás, está directamente relacionado con el trato y apertura que tenemos con nosotros mismos. Según el autor, cuanta más resistencia ponga uno a sentir su dolor interior, más resistencia opondrá al hecho de escuchar los sentimientos de los otros. Si nos sentimos impacientes, intolerantes, etc., cuando los demás expresan sus sentimientos, es porque así mismo nos tratamos a nosotros. Además nos introduce en el interesante tema de las adicciones.

Para reeducarnos tenemos que comportarnos como padres de nosotros mismos. Debemos reconocer que hay una persona emocional dentro de nosotros que se perturba aun cuando nuestra mente racional de adulto dice que no hay razón para perturbarse. Tenemos que aislar nuestra parte emocional y convertirnos para ella en un padre afectuoso. Tenemos que preguntarnos: “¿Qué ocurre? ¿Te sientes herido? ¿Qué sucedió para que te sientas perturbado? ¿Por qué estas enojado? ¿Qué te entristece? ¿De que tienes miedo? ¿Qué quieres?”

Cuando escuchamos nuestros sentimientos con conmiseración, nuestros sentimientos negativos quedan milagrosamente aliviados y estamos en condiciones de responder a distintas situaciones en forma mucho más afectuosa y respetuosa. Al comprender nuestros sentimientos infantiles abrimos automáticamente una puerta para que los sentimientos afectuosos impregnen lo que decimos.

Si de niños nuestras emociones internas fueron escuchadas y aprobadas en forma afectuosa, siendo adultos no nos aferraremos entonces a nuestros sentimientos negativos. Pero la mayoría de nosotros no recibimos ese tipo de apoyo cuando éramos niños, de manera que tenemos que lograrlo por nuestros propios medios.

LAS ADICCIONES Leer el resto de esta entrada »

máscara veneciana

máscara veneciana

Seguimos con el libro que venimos comentando: “Los hombres son de Marte, las mujeres de Venus?, de John Gray. Esta vez el autor nos proporciona dos informaciones importantes. Por un lado hace una explicación de por qué funciona la técnica de la carta de amor: la razón está en que nos hace escribir la verdad acerca de todos nuestros sentimientos. Y por otro lado,  justifica su conveniencia en el proceso (inconsciente) por el que tendemos a ocultar nuestros verdaderos sentimientos.

Para aliviar nuestra pena interior, tenemos que sentir cada uno de los cuatro aspectos fundamentales del dolor emocional: la ira, la tristeza, el temor y el pesar.

Al expresar cada uno de los cuatro niveles de dolor emocional, nuestro dolor se ve aliviado. Escribir uno o dos sentimientos negativos no funciona tan bien. Esto se debe a que muchas de nuestras reacciones emocionales negativas no son sentimientos reales sino mecanismos de defensa que usamos en forma inconsciente para evitar nuestros verdaderos sentimientos. Por ejemplo:

  • La gente que se enoja fácilmente trata en general de ocultar su dolor, tristeza, temor y pesar. Cuando experimentan sus sentimientos más vulnerables, la ira desaparece y se vuelven más afectuosos.
  • A la gente que llora con facilidad le cuesta mucho enojarse, pero cuando se los ayuda a expresar la ira se sienten mucho mejor y más afectuosos.
  • La gente que es temerosa necesita en general sentir y expresar su ira, el temor desaparece entonces.
  • La gente que se compadece y se siente culpable necesita en general sentir y expresar su dolor y su ira antes de poder sentir el amor a sí mismos que merecen.
  • La gente que siempre se siente afectuosa pero que se pregunta por que se siente deprimida o aturdida necesita en general hacerse la siguiente pregunta: “¿Si yo estuviera enojado o perturbado por algo, como sería?” Y escribir las respuestas. Esto lo ayudará a ponerse en contacto con los sentimientos ocultos detrás de la depresión y el aturdimiento.

¿Cómo pueden los sentimientos ocultar otros sentimientos?

Los siguientes son algunos ejemplos sobre la manera en que hombres y mujeres utilizan sus emociones negativas para evitar y reprimir su verdadero dolor, tenga en cuenta que este proceso es automático. A menudo no tenemos conciencia de lo que esta sucediendo. Considere por un momento las siguientes preguntas: Leer el resto de esta entrada »

Seguimos con el libro “Los hombres son de Marte, las mujeres de Venus” de John Gray. Esta vez se trata de dar una respuesta a la pregunta que nos hemos planteado en el título del post: ¿Cómo podemos enterarnos de las necesidades de nuestra pareja? Pues bien, el autor nos propone, un modo muy sencillo consiste en pedirle que escriba una Carta de Respuesta. En el fondo, escribir una Carta de Respuesta es el segundo paso de la Técnica de la Carta de Amor. Efectivamente, una vez expresados sus sentimientos negativos y positivos, el hecho de tomarse otros tres o cinco minutos más para escribir una Carta de Respuesta puede proporcionar un gran alivio. En esa carta, usted escribirá el tipo de respuesta que le gustaría recibir de su pareja.

Funciona de la siguiente manera. Imagine que su pareja es capaz de responder en forma afectuosa a sus sentimientos heridos, aquellos ya expresados en su Carta de Amor. Escríbase una breve carta a sí mismo como si la escribiera su pareja. Incluya todas las cosas que le gustaría escuchar de ella acerca del dolor que usted ha expresado. Las siguientes frases guía pueden servir de inicio:

  • Gracias por…
  • Comprendo…
  • Lo lamento…
  • Tu mereces…
  • Quiero…
  • Amo…

A veces escribir una Carta de Respuesta resulta aun más efectivo que escribir una Carta de Amor. Escribir lo que realmente queremos y necesitamos aumenta nuestra apertura para recibir el apoyo que merecemos. Además, cuando imaginamos que nuestra pareja responde en forma afectuosa, allanamos en realidad el camino para que así lo haga.

Algunas personas son muy buenas para escribir sus sentimientos negativos pero tienen muchas dificultades para encontrar los sentimientos de amor. Resulta particularmente importante que dichas personas escriban Cartas de Respuesta y analicen lo que les gustaría escuchar. Asegúrese de conocer sus propias resistencias relacionadas con el apoyo de su pareja. Esto le brinda un conocimiento adicional respecto de lo difícil que le debe resultar a su pareja tratarlo en forma afectuosa en esos momentos.

A veces las mujeres se niegan a escribir Cartas de Amor. Esperan que su pareja sepa lo que tiene que decir. Tienen un sentimiento oculto que dice: “No quiero decirle lo que necesito; si me ama realmente, sabrá que decir”. En ese caso una mujer necesita recordar que los hombres son de Marte y no saben lo que necesitan las mujeres; necesitan enterarse de ello.

La respuesta de un hombre es más un reflejo de su planeta que un espejo que muestra hasta que punto la ama. Si él fuera una venusina, sabría que decir, pero no lo es. Los hombres realmente no saben como responder ante los sentimientos de una mujer. En su mayor parte, nuestra cultura no les enseña a los hombres lo que necesitan las mujeres.

Si un hombre ha visto y escuchado a su padre responder con palabras cariñosas a los sentimientos perturbados de su madre, tendrá entonces mejor idea acerca de lo que tiene que hacer. Tal como son las cosas, él no lo sabe porque nunca se lo han enseñado. Las Cartas de Respuesta son la mejor manera de enseñarle a un hombre cuales son las necesidades de una mujer. Lentamente, pero con seguridad, podría aprender. Leer el resto de esta entrada »

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 563 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: