No hay seguro de vida

Martes, 29 mayo, 2012

Un astrólogo predijo que la hija de cierto rey moriría a los ocho días. Casualmente se cumplió el pronóstico. Y el monarca se enojó de tal manera que mandó traer preso al astrólogo con intención de ahorcarle aquel mismo día. Cuando le tuvo delante le dijo:

• Ya que es tan infalible tu ciencia, predice ahora cuando vas a morir tú.

• Señor ­-respondió el astrólogo, sospechando la intención del rey- he leído en las estrellas que he de morir tres días antes que vuestra majestad.

Sorprendido el rey al oír tales palabras, no solo le perdonó la vida, sino que ordenó que le tratasen y cuidasen bien para alargársela todo lo posible.

***

Dice San Agustín que ante un recién nacido caven muchas preguntas. Para la mayor parte de ellas solo tenemos una respuesta: quizás. Quizás será bueno, quizás será malo, quizás será listo, quizás será burro.La pregunta en la que no cabe el quizás es sobre su muerte: nadie dice quizás morirá o quizás no morirá. Mors certa est: la muerte es segura. El cuidado, la medicina, y hasta la astucia pueden diferirla. Lo que nada ni nadie puede es evitarla.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 567 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: