Año sacerdotal: decreto de indulgencias

Viernes, 23 octubre, 2009

otoño

otoño

Este decreto tiene vigor a lo largo de todo el año sacerdotal. Resulta muy animante ver la cantidad de gracias y lo fácil que resulta tanto para un sacerdote como para cualquier fiel, lucrar todas estas indulgencias:

Decreto de indulgencias con motivo del año sacerdotal

Se enriquecen con el don de sagradas indulgencias algunas prácticas de piedad que se realicen durante el Año sacerdotal convocado en honor de san Juan María Vianney.

Ya se acerca el día en que se conmemorará el 150° aniversario de la piadosa muerte de san Juan María Vianney, cura de Ars, que aquí en la tierra fue un admirable modelo de auténtico pastor al servicio de la grey de Cristo.

Dado que su ejemplo ha impulsado a los fieles, y principalmente a los sacerdotes, a imitar sus virtudes, el Sumo Pontífice Benedicto XVI ha establecido que, con esta ocasión, desde el 19 de junio de 2009 hasta el 19 de junio de 2010 se celebre en toda la Iglesia un Año sacerdotal especial, durante el cual los sacerdotes se fortalezcan cada vez más en la fidelidad a Cristo con piadosas meditaciones, prácticas de piedad y otras obras oportunas.

Este tiempo sagrado comenzará con la solemnidad del Sagrado Corazón de Jesús, Jornada de santificación de los sacerdotes, cuando el Sumo Pontífice celebre las Vísperas ante las sagradas reliquias de san Juan María Vianney, traídas a Roma por el obispo de Belley-Ars. Benedicto XVI concluirá el Año sacerdotal en la plaza de San Pedro, en presencia de sacerdotes procedentes de todo el mundo, que renovarán su fidelidad a Cristo y su vínculo de fraternidad.

Esfuércense los sacerdotes, con oraciones y obras buenas, por obtener de Cristo, sumo y eterno Sacerdote, la gracia de brillar por la fe, la esperanza y la caridad, y otras virtudes, y muestren con su estilo de vida, pero también con su aspecto exterior, que están plenamente entregados al bien espiritual del pueblo, que es lo que la Iglesia siempre ha buscado por encima de cualquier otra cosa.

Para conseguir mejor este fin, ayudará en gran medida el don de las sagradas indulgencias que la Penitenciaría apostólica, con este Decreto, promulgado de acuerdo con la voluntad del Sumo Pontífice, otorga benignamente durante el Año sacerdotal. Leer el resto de esta entrada »

Del Año Paulino al Año Sacerdotal

Viernes, 24 julio, 2009

La figura del sacerdote no debe separarse del apóstol Pablo. Lo ha afirmado el cardenal Andrea Cordero Lanza di Montezemolo al fin del año paulino y al comienzo del año sacerdotal: La figura del sacerdote no puede ser disjunta de la figura de Pablo, Pablo nos da a todos una manera de vivir, una manera de hacer una relación entre nosotros y Dios. El sacerdocio es una manera privilegiada, el sacerdocio como tal no está separado de todo lo que Pablo es, nos enseña, nos dice, así que esta conjunción, esta consecución del año del sacerdocio del año de Pablo, veo que resulta y resultará muy bien y muy importante. Por primera vez en la historia, se llevó a cabo el Año Paulino del 29 de junio del 2008 al 29 de junio del 2009 -celebración litúrgica de los Santos Pedro y Pablo-.

Peregrinos no sólo de Italia, sino de todo el mundo, visitaron la Basílica de San Pablo Extramuros en Roma para entrar por la puerta paulina para rezar de frente a la tumba del apóstol de los gentiles y venerar los restos que se conservan desde hace 20 siglos abajo del altar papal de la Basílica. En las últimas semanas esta basílica recibió más de 10 mil peregrinos al día. El Papa ha querido que al terminar el Año Paulino diese inicio enseguida el Año Sacerdotal, reforzando el vínculo entre ambos.

Aquí os pongo este bonito video sobre la vida de san Juan María Vianney: Leer el resto de esta entrada »

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 543 seguidores

%d personas les gusta esto: