Aquí te pongo un extracto de la homilía que Benedicto XVI, predicó en Basílica de San Pedro un día como hoy, 29 de septiembre de 2007

Celebramos… la fiesta de los tres Arcángeles que la sagrada Escritura menciona por su propio nombre: Miguel, Gabriel y Rafael… Pero, ¿qué es un ángel? La sagrada Escritura y la tradición de la Iglesia nos hacen descubrir dos aspectos.

  • Por una parte, el ángel es una criatura que está en la presencia de Dios, orientada con todo su ser hacia Dios. Los tres nombres de los Arcángeles acaban con la palabra “El”, que significa “Dios”. Dios está inscrito en sus nombres, en su naturaleza. Su verdadera naturaleza es estar en él y para él.
  • Precisamente así se explica también el segundo aspecto que caracteriza a los ángeles: son mensajeros de Dios. Llevan a Dios a los hombres, abren el cielo y así abren la tierra. Precisamente porque están en la presencia de Dios, pueden estar también muy cerca del hombre. En efecto, Dios es más íntimo a cada uno de nosotros de lo que somos nosotros mismos.

Los ángeles hablan al hombre de lo que constituye su verdadero ser, de lo que en su vida con mucha frecuencia está encubierto y sepultado. Lo invitan a volver a entrar en sí mismo, tocándolo de parte de Dios. En este sentido, también nosotros, los seres humanos, deberíamos convertirnos continuamente en ángeles los unos para los otros, ángeles que nos apartan de los caminos equivocados y nos orientan siempre de nuevo hacia Dios.
San Miguel. Leer el resto de esta entrada »

Mañana celebraremos a tres Arcángeles: san Miguel, san Gabriel y san Rafael, así que vaya por ellos esta entrada.

En la Biblia la palabra “gloria” implica la idea de peso. El peso de un ser en la existencia define su importancia, el respeto que inspira, su gloria. La gloria no designa en la Biblia tanto la fama cuanto el valor real, estimado conforme a su peso. La expresión “la gloria de Dios” designa a Dios mismo, en cuanto se revela en su majestad, su poder, el resplandor de su santidad, el dinamismo de su ser. Por eso la Gloria es de Dios y solo a él le corresponde de modo propio y verdadero.

Quizás sea esto lo que lleva a algunos a querer evitar a toda costa cualquier mediación entre Dios y los hombres. Piensan que si dan honor y gloria a los ángeles o a los santos, se le estaría quitando algo que solo  corresponde a Dios. Y es muy posible que si ellos fueran Dios actuarían así, pero afortunadamente nuestro Dios no es así. Él disfruta compartiendo su Gloria con sus criaturas, y recibe gozosísimo la gloria que sus criaturas le devuelven tras brillar en ellas Su resplandor.

El nombre de los ángeles no es un nombre de naturaleza, sino de función ( en hebr. mal’ak, gr. angelos, significa “mensajero”). Los ángeles son “espíritus destinados a servir, enviados para asistir a los que han de heredar la salvaciónHeb 1,14. Leer el resto de esta entrada »

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 543 seguidores

%d personas les gusta esto: