4407444_largeDios, cuya plenitud sobreabundante es fecundidad por encima de toda medida, creó a Adán a su imagen, a la imagen del Hijo único que por sí solo agota la fecundidad divina y eterna… Pues bien, para realizar este misterio, el hombre -a imagen de Dios-, al transmitir la vida comunica al curso del tiempo su propia imagen, sobreviviendo así -la imagen del Hijo- en las generaciones.

En el fondo de las edades resuena sin cesar el llamamiento de Dios: «¡Creced y multiplicaos!», y la criatura va llenando la tierra. Leer el resto de esta entrada »

Interesante vídeo en el que varios expertos ofrecen cinco claves sobre el matrimonio #Synod14

descargaEn torno a la figura del beato Álvaro se han hecho estos días diversas referencias a las virtudes que vivió, destacando entre ellas la fidelidad. He estado estudiando un poco esta virtud y me ha parecido interesante la relación que mantiene con otras virtudes. Además de la evidente relación de la fidelidad con la justicia y la fortaleza, tenemos también estas otras: 

a) Fidelidad, caridad y amistad

La fidelidad, es una de las propiedades esenciales del amor, «por lo que el precepto de la fidelidad se extiende tanto como el de la caridad. El amor tiende, por esencia, al establecimiento de una relación personal, y cuanto más íntima sea esta relación, más profundo será el deber de fidelidad»[1]. B. Häring llega a afirmar que, «aunque en el concepto de fidelidad entra esencialmente el de firmeza, lealtad y constancia personal, no es éste, sin embargo, el que debe ofrecerse primero a nuestra mente cuando hablamos de fidelidad. En su sentido pleno, expresa la fidelidad una relación amorosa y personal con otro o con la comunidad»[2]. Leer el resto de esta entrada »

eea2edcec2981fdb986403d1b01d4a39Hoy es san Francisco de Asís -y también mi aniversario de bautismo-. Es un buen día para meditar sobre la pobreza y el desprendimiento. Aquí os dejo con estas “señales” del justo medio que como todas las virtudes la pobreza también tiene. San Josemaría proporciona unos criterios eficaces -“señales” decía- para reconocer esta virtud. A ver que os parecen:

Aquí tenéis algunas señales de la verdadera pobreza: no tener cosa alguna como propia; no tener nada superfluo; no quejarse cuando falta lo necesario; cuando se trata de elegir algo para uso personal, elegir lo más pobre, lo menos simpático.

Veamos estas orientaciones prácticas con más detalle: Leer el resto de esta entrada »

Uno de los mejores vídeos que he visto para explicar a los jóvenes en qué consiste el arte de amar en el noviazgo. Algo esencial para llevar a cabo un proyecto verdadero de entrega mutua amorosa y capaz de realizar una familia estable y feliz. Lo subo al canal para tenerlo localizado y aprovechar su contenido como argumento de diversas charlas que daré sobre el tema este curso.

Paciencia para educar

Martes, 1 julio, 2014

Shangri-La River I by Cliff VestergaardHay algo muy curioso que, según parece, sucede con algunas especies de bambú como el Guadua Agustifolia o el Dendrocalamus Giganteus, plantas originarias de China y Japón. Sus hojas son de color verde claro, bastante alargadas. Con el tallo de bambú se construyen muebles, objetos de artesanía, cañerías, viviendas, e incluso puentes. Es un material muy ligero y resiste tensiones muy altas. Pero quizá lo más curioso de esta especie vegetal es que… se siembra la semilla, se abona, se riega, se cuida… y durante los primeros meses no sucede nada apreciable, y durante los primeros años su crecimiento es tremendamente lento. Un cultivador inexperto pensaría que las semillas no son buenas, o que hay cualquier otro problema. Sin embargo, pasados unos años, en un período de solo seis u ocho semanas, la planta de bambú puede crecer bastantes metros. ¿Tarda entonces solo unas semanas en crecer? No exactamente, en realidad se ha tomado también los años anteriores, de aparente inactividad, para poder llegar al desarrollo que iba a tener después. 

Leer el resto de esta entrada »

boatLlevo varios días sin escribir en el blog. Y es que ante las necesidades y peticiones ajenas tenemos dos opciones: hacernos los fuertes y encerrarnos en nuestro castillo para disfrutar de nuestra vida, o rendirnos y abrir las manos para dejar que se lo lleven todo. Si se quiere ser feliz la opción correcta es la segunda. Por que quienes se defienden de las necesidades y peticiones de los demás se condenan a vivir en un egoísmo triste y ansioso. Por el contrario quienes se rinden ante los demás, terminan descubriendo que se han llenado de más Amor de Dios.

A quien te pida, dale, y al que te pide prestado, no lo rehuyas.

Imposible decirlo más claro.

Aquí te dejo con esta divertida anécdota que relatan los viejos cronicones ortodoxos: Leer el resto de esta entrada »

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 567 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: