La belleza del matrimonio

Miércoles, 19 noviembre, 2014

Aquí os dejo con este vídeo en el que el santo Padre Francisco habla del misterio del matrimonio

descargaPara los hijos de Dios, la muerte es vida” (AD, 79). Esta frase de san Josemaría resume bien su concepción del destino final del hombre. En su enseñanza destaca su modo positivo, amoroso y filial de comprender la muerte y el juicio divino.

“¿Has visto, en una tarde triste de otoño, caer las hojas muertas? Así caen cada día las almas en la eternidad: un día, la hoja caída serás tú” (C, 736). San Josemaría meditaba frecuentemente sobre la muerte, en cuanto realidad humana tan inexorable como el pasar del tiempo. La perspectiva de la muerte -tanto la suya como la de otras personas- le movía a la oración y a la acción. “Me hizo meditar aquella noticia: cincuenta y un millones de personas fallecen al año; noventa y siete al minuto (…): díselo también a otros” (S, 897). En parte, la consideración del tema fue provocada por su experiencia -tres de sus hermanas fallecieron siendo él muy pequeño- y por su intensa labor pastoral: entre sus escritos hay muchos relatos de sucesos ocurridos en torno al lecho de muerte: del gitano moribundo en un hospital en Madrid, que hace un bello acto de contrición (cfr. VC, III Estación); de una mujer que veía en su larga y penosa enfermedad la bendición de Dios (cfr. F, 1034); o de un doctor en Derecho y Filosofía, cuya brillante carrera quedaba truncada con la muerte en una sencilla pensión (cfr. S, 877). Leer el resto de esta entrada »

Un anuncio de Navidad

Martes, 18 noviembre, 2014

Bueno, ya empezamos a felicitarnos la Navidad. Aquí va este bonito anunció, inspirado en un hecho histórico acontecido en la Navidad de 1914, hace 100 años, durante la primera guerra mundial:

Videos que dejan una sonrisa

Jueves, 13 noviembre, 2014

Ya llegué de viaje, casi 9 días fuera del blog. Aquí os dejo con este vídeo. Buena publicidad, esta vez de la Lotería de Navidad:

Familia_FlickrAitorLopezDeAudikana_CC-BY-NC-SA-2.0

Cuanto ha ocurrido en el Sínodo extraordinario de la familia es de una importancia capital, y no sólo para los católicos. A la vista de las 470 correcciones que ha sufrido la primera Relatio, no parece muy osado señalar, que los contrastes han sido hondos, y la batalla enconada. De un tono de misericordia pesimista, “buenista”, como si el mundo no pudiera ser redimido por la Luz de Cristo, se ha pasado a un reconocimiento claro de la Verdad, reafirmada en la sacramentalidad e indisolubilidad del matrimonio, en los planes divinos de creación, de redención y de santificación del mundo. Y así, se ha recuperado también el verdadero sentido de la Misericordia. 

El resultado final ha sido un documento abierto, breve, esencial, conciso y esperanzador. También hay que tener en cuenta que en esta primera etapa del Sínodo, no se ha tenido como objetivo llegar a conclusiones definitivas, sino solo indicar propuestas que realicen una agenda de trabajo para el Sínodo del 2015.

En el Mensaje final del Sínodo destacan dos elementos estructurales. Primero  el modo, el cómo se ha querido expresar, es decir el “género literario” del Mensaje que evoca al Nuevo Testamento. Y en segundo lugar las dos orientaciones claves del Mensaje: por un lado “la consolación”, y por el otro “la exhortación”. Efectivamente, el texto, de hecho, da oxígeno, esperanza a las dificultades que atraviesan las familias contemporáneas, y al mismo tiempo muestra el esplendor, la belleza, la riqueza de la familia.

La idea de fondo del Mensaje discurre bajo la imagen de “la luz y la oscuridad”, siguiendo el camino de Cristo que, en la Apocalipsis, recorre las calles llamando a las puertas de sus habitantes. Se trata del juego de la libertad y de la gracia… Del mismo modo que el Señor atraviesa estas puertas, también el Mensaje de los padres quiere entrar en las “habitaciones” de cada familia, encontrando “tinieblas” -problemas de pareja, crisis, cansancio-… Pero también encontrando “luces”, y por tanto los grandes valores, como el encuentro, el enamorarse, el noviazgo, el matrimonio, la fecundidad, la cuestión de la fe, la oración, la caridad hacia el mundo exterior…. En fin, un verdadero impulso de amor que ayude a la familia a ser fecunda y duradera. 

Buen trabajo!

4407444_largeDios, cuya plenitud sobreabundante es fecundidad por encima de toda medida, creó a Adán a su imagen, a la imagen del Hijo único que por sí solo agota la fecundidad divina y eterna… Pues bien, para realizar este misterio, el hombre -a imagen de Dios-, al transmitir la vida comunica al curso del tiempo su propia imagen, sobreviviendo así -la imagen del Hijo- en las generaciones.

En el fondo de las edades resuena sin cesar el llamamiento de Dios: «¡Creced y multiplicaos!», y la criatura va llenando la tierra. Leer el resto de esta entrada »

Interesante vídeo en el que varios expertos ofrecen cinco claves sobre el matrimonio #Synod14

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 576 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: