Spin

Sábado, 12 abril, 2014

Una demostración de cómo las cosas más pequeñas pueden hacer las mayores diferencias.

Ganador de 35 premios en festivales de cine de todo el mundo.

¿Es posible el “amor para siempre”?

Viernes, 21 febrero, 2014

noviosEsta pregunta esta presente, aunque a veces no la manifiesten, entre los jóvenes que viven un noviazgo con deseo de establecer una relación permanente. En este entrada intentaremos dar respuesta a estos tres miedos o dificultades que se encuentran en las relaciones de novios: 1) el miedo al “para siempre”; 2) el miedo a vivir juntos, según el estilo de la vida matrimonial; y 3) el miedo a la celebración religiosa del matrimonio.

Diez mil parejas de novios de todo el mundo se han dado cita el 14 de febrero, festividad de San Valentín, en la Plaza de San Pedro para plantearse la vocación al matrimonio bajo el lema “La alegría del sí para siempre” y encontrarse con el Papa Francisco. El acontecimiento, organizado por el Pontificio Consejo para la Familia, parte de la perspectiva de que uno no se casa cuando los problemas ya se han resuelto, sino para resolver los problemas juntos y apuesta por el “para siempre”, porque a pesar de que haga falta valor para conseguirlo, el “para siempre”, es un punto de vista que infunde esperanza en el futuro (…).

Para siempre

Leer el resto de esta entrada »

Dilo como quieras / Say it as you like it

Sábado, 28 diciembre, 2013

tu caminoTres cruces, tres situaciones, un mismo destino: el Calvario. Dos ladrones cumplen condena; un Dios inocente carga con una la Cruz. Un condenado rechaza la salvación que pasa a su lado. Un Dios salvador promete el paraíso a quien le ruega se acuerde de él… Y tú, ¿quién eres? ¿con quién te identificas?

No queremos que él sea nuestro rey.

No se tú, pero yo quiero que Cristo reine en mi vida. Lo quiero porque he experimentado muchas veces que su reinado es ayuda y consuelo, fuerza y ternura. Lo quiero porque la sumisión a sus mandatos me ha liberado de muchas esclavitudes… He visto a tantas personas gritar en el secreto de su corazón: “quiero ser libre, quiero liberarme de Dios”, – ¡qué extraño! ¿cómo si uno pudiera “liberarse” de la libertad?-,… y luego, ¡qué pena Señor!, los he visto de hinojos ante el dinero, el sexo, el poder o ante la propia imagen. Pero, lo sé también, Señor, en ninguno de esos amos he encontrado amor. Sólo tristeza y muerte. Por eso, grito que ¡yo quiero servir a mi Rey! ¡Al Dios que me libra de mis enemigos! Y si tengo que convertir mi vida en ofrenda, deseo que sea Él quien la reciba, porque sé que solo en Él será una ofrenda de amor y de alegría.

El milagro de Mao

Miércoles, 20 noviembre, 2013

Cuando los sueños de un inocente son arrancados por la injusticia, sólo la fe y la caridad son capaces de cumplir la misión de devolverle la dignidad. El Milagro de Mao protagonizada por Monseñor Kike Figaredo, prefecto apostólico de Battambang (Camboya). Domund 2013

¡Eh tu! ¿Es que ya no saludas o qué?

Viernes, 1 noviembre, 2013

índice¡Eh tu! ¿Es que ya no saludas o qué?… Iba yo distraído –iría pensando en algo-, cuando, con estas palabras, llamó mi atención Pedro, un antiguo amigo… Pues bien, estos días la Iglesia  llama nuestra atención de un modo parecido, y nos anima a mirar al Cielo. En el día de Todos los Santos, es cómo si desde el Cielo ellos nos dijeran: ¡Eh tu! ¿Es que no saludas? ¡Míranos, hombre, que estamos aquí!….  Y ya que estos días son jornada de puertas abiertas en el Cielo, tu y yo, vamos a aprovechar para participar algo del gozo y la alegría que esperamos un día será plenamente también nuestro…

(Ej. El niño y el billete del barco)

Se trata de un día bellísimo, lleno de luz, en que celebramos todo lo hermoso y bueno: la pureza de las vírgenes; el martirio de los que murieron por amor a Dios; la ciencia extraordinaria de los doctores de la fe; el espíritu apostólico de pastores con corazones inmensos; la predicación vibrante y práctica de tantos santos; el valor de los más fuertes… Leer el resto de esta entrada »

Chiara Corbella, Enrico y Francisco

Miércoles, 2 octubre, 2013

Chiara CorbellaEnrico, su marido, cuando veía a Chiara que estaba por morir, se sentía, obviamente, muy afectado. Después pudo cobrar un poco de valor, y pocas horas antes (eran como las ocho de la mañana, y Chiara murió a mediodía) se lo preguntó:

«Chiara, mi vida, ¿de verdad es dulce esta Cruz, como dice el Señor?». Ella me miró, me sonrió y, con un hilo de voz, me dijo: «Sí, Enrico, es muy dulce».

Se trata de Enrico, el marido de Chiara Corbella, una chica romana de 28 años, que murió el 13 de junio de 2012 después de haberse negado a seguir los tratamientos contra un tumor que le descubrieron durante el quinto mes de embarazo. Su decisión hizo posible que Francesco naciera saludable. No era su primer embarazo: Maria y Davide habían muerto después del parto con graves malformaciones. Antes de morir, Chiara escribió una carta para su hijo Francesco: «Voy al cielo a cuidar a María y a Davide; tú, quédate con papá. Yo rezaré por vosotros desde allá».

Preguntado por los periodistas a propósito de qué dirá a Francesco cuando pregunte por su mamá, Enrico respondió:

«Seguramente le contaré lo hermoso que es dejar que te ame Dios, porque, si te sientes amado, puedes hacer todo. Esta, según mi opinión, es la esencia, el asunto más importante de la vida: dejarse amar para después amar y morir felices. Esto es lo que le contará. Y le diré que su mamá Chiara hizo lo mismo. Ella se dejó amar y, en cierto sentido, me parece que está amando un poco a todo el mundo. La siento más viva que antes. Y luego, el hecho de haberla visto morir feliz para mí fue como una derrota de la muerte. Ahora sé que hay algo hermoso que nos espera allá».

Chiara Corbella2

Jesús, hoy, en el cielo, volviéndose a Chiara, te dice a ti, que te afanas en tu intento de orar: ¿ves a esta mujer? ¿Ves a Chiara? ¿No querrás respetarla para siempre desde el día de hoy? ¿Acaso no deseas ser, al menos, un poquito como ella, amante hasta la entrega de la propia vida?

Nernst, Einstein, Max Planck, Robert Millikan, y Laue en 1931

Nernst, Einstein, Max Planck, Robert Millikan, y Laue en 1931

Llevamos en el blog un tiempo poniendo testimonios acerca de la no contradicción entre ciencia y fe. De como pueden, cada una en sus ámbitos, confluir en grandes hombres de ciencia. Un poco por casualidad me he encontrado con estas frases de Max Planck, y me parece que pueden servir a nuestro propósito. 

Físico e inventor alemán, está considerado el inventor de la teoría cuántica y fue galardonado por ello con el Premio Nobel de Física en 1918. Max Planck estuvo relacionado durante toda su vida con universidades y centros de investigación. Durante la Segunda Guerra Mundial, Max Planck intentó convencer a Adolf Hitler de que perdonase a los científicos judíos. Erwin, el hijo de Planck, fue ejecutado por alta traición (por supuesta colaboración en el intento de asesinato de Hitler). PlancK Murio en 1947. Los descubrimientos de Max Planck, fueron verificados posteriormente por otros científicos dando lugar al nacimiento de un campo totalmente nuevo de la física, conocido como mecánica cuántica y proporcionaron la base para otras investigaciones. Por ejemplo: Planck aportó al estudio la radiación electromagnética, la relación entre materia y radiación, y contribuyó al progreso de la Teoría de la relatividad (formulada por Albert Einstein). Plank introdujo el concepto de cuerpo negro, acuñó el término de “cuanto” (en Física), y formuló una constante y una ecuación que implicaba que la energía es discontinua y depende de la frecuencia de la radiación.. Para más información: Max Planck Society). Obras destacadas: Introducción a la física teórica (1933) y Filosofía de la física (1936)

Para Max Planck, Dios era la única forma de encontrar seguridad ante la certidumbre e incertidumbre de la vida, lo cuál, según él mismo, sólo se podía lograr al confiar plenamente en su voluntad y poderío:

“La religión representa un vínculo del hombre con Dios. Consiste en una humildad reverente ante un Poder sobrenatural al cuál la vida humana está subordinada y que tiene en su poder nuestro bienestar y nuestra miseria. (…) Permanecer en contacto permanente con este Poder y​ mantenerlo todo el tiempo inclinado hacia uno mismo, es el esfuerzo interminable y la meta más alta del hombre creyente, porque solamente de esa manera uno puede sentirse seguro ante los peligros esperados e inesperados, que amenazan la vida de uno, y que pueden tomar parte en la felicidad más alta -la paz psíquica interior- que sólo puede ser alcanzada por medio de la fuerte unión con Dios y confianza incondicional a Su Omnipotencia y Voluntad de ayudar.” (Max Planck, Religion und Naturwissenschaft, Leipzig: Johann Ambrosius Barth Verlag, 1958, p. 9).
Planck concluyó su conferencia “Religión y Ciencia” con las siguientes palabras:
“Es la firme, constante y  nunca debilitada lucha contra el escepticismo y el dogmatismo, contra la incredulidad y la superstición, a lo que la religión y la ciencia le hacen la guerra juntas. El lema que dirige esta lucha se extiende desde el pasado más remoto hasta el futuro: ¡[vayan] a Dios!” (Planck, citado en Heilbron (1986), p. 185; también en Planck, Religion und Naturwissenschaft, Leipzig: Johann Ambrosius Barth Verlag, 1958, p. 30).
Leer el resto de esta entrada »

Terry Fox y el Maratón de la Esperanza

Viernes, 30 agosto, 2013

Terrance Stanley «Terry» Fox (28 de julio de 1958 – 28 de junio de 1981) fue un deportista y activista canadiense en pro de la investigación contra el cáncer. Durante la secundaria y la universidad fue jugador de baloncesto. Con apenas dieciocho años perdió la pierna derecha: le diagnosticaron un osteosarcoma (un tipo de cáncer de huesos) y hubo que amputársela. A pesar de ello no abandonó la práctica deportiva: siguió corriendo con una pierna ortopédica y continuó jugando al baloncesto, aunque en silla de ruedas —en esta disciplina ganó tres campeonatos nacionales—.

A finales de 1979 comenzó a preparar una carrera que denominó Maratón de la Esperanza con la que quería atravesar el territorio canadiense de extremo a extremo para recaudar dinero para la investigación contra el cáncer. En abril del año siguiente comenzó su carrera, sin levantar ninguna expectación, en San Juan de Terranova, en el extremo oriental del país, y a partir de ahí corrió diariamente la distancia equivalente a un maratón completo, unos cuarenta y dos kilómetros. Tenía previsto terminar su empresa en Victoria (Columbia Británica), en septiembre, lo que hubiera supuesto un recorrido de unos 8000 km. Leer el resto de esta entrada »

Agua cayendo entre rocas«Meus es tu —eres mío, te ha manifestado el Señor.
—¡Que ese Dios, que es toda la hermosura y toda la sabiduría, toda la grandeza y toda la bondad, te diga a ti que eres suyo!… ¡y que tú no le sepas responder!» (san Josemaría en Forja, 123).

San Felipe Neri adquirió una certeza vivísima de la presencia del Amor de Dios en su alma, así, con mayúscula; y por esa razón trató siempre de expulsar de su alma toda sombra de orgullo que se interpusiera entre él y el Amor. Por eso, cuando asomaba la vanidad en su alma, buscaba el modo de hacer una «figuraccia»: esto es, hacer el ridículo en público para reírse de sí mismo al ser la mofa de todos. Por ejemplo, con ocasión de una procesión a la que asistían numerosos cardenales, notó que se estaba convirtiendo en el centro de atención. No era para menos: la comitiva se dirigía a su iglesia, la Chiesa Nuova, y ahí estaban todos, rodeándole a la puerta del templo. Viéndose asaltado por la vanagloria, decidió someterla sin contemplaciones: bajó los escalones, se dirigió inmediatamente a un guardia suizo que estaba en la plaza… y comenzó a acariciarle la barba a la vista de todos. Fue el hazmerreír de los asistentes, y toda aureola de honor, gloria o santidad personal despareció en un momento. Leer el resto de esta entrada »

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 522 seguidores

%d personas les gusta esto: