¿Cómo nos habríamos comportado, si hubiéramos podido escoger a nuestra madre?

Pienso que yo hubiera elegido a la que he tenido, llenándola de todas las gracias.

Eso hizo Cristo: Siendo Omnipotente, Sapientísimo y el mismo AMOR, su poder realizó todo su querer….

Es la explicación mas clara de  por qué el Señor concedió a su Madre desde el primer instante de su inmaculada concepción, todos los privilegios.

Ofrezcamos hoy a Nuestra Madre, la Virgen María: Perdonar de corazón, si es que hubiera algo, a nuestros padres terrenales y pedir perdón por nosotros mismos por no haber sido los buenos hijos que hubiéramos querido ser.

A título personal sé que a la Virgen le gustaría que la recordáramos todos los días a las 12 horas rezando el “Angelus”
Autora Rosa García

Visita al enfermo

Domingo, 7 abril, 2013

Un niño le pregunta a su madre:
- Mama, ¿puedo ir al hospital a ver a un amigo? El está enfermo!
- Claro, pero ¿qué tiene?
El hijo, con la cabeza gacha, dice:
- Un tumor en el cerebro
La madre, furiosa, dice: ¿Y quieres ir allá para qué? ¿para verlo morir?
El niño se aleja y desaparece. Horas más tarde, vuelve rojo de tanto llorar, diciendo:
- ¡Oh madre, es horrible, el murió delante de mí!
La madre, molesta:
- ¿Y ahora? ¿Estás feliz? ¿tenías que ver esa escena?
Una ultima lagrima cae de los ojos del niño y acompañada de una sonrisa, dice:
- ¡Mucho! llegue a tiempo para verlo sonreír y oírle decir: Yo sabía que vendrías.

Mateo 25:36  estuve desnudo, y me cubristeis; enfermo, y me visitasteis; en la cárcel, y vinisteis a mí.

Seguimos con el análisis de algunos de los capítulos del libro “El Corazón” de Dietrich von Hildebrand.

En el capítulo primero, D. von Hildebrand, tras intentar dar una explicación acerca de por qué el tema del corazón y de los sentimientos ha estado tan relegado en la reflexión filosófica, pasa en un segundo momento a proponer algunas de las causas que han podido llevar a desconfiar del corazón. Enumera las siguientes:

- El falso pathos o falta de autenticidad de los sentimientos manifestados: 1) ya sea por una retórica exagerada, como 2) por un sentimentalismo egoísta, centrado en sí mismo. Dietrich afirma que “Mientras la falta de autenticidad retórica en todas sus variadas formas es principalmente una consecuencia del orgullo, el sentimentalismo proviene principalmente de la concupiscencia.

Después, propone una solución a estos dos estados; según él, se trataría de fomentar una sincera y autentica disponibilidad de dejarse conmover: Conmoverse ante la belleza sublime de la naturaleza o del arte o de alguna virtud moral como la humildad o la caridad es permitir que penetre en nosotros la luz interior de tales valores y abrirse a su mensaje de lo alto. Es una rendición que implica reverencia, humildad y ternura.

- Un tercer tipo de falso sentimiento, el tipo clásico por decirlo de algún modo, es el histérico. Para el autor, la verdadera antítesis a un sentimiento histérico no es la fría indiferencia ni una actitud que puede ser adecuada para llevar la contabilidad o hacer operaciones financieras, sino más bien una respuesta afectiva profunda y genuina, un amor verdaderamente luminoso o una alegría santa.

 Dietrich von Hildebrand y Alice en 1956

Dietrich von Hildebrand y Alice en 1956

Empezamos ya a tratar el tema de la afectividad, bajo la categoría “Corazón”.  Nos ayudamos de un de Dietrich von Hildebrand, que lleva por título “El corazón”, y por subtítulo: “Un análisis de la afectividad humana y divina”. Y para que no nos perdamos voy a poner este resumen a modo de ÍNDICE, (y que encontrareis en esta categoría), de este modo lo que queráis leer todos los artículos ordenadamente, no tenéis más que ir allí, y lo encontrareis. Solo advertiros que no voy a comentar todo el libro, sino solo aquellos capítulos que me han parecido de mayos interés (para el resto os animo a comprar el libro o mirar en este enlace de google.boock). Seguiremos este orden:

  1. Prólogo (por Alice von Hildebrand)
  2. El papel del corazón
  3. La afectividad espiritual (y la no-espiritual)
  4. La afectividad tierna
  5. La hipertrofia del corazón
  6. La atrofia afectiva:
    1. causada por una hipertrofia del intelecto
  7. La falta de corazón
  8. El corazón tiránico
  9. El corazón como el yo real

Y  vamos a poner ya aquí el Prólogo: Leer el resto de esta entrada »

Dietrich von Hildebrand

Dietrich von Hildebrand

Vamos a dedicar algunos post al tema de la afectividad, bajo la categoria “Corazón”.  Para ello nos vamos a  ayudar de un libro de Dietrich von Hildebrand, que lleva por título “El corazón“. Aunque nos saltaremos algunos capítulos, empezamos para entrar en materia por lo que él denomina atrofia afectiva.

Según Dietrich, existen diversos tipos de hombres en los que la afectividad está mermada o frustrada. Uno de los tipos de afectividad mutilada se debe a la hipertrofia del intelecto que es como un quedar enjaulado por un hechizo de la investigación. Estamos pensando en las personas que convierten todas las experiencias y las situaciones en objeto de conocimiento temático. Son incapaces de desprenderse de la actitud de análisis intelectual y por lo tanto no pueden ser afectadas por nada ni pueden responder a nada con una respuesta afectiva de alegría, tristeza, amor o entusiasmo.

En estas personas el espíritu observador domina hasta tal punto que todo se convierte inmediatamente en un objeto de conocimiento por lo que acaban siendo siempre, de algún modo, espectadores.

Por ejemplo, cuando ven a un hombre gravemente herido en un accidente, en lugar de sentir compasión o de intentar ayudarle, la cuestión que más les preocupa es estudiar su expresión y su comportamiento, les domina la actitud de «observación», y el acontecimiento es una ocasión nueva e interesante de saber más. En la medida en que esta actitud prevalece y se impone en la vida de un hombre, su corazón queda reducido al silencio.

Este «intelectualista», que convierte todo en tema de una observación curiosa y no comprometida, sólo experimenta afectividad en el deleite que se deriva de la satisfacción de su curiosidad intelectual: un género de afectividad realmente pobre. Y mientras que un hombre de este tipo puede caer en las redes de pasiones como el orgullo y la ambición, queda privado de todo tipo de afectividad «tierna».

Quienes están afligidos por este tipo de hipertrofia intelectual caen en una actitud en la que cualquier objeto se convierte inmediatamente en un tema de investigación ya sea de carácter científico o aficionado; son incapaces de comprender que en muchas situaciones lo que el objeto solicita de ellos es una respuesta afectiva o una intervención activa.

No resulta difícil ver que esta actitud resulta fatal no sólo para la esfera afectiva sino también para la esfera de la acción. Más aún, la misma esfera cognoscitiva resulta mutilada por esta actitud ya que la hipertrofia del conocimiento impide a quien la padece el desarrollo de un interés auténtico por el objeto. En lugar del objeto real, para estas personas sólo resulta temático el proceso de búsqueda y de investigación; su única preocupación consiste en satisfacer su curiosidad y aumentar su conocimiento. Ahora bien, esta actitud daña al conocimiento de los objetos que están dotados de valores puesto que el tema ya no es el objeto sino sólo su conocimiento. Se frustra de manera especial la posibilidad de una contemplación auténtica, una actitud que implica una plena tematicidad del objeto (véase What is Philosophy?).

Podemos ver con facilidad el lamentable proceso de neutralización y mutilación de la personalidad que conlleva la atrofia afectiva. En efecto, no se puede decir que viven realmente quienes no pueden amar ni experimentar una alegría real, no tienen lágrimas para las cosas que requieren lágrimas y no saben qué auténtico resulta anhelar; hasta el punto de que, incluso su conocimiento, carece de profundidad y de contacto real con el objeto. Son incapaces de contemplar y están separados de la vida real y de todos los misterios del cosmos.

Fuente: “El corazón” de Dietrich von Hildebrand

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 543 seguidores

%d personas les gusta esto: