Seeds

Domingo, 20 julio, 2014

Este cortometraje de 2 minutos, filmada en su totalidad en Google Glass, fue creado por ex alumnos y estudiantes de la Universidad de la Escuela de Artes Cinematográficas de California del Sur. Un mensaje de esperanza y de amor a la vida y a la familia.

La atracción por las cosas sensibles, cuando nos impulsa a satisfacer las legítimas necesidades, es en sí buena: pasaba Jesús en sábado por medio de unos sembrados; sus discípulos tuvieron hambre y comenzaron a arrancar unas espigas y a comer. Pero no conviene olvidar que tras el pecado original, estamos inclinados a un desordenado amor propio y a buscar en los bienes sensibles la propia satisfacción, ambicionando, con el pretexto de las necesidades, más de lo que nos conviene, y aún en contra del querer de Dios.

Este tiempo nuestro, cuando se concibe la felicidad en el uso y disfrute de la mayor cantidad de bienes y goces, exige del cristiano una vigilancia especial (templanza) para no traicionar el alma misma de nuestra fe. Lo expresaba muy bien Juan Pablo II al referirse al ambiente de materialismo práctico en que vivimos: Leer el resto de esta entrada »

Valensole plain clouds1) El tiempo que dedico a estas entradas del blog forma parte del que dedico a la predicación. Siempre intento que mis palabras sean asequibles; el ideal es que pudieran comprenderlas un niño. Porque en definitiva lo que no puede comprender un niño no es necesario para la salvación: Has escondido estas cosas a los sabios y entendidos y se las has revelado a la gente sencilla… Por eso, pido al Espíritu Santo luz para resumir, para desbaratar nudos, para no decir con mil palabras lo que se puede decir con diez palabras sencillas. Leer el resto de esta entrada »

Una Visión Global de la Moralidad

Miércoles, 2 julio, 2014

80El Pew Research Center ha publicado un interesante análisis sobre actitudes morales en el mundo, Global Views on Morality 2013. Tras realizar una encuesta en 40 países, con un total de 40.117 entrevistados. Se trata de un estudio abordado durante el 2013, y comprende preguntas acerca de temas como la homosexualidad, el aborto, el divorcio, los juegos de azar o las relaciones sexuales fuera del matrimonio. Evidentemente la moralidad no es una cuestión de estadísticas, pero no deja de ser interesante este estudio por países y culturas.

Estos fueron los resultados del conjunto de los 40 países, pero cada país tiene sus características propias:

20140627grafico1

(Nota) En el gráficosno se tienen en cuenta el “depende de la situación” o “no sabe / no contesta”, por lo que no suma 100 en total.

Para más información mirar en Aceprensa y en Pew Research global acttitudes project. Leer el resto de esta entrada »

La lámpara de tu ser es tu ojo

Domingo, 22 junio, 2014

382La lámpara de tu cuerpo es el ojo. Si tu ojo está sano, tu cuerpo entero tendrá luz; si tu ojo está enfermo, tu cuerpo entero estará a oscuras.

La mirada lo ilumina o lo oscurece todo. San Josemaría solía hacer notar de una manera gráfica y bromeando, la distinta impresión que se tiene de un mismo fenómeno, según se observe con cariño o sin él. Y decía -y perdonadme, porque es muy gráfico- que, del niño que anda con el dedo en la nariz, comentan las visitas: ¡qué sucio!; mientras su madre dice: ¡va a ser investigador!

Efectivamente, según miramos a los demás, así los vemos. Si les miramos con cariño, veremos lo que hay de bueno. Si les miramos con antipatía, nos fijaremos sólo en lo malo… y eso sí, siempre corregido y aumentado. En último término, encontramos en los demás lo que queremos ver en ellos.

No desconfiar de entrada. Estar alerta y prevenidos sí, pero no desconfiar:

A veces se hará necesario un poco de audacia para vencer prejuicios y desconfianzas

Se cuenta de un coreano buen cristiano y con preocupación apostólica que, en Pamplona, se subió a un autobús y vio a un japonés. El Japón y Corea han sido siempre enemigos acérrimos. Pensando en cómo podría entablar conversación con él, se sentó a su lado y le dijo: “Mira, aunque seamos de países tan distintos, para todos estos que están mirándonos, tú y yo, chinos”. 

Quizás aquí, frente a esos prejuicios que parecen inamovibles y determinantes, podríamos añadir aquello que poéticamente expresaba D. Ramón de Campoamor: “En este mundo traidor, nada es verdad ni mentira. Todo lo hace el color del cristal con que se mira”.

1901733_712192045498729_1486487445_nEntre Alejandro Magno y su médico Felipo había una gran amistad, que arrancaba ya desde la niñez. En unas jornadas victoriosas, en las cuales pensaba derrotar completamente a su enemigo Darío, Alejandro cayó enfermo, al pare­cer, por haberse bañado durante una marcha agotadora en una laguna helada.
    Vino a perturbar más el ánimo del rey, ape­nado ya por no poder luchar, una carta de uno de sus más fieles generales. Le decía que no se fiase de su médico Felipo, que se había vendido al ene­migo y proyectaba envenenarle. El rey juzgó que su médico, amigo desde la infancia, no podía trai­cionarle. Con una mano tomó la bebida que le traía, al tiempo que, con la otra mano, le alarga­ba la nota de la denuncia.
    Mientras Felipo, aterrado, leía aquella acusa­ción, Alejandro degustaba el brebaje que su amigo médico le había preparado. Cuando lo acabó, le dijo:
    ‑Prefiero morir a desconfiar de mis amigos.
(Plutarco: Vidas paralelas)

La amistad es cosa sería. La desconfianza mata la amistad, Por eso el que no sabe o no quiere confiar en los demás está incapacitado para la amistad: para ser amigo y para tener amigos.

No se puede ir por la vida desconfiando de todo el mundo.“Ante todo debéis guardaros de las sospechas, porque ése es el veneno de la amistad” (San Agustín).

Trata a los demás como quien eres

Sábado, 21 junio, 2014

525En Hamlet, Shakespeare propone este diálogo a propósito de como tratar a unos huéspedes.
Polonio dice: “Señor, les trataremos como se merecen”.
Responde Hamlet: “Mucho mejor, hombre, mucho mejor. Si a todos nos trataran como merecemos, ¿quién escaparía del látigo? Tratadles como piden vuestro honor y vuestra jerarquía, que cuanto menos merezcan ellos, más mérito tendrá vuestra liberalidad”.

Efectivamente, hemos de tratar a los demás no de un modo reactivo, sino tomando la iniciativa desde nuestros principios y modo de ser. Por ejemplo, si al jugar al tenis con un amigo descubro que juega muy mal, no he de rebajar mi juego a su nivel, sino seguir jugando al mío. Si me encuentro con alguien que es un mal educado, lo correcto es responder conforme a mi educación, del modo más adecuado según las circunstancias, etc.

De igual manera el cristiano ha de mantener su actitud y propósito en todas las circunstancias. También frente a quien le hace mal: Amad a vuestros enemigos, y rezad por los que os persiguen.

El verdadero amor al enemigo ha de brotar de lo más profundo de nuestro ser. Es normal que cuando alguien nos hace daño el corazón se resienta. Ese «resentimiento», que es dolor más que rencor, es normal. Pero, el cristiano sabe que para curar esa herida, es preciso rezar por quien nos hizo daño. Poco a poco, si persevera en esa oración, brota la misericordia. La amargura inicial se va convirtiendo poco a poco en una especie de ternura: está perdonando de corazón. Así, al final, la oración por el enemigo nos ha sanado a nosotros.

Este ejemplo de Fray Luis de León es elocuente en este sentido:

Víctima de rencillas y rivalidades académicas Fray Luis de León estuvo en prisión cinco años, desde el III-1572 hasta XII de 1576. Probada su inocencia se reincorpora a su cátedra de Salamanca; el aula está a rebosar y todos esperan su defensa y sus acusaciones. Fray Luis tiende la mano a quien ha sido su más negro enemigo y reanuda sin rencor sus clases con el célebre: “Dicebamus hesterno die…”: Decíamos ayer…”

 

Amar de lejos es fácil

Viernes, 20 junio, 2014

80En la obra del escritor ruso Dostoyevski: “Los hermanos Karamazof”, el autor presenta una discusión entre el escéptico Iván y el bueno de Aliosha sobre temas religiosos. En un momento de la discusión Iván mantiene que es imposible el amor verdadero: al prójimo -piensa- no se le puede amar. Y cuando dice “prójimo”, se refiere al prójimo cercano, al que vemos y tocamos casi a diario, o sin casi. “Se puede amar de lejos -concluye-, pero de cerca, no”.

Para fundamentar sus convicciones recurre al ejemplo del hombre santo, que se entrega al prójimo, pero cuando surge lo desagradable -prosigue Iván- no tiene más remedio que hacer un esfuerzo ficticio, como imponiéndose a sí mismo un sacrificio: “¡Se puede amar al hombre invisible, repito; mas apenas aparece éste, desaparece el amor!”

La dificultad que se plantea el pobre Iván es común en aquellos que no distinguen el amor del sentimiento. No son lo mismo. Es precisamente en el sacrificio, en el vencimiento, donde se pone a prueba el auténtico amor; precisamente ahí es donde se distingue el amor del sentimentalismo.

El amor, al igual que la santidad, está tejido de luchas secretas, que sólo Dios y nosotros conocemos, y que tienen lugar en el interior del corazón. Amar es una maravillosa mezcla de sacrificios silenciosos, de gozos inefables, de momentos oscuros y de luces íntimas indescriptibles… Así es la vida de los santos y la de esos miles de hombres y mujeres que cada día se esfuerzan por mantener encendido el fuego de su amor. Se trata de un modo de vida que la percibe, no la gente, sino tu Padre, que está en lo escondido; y tu Padre, que ve en lo escondido, te recompensará.

80«Si el hombre con quien me casé ya no me quiere, y yo no lo quiero a él; si el hombre a quien ahora amo me ama a mí… ¿qué hay de malo en que nos unamos?»

Te diré qué hay de malo. Un día, ante el altar de Dios, realizaste una promesa en la que entregaste tu vida:

«Me entrego a ti, y prometo serte fiel en las alegrías y en las penas, en la salud y en la enfermedad, en la prosperidad y en la adversidad, y así amarte y respetarte todos los días de mi vida». Esa promesa no estaba sujeta a condición alguna; no añadiste «siempre y cuando tú me respetes a mí» ni «siempre y cuando no nos volvamos atrás».

Con esa promesa entregaste «todos los días» de tu vida. Minutos después, el sacerdote pidió a Dios que os amarais «como Cristo ama su Iglesia», y Cristo se entrega en la Cruz y permanece fiel aunque los hombres seamos infieles.

Desde el día en que hiciste esa promesa, tu vida dejó de pertenecerte. ¿Cómo vas ahora a entregarle a otro lo que ya no es tuyo?

El que se case con la divorciada, comete adulterio.

Una vez más Coca-Cola acierta

Sábado, 7 junio, 2014

Coca-Cola presenta The Friendly Twist. Una botella de Coca-Cola como cualquier otra pero con un pequeño twist.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 543 seguidores

%d personas les gusta esto: