La belleza del matrimonio

Miércoles, 19 noviembre, 2014

Aquí os dejo con este vídeo en el que el santo Padre Francisco habla del misterio del matrimonio

Videos que dejan una sonrisa

Jueves, 13 noviembre, 2014

Ya llegué de viaje, casi 9 días fuera del blog. Aquí os dejo con este vídeo. Buena publicidad, esta vez de la Lotería de Navidad:

La familia de Sophie

Martes, 4 noviembre, 2014

La familia sigue siendo nuestro tema este año. Aquí os dejo con este testimonio sencillo y a la vez impresionante sobre el matrimonio, la familia y la fidelidad. Ah! para ver los subtitulos en español, clikear donde pone CC , abajo en el vídeo.

Orar con Santa Teresa de Jesús

Viernes, 10 octubre, 2014

586Me envía esta oración la Hna. María Teresa, mi Capellana. Espero que os ayude como a mí:

Vamos a orar de la mano de Santa Teresa que nos va a introducir en las Moradas del  Castillo Interior. Un libro escrito por ella en el año 1577 cumplidos los 62 años, con una experiencia de vida muy intensa, el 2 de Junio, día de la Santísima Trinidad, por mandato del Carmelita Jerónimo Gracián.

Desde hoy, Santa Teresa será la amiga que te introduzca en tu propio Castillo o morada interior, te enseñe cómo  y por dónde se entra y qué hay que hacer, una vez dentro, en cada una de las Moradas. Leer el resto de esta entrada »

Interesante vídeo en el que varios expertos ofrecen cinco claves sobre el matrimonio #Synod14

descargaEn torno a la figura del beato Álvaro se han hecho estos días diversas referencias a las virtudes que vivió, destacando entre ellas la fidelidad. He estado estudiando un poco esta virtud y me ha parecido interesante la relación que mantiene con otras virtudes. Además de la evidente relación de la fidelidad con la justicia y la fortaleza, tenemos también estas otras: 

a) Fidelidad, caridad y amistad

La fidelidad, es una de las propiedades esenciales del amor, «por lo que el precepto de la fidelidad se extiende tanto como el de la caridad. El amor tiende, por esencia, al establecimiento de una relación personal, y cuanto más íntima sea esta relación, más profundo será el deber de fidelidad»[1]. B. Häring llega a afirmar que, «aunque en el concepto de fidelidad entra esencialmente el de firmeza, lealtad y constancia personal, no es éste, sin embargo, el que debe ofrecerse primero a nuestra mente cuando hablamos de fidelidad. En su sentido pleno, expresa la fidelidad una relación amorosa y personal con otro o con la comunidad»[2]. Leer el resto de esta entrada »

3763__411e14ac1ac65Me ha parecido muy interesante este texto autobiográfico de Scott y Kimberly Hahn sobre la influencia que sobre ellos representó la lectura del libro “El control de la natalidad y la alianza matrimonial” de John Kippley, en la comprensión de la contradicción que representa para la alianza matrimonial la anticoncepción,  Al hablar del tema con Scott, Kimberly le pidió que lo leyera. Éstas son las palabras textuales del marido:

“Lo vi y pensé [dijo Scott]: ‘¿Editorial Litúrgica? ¡Este tipo es un católico! ¡Un papista! ¿Qué hace plagiando la noción protestante de la alianza?’ Sentí aún más curiosidad por saber lo que decía. Me senté a leer el libro, y al cabo de un rato, empecé a pensar: ‘Aquí hay algo que anda mal. No puede ser… ¡este hombre dice cosas muy sensatas!’ El autor demostraba cómo el matrimonio no es un mero contrato en el que se intercambian bienes y servicios; decía que es una alianza que lleva consigo una interrelación de personas. La tesis principal de Kippley era que toda alianza tiene un acto por el cual se lleva a cabo y se renueva; y que el acto sexual de los cónyuges es un acto de alianza. Cuando la alianza matrimonial se renueva, Dios la utiliza para dar vida. Renovar la alianza matrimonial y usar anticonceptivos para evitar una potencial nueva vida equivalía a algo semejante a recibir la Eucaristía para luego escupirla en el suelo.

Kippley continuaba diciendo que el acto conyugal demuestra de modo único el poder dador de vida del amor en la alianza matrimonial. Todas las otras alianzas muestran y transmiten el amor de Dios, pero sólo en la alianza conyugal el amor es tan poderoso que comunica la vida. Cuando Dios hizo al ser humano, varón y mujer, el primer mandamiento que les dio fue el de ser fecundos y multiplicarse. Eran así una imagen de Dios: Padre, Hijo y Espíritu Santo, tres en uno, la familia divina. De modo que cuando ‘los dos se hacen uno’ en la alianza matrimonial, el ‘uno’ se hace tan real que ¡nueve meses después hay que ponerle un nombre! El hijo encarna la unidad de su alianza. Leer el resto de esta entrada »

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 576 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: