Un portero de futbol hablando de Dios

Sábado, 16 agosto, 2014

20140119_161457-ACTIONHace años, un famoso portero de fútbol de prestigio internacional visitó una tarde el colegio de los Jesuitas de Indaucho, en Bilbao, cuando los estudiantes se hallaban rezando el Rosario en la Capilla. Se arrodilló en los últimos bancos para no llamar la atención de los muchachos, rezando también a la Madre común. Uno de los preceptores se dio cuenta de la presencia del gran futbolista y le invitó a dirigir una decena. Los alumnos se quedaron estupefactos al ver a su ídolo que subía al presbiterio para hablarles. El «sermón» del guardameta fue espontáneo y cordial y entró como un balonazo en el corazón de los chicos. Sus palabras fueron éstas, aproximadamente:

«Hay que rezar, muchachos. Tenemos que parar, sea como sea, las tentaciones, como el portero para el balón, y despejarlas lejos, muy lejos, hasta medio campo por lo menos.

Si queremos ser algo en la vida tenemos que someternos a duros entrenamientos y a llevar una vida austera, y tenemos que aprender a obedecer. A mí, a veces, me costó mucho obedecer al médico, pues cuando estaba en el hospital el doctor me prohibió ver por la tele un partido porque me iba a poner nervioso…

Hay que trabajar en equipo y no querer lucirnos nosotros sin saber dar juego a otros, para que gane el equipo… Hay un equipo mejor que el nuestro y es “el equipo de los apóstoles” cuyo seleccionador es nuestro Señor Jesucristo. Y ese es el mejor fichaje. Lo importante es ganar esa final que no se repite, que es la salvación del alma, porque al final de la jornada aquel que se salva, sabe, y el que no, no sabe nada. La llegada al Ayuntamiento con la copa, cuando vencemos, me hace pensar en la entrada en el cielo, ganada la victoria definitiva.»

Fuente: Pirdorero

Amar no es un sentimiento

Martes, 12 agosto, 2014

7988d38cf5ea853b925c987c2775f027Un hombre fue a visitar a un psicólogo y le dijo que ya no quería a su esposa y que pensaba separarse. El psicólogo lo escuchó, lo miró a los ojos y solamente le dijo una palabra: ámela. Luego se calló.
-Pero es que ya no siento nada por ella.
-¡Ámela!, volvió a decir.
Y ante el desconcierto del señor, después de un oportuno silencio, dijo lo siguiente:
-Amar es una decisión, no un sentimiento; amar es dedicación y entrega. Amar es un verbo y el fruto de esa acción es el amor. El amor es un ejercicio de jardinería: arranque lo que hace daño, prepare el terreno, siembre, sea paciente, riegue y cuide. Esté preparado porque habrá plagas, sequías o excesos de lluvia, mas no por eso abandone su jardín. Ame a su pareja, es decir, acéptela, valórela, respétela, dele afecto y ternura, admírela y compréndala. Eso es todo, ámela.

San Josemaría escribió en el último punto de Camino, 999: “¿Que cuál es el secreto de la perseverancia? -El Amor. Enamórate y no “le” dejaras.”

Estaba convencido de que «Si no le dejamos, El no nos dejará»… «Este es el secreto para divinizar una vida, para convertirla en fecunda y valiosa y gloriosa: llenarla de amor, purificar todas las intenciones, encaminándolas a la gloria y satisfacción de Dios. ¿Qué importa que las acciones sean vulgares, y aun que las acompañe el fracaso, si es el Amor quien las ha inspirado?».

Una visita inesperada y necesaria

Viernes, 8 agosto, 2014

el Padre en VenezuelaEl pasado miércoles 6 de agosto, pasado el medio día aterrizaba el avión que nos dejaba el tierra venezolana al Padre, Mons. Javier Echevarría, Prelado del Opus dei. Era una visita sorpresa, pues no estaba en el plan inicial del viaje por Centroamerica, pero como el mismo dijo: “era una visita necesaria”. Hoy viernes 8 ya se nos va. Pero nos ha dejado una sensación de que somos familia y de que tenemos un Padre que nos quiere. Como el mismo dijo anoche: “yo no me voy”, y así lo sentimos en verdad. Sabemos que seguirá estando pendiente de todo lo que pasa en Venezuela. Son muchas las ideas y muy entrañables los sentimientos que nos ha transmitido en esta breve estancia. Pero desde el blog quiero expresar el agradecimiento y el deseo de ser muy fieles y de seguir trabajando en esta tierra con optimismo e ilusión. ¡Muchas gracias Padre por su visita!

 

elpoderocltodelamabilidadAprender a ser amable no esconde secretos mágicos ni complicados. Solo exige prestar una mayor atención a las cosas que se hacen y a cómo se hacen.

Bueno, tampoco debía faltar algún buen libro de espiritualidad. Este libro que os presento hoy me parece que puede ayudar a detectar los malos hábitos en el trato con los demás, a vencer la avaricia, la ira, el juicio negativo o la impaciencia. Todo ello exige un mínimo esfuerzo diario -como dice el autor-, que practicado mediante pequeños detalles: aprender a hablar y a corregir con amabilidad, dar buen ejemplo, fomentar el buen humor, etc. ayuda a crear un ambiente de amabilidad y caridad en la convivencia diaria

Lawrence G. Lovasik (Pennsylvania, 1913-1986), hijo de padres eslovacos y el mayor de ocho hermanos, fue ordenado sacerdote en 1938. Tras completar sus estudios en Roma y desarrollar una labor misionera en zonas industriales de carbón y acero en Estados Unidos, fundó en 1955 la congregación de las Hermanas del Divino Espíritu. Dedicó la mayor parte de su vida a predicar retiros espirituales. Es autor de numerosos libros, donde ahonda de manera especial en la necesidad de la oración y la Eucaristía, y en el poder transformador de la gracia.

san Chárbel Makhluf

Jueves, 24 julio, 2014

Aquí en Caracas, se tiene bastante devoción a san Chárbel, también llamado San Sarbelio Makhluf, que fue un presbítero de la Orden Libanesa Maronita. El cual, por amor a la soledad y para alcanzar la más alta perfección, dejó el cenobio de Annaya, en el Líbano, y se retiró al desierto, en el que sirvió a Dios día y noche, y donde vivió con gran austeridad, ayunando y orando. Murió el 24 de diciembre. Más información aquí.

Aquí os dejo con esta bonita película sobre su vida:

Leer el resto de esta entrada »

Un atardecer llegaste a mi

Miércoles, 23 julio, 2014

Me he encontrado con este antiguo escrito. Aunque es un poco melancólico aquí va:

Entró como tantas tardes lo había hecho en la paz de aquella iglesia, donde sus ojos llorosos empezaron a recorrer de nuevo con la mirada aquel crucifijo que parecía hablarle y seguía escuchando aquellas palabras que se le clavaban en el corazón: Nadie te ha querido como yo, nadie te ha ofrecido tanto amor, nadie te ha enseñado de la vida más que yo, nadie mi amor busco tu amor con tanto amor… Sí, se decidió finalmente y le dijo que sí, se entregaría a Él definitivamente. Leer el resto de esta entrada »

Manuel Lozano nació en Chascomús, provincia de Buenos Aires,tiene 26 años y su vida y su trabajo consisten en ayudar a los que más lo necesitan. Se recibió de abogado en la Universidad Católica de Salta con el mejor promedio de su promoción y luego realizó estudios de Posgrado con especialización en gestión de organizaciones sin fines de lucro en la Universidad de San Andrés. Leer el resto de esta entrada »

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 557 seguidores

%d personas les gusta esto: