Hoy se cumple un año de la elección del Papa Francisco. Aquí os traigo una entrevista reciente (5 de marzo) del Papa en la que nos deja entrar en su forma de vida actual. Y un reciente discurso (6 de marzo) del Papa dirigido al clero de Roma en el que nos deja entrever, con unas breves pinceladas, su corazón sacerdotal.

PP FRANCISCO. Entrevista con el Corriere della Sera 2014

Un año ha transcurrido desde aquel simple buona sera que conmovió al mundo. El lapso de doce meses tan intensos no alcanza para contener la gran masa de novedades y signos profundos de la innovación pastoral de Francisco. Nos encontramos en un pequeño salón en Santa Marta. La única ventana da a un patio que abre un minúsculo ángulo de cielo azul. El Papa aparece de improviso por una puerta, con la cara distendida y sonriente. Se divierte con los varios grabadores que la ansiedad senil del periodista colocó sobre la mesa. “¿Funcionan todos? ¿Sí? Menos mal.” ¿El balance de este año? No, los balances no le gustan. “Yo sólo hago balance cada 15 días, con mi confesor.”

Santo Padre, usted cada tanto llama por teléfono a los que le piden ayuda. ¿Y algunas veces no le creen que sea usted?

Sí, ya me ha pasado. Cuando uno llama es porque tiene ganas de hablar, una pregunta que hacer, un consejo que pedir. Cuando era cura en Buenos Aires, era más fácil. Y a mí me quedó esa costumbre. Es un servicio. Me sale así. Pero es cierto que ahora no es tan fácil hacerlo, dada la cantidad de gente que me escribe.

¿Hay alguno de esos contactos que recuerde con particular afecto?

Una señora viuda de 80 años que había perdido a su hijo. Me escribió. Y ahora le pego una llamadita una vez por mes. Ella está feliz, y yo hago de cura. Me gusta. Leer el resto de esta entrada »

Hoy concluye el Año de la Fe. Con una Misa presidida por el Papa Francisco en la plaza de San Pedro ante miles de personas que acudieron para participar en la celebración de conclusión del Año de la fe. El Papa destacó que los cristianos deben poner siempre a Jesús en el centro de sus vidas.

No queremos dejar de poner nuestro habitual pequeño resumen de noticias en vídeo de la Iglesia en esta semana:

tu caminoTres cruces, tres situaciones, un mismo destino: el Calvario. Dos ladrones cumplen condena; un Dios inocente carga con una la Cruz. Un condenado rechaza la salvación que pasa a su lado. Un Dios salvador promete el paraíso a quien le ruega se acuerde de él… Y tú, ¿quién eres? ¿con quién te identificas?

No queremos que él sea nuestro rey.

No se tú, pero yo quiero que Cristo reine en mi vida. Lo quiero porque he experimentado muchas veces que su reinado es ayuda y consuelo, fuerza y ternura. Lo quiero porque la sumisión a sus mandatos me ha liberado de muchas esclavitudes… He visto a tantas personas gritar en el secreto de su corazón: “quiero ser libre, quiero liberarme de Dios”, – ¡qué extraño! ¿cómo si uno pudiera “liberarse” de la libertad?-,… y luego, ¡qué pena Señor!, los he visto de hinojos ante el dinero, el sexo, el poder o ante la propia imagen. Pero, lo sé también, Señor, en ninguno de esos amos he encontrado amor. Sólo tristeza y muerte. Por eso, grito que ¡yo quiero servir a mi Rey! ¡Al Dios que me libra de mis enemigos! Y si tengo que convertir mi vida en ofrenda, deseo que sea Él quien la reciba, porque sé que solo en Él será una ofrenda de amor y de alegría.

No sé a ti, pero a mi esta foto me ha impresionado profundamente. Una gran muestra de fe: procesión en Tolosa (Filipinas) de supervivientes del tifón Haiyan. Con la fuerza y la dignidad de la fe. Un gran testimonio para el año de la fe

BZgU7C8CYAAjGve.jpg large

El milagro de Mao

Miércoles, 20 noviembre, 2013

Cuando los sueños de un inocente son arrancados por la injusticia, sólo la fe y la caridad son capaces de cumplir la misión de devolverle la dignidad. El Milagro de Mao protagonizada por Monseñor Kike Figaredo, prefecto apostólico de Battambang (Camboya). Domund 2013

Con su Sangre pintó una Cruz en el suelo

Martes, 12 noviembre, 2013

Francisco Pizarro fue uno de los grandes conquistadores españoles en tierras de América. Con esfuerzo y valentía conquistó para España el Perú, facilitando así que llegara a aquellas tierras la civilización europea y la religión católica.

Cuando ya era de edad avanzada, Francisco Pizarro que vivía en Lima, tenía muchos enemigos entre los españoles. Corría el año 1541, el último año de su vida. Los amigos fieles le advirtieron que sus enemigos intentaban asesinarle, y que estuviera dispuesto a defenderse en cualquier momento. El conquistador no podía creerlo.

Llegó el domingo, 26 de Junio de 1541. Pizarro se levantó de la cama y se vistió para oír la santa Misa. Después pasó a desayunar con los amigos que estaban con él. Cuando de pronto entró en el comedor un leal caballero, y sin aliento, le dijo: “¡Armaos, que vienen a mataros!”. La turba de asesinos se lanzó dentro de la estancia espada en mano contra Pizarro y sus pocos amigos que le rodeaban. Estos pronto cayeron muertos. Sólo quedó Pizarro ante sus enemigos. Pero se defendió con bravura y destreza, llegando a matar él solo, en su propia defensa, a cinco de sus atacantes. Era increíble que aquel anciano de setenta años pudiera luchar con tan juvenil valor. Pero en un momento dado abrió la guardia y uno de sus enemigos aprovechó la ocasión y le lanzó una estocada al cuello, abriéndole una arteria. Empezó a arrojar abundante sangre. Cayó al suelo y allí le acribillaron de heridas. Ya moribundo, pronunció el dulce nombre de Jesús, y mojando su dedo en su propia sangre, pintó en el suelo una cruz y cuando intentaba besarla cayó muerto. Leer el resto de esta entrada »

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 559 seguidores

%d personas les gusta esto: