“Éste era el verdadero norte, y la brújula no apuntaba a la autoglorificación… ni siquiera a la ciencia médica, apuntaba… hacia la bondad que todos esperamos encontrar dentro de nosotros y de los demás”

Martes, 17 julio, 2012

Cuenta Francis S. Collins, en el capítulo 11 (Los verdaderos buscadores), de su libro ¿Cómo habla Dios? la evidencia científica de la fe, un episodio curioso que le ocurrió a su llegada a Eku, un pueblecito africano. Vale la pena leerl entero:

El empobrecido pueblo de Eku yace en el delta del río Níger, cerca de la curvatura que forma la costa occidental de África. Fue allí donde tuve una lección poderosa e inesperada.

Viajé a Nigeria en el verano de 1989 para trabajar como voluntario en un pequeño hospital de misioneros y dar oportunidad a que algunos médicos de la misión asistieran a su reunión anual y recargaran sus baterías físicas y espiri­tuales. Mi colega, mi hija y yo acordamos ir juntos en esta aventura, ya que siempre habíamos sentido curiosidad por África y atesorado el deseo de contribuir en algo al mundo en desarrollo. Yo era consciente de que mis habilidades médi­cas, dependientes como son de la alta tecnología del hospi­tal norteamericano, se podrían ver disminuidas ante los retos de las desconocidas enfermedades tropicales y el poco sopor­te tecnológico. No obstante, llegué a Nigeria con la expecta­tiva de que mi presencia causaría una diferencia importante en las vidas de los muchos que yo esperaba atender.

El hospital de Eku no se parecía a nada que yo conocie­ra. Nunca había suficientes camas, así que con frecuencia los pacientes tenían que dormir en el suelo. Sus familias a menu­do viajaban con ellos y asumían la responsabilidad de ali­

mentarlos, ya que el hospital no podía ofrecer alimentos ade­cuados. En él había representado un amplio espectro de enfermedades graves. Casi siempre los pacientes llegaban tras varios días de progresiva enfermedad. Aún peor, el curso de la enfermedad estaba generalmente agravado por los cuida­dos tóxicos de los médicos-brujos, a quienes muchos nige­rianos acuden primero por ayuda, para ir al hospital de Eku sólo en caso de que todo lo demás falle. Lo más difícil de aceptar para mí fue que la mayoría de los casos que me toca­ba atender representaban claramente un fracaso devastador del sistema público de salud. Tuberculosis, malaria, tétanos y una gran variedad de enfermedades parasitarias reflejaban un ambiente totalmente caótico y un sistema de salud com­pletamente deshecho.

Abrumado por la enormidad del problema, exhausto por el flujo constante de pacientes con enfermedades para las que estaba mal equipado para diagnosticar, y frustrado por la fal­ta de apoyo de laboratorio y radiografías, me sentía cada vez más descorazonado y me pregunté cómo había llegado a pen­sar alguna vez que ese viaje sería una buena idea.

Entonces, una tarde una familia trajo a la ‘clínica a un joven granjero con debilidad progresiva y las piernas todas hinchadas. Al tomar su pulso, noté que éste desaparecía en esencia cada vez que inhalaba. A pesar de que nunca había visto este clásico síntoma físico (conocido como «pulso para­dójico») revelarse de forma tan dramática delante de mí, esta­ba seguro de que este joven granjero había acumulado una gran cantidad de líquido en el saco pericárdico alrededor del corazón. El líquido amenazaba con ahogar su circulación y terminar con su vida.

En estas condiciones la causa más probable era la tuber­culosis. Tenían en Eku medicamentos para la tuberculosis, pero no podrían actuar con suficiente rapidez para salvar al muchacho. Le quedaban pocos días de vida a menos que se hiciera algo drástico. La única posibilidad de salvarlo era rea­lizar un procedimiento de alto riesgo que consistía en extraer­le el líquido pericárdico con una aguja de perforación en el pecho. En el mundo desarrollado, este procedimiento sólo lo hace un cirujano cardiólogo altamente capacitado, guiado por una máquina de ultrasonido para evitar lacerar el corazón y causar la muerte inmediata.

No había ultrasonido disponible. Ninguno de los médicos presentes en el pequeño hospital nigeriano había realizado este procedimiento. La alternativa era que yo intentara la riesgosa e invasiva aspiración con la aguja o ver al granjero morir. Expliqué la situación al muchacho, quien ahora era consciente de lo precario de su situación. Calmado, me ins­tó a proceder. Con el corazón en la garganta y una oración en los labios, inserté la larga aguja justo bajo el esternón y me dirigí al hombro izquierdo, temiendo haberme equivoca­do en el diagnóstico, en cuyo caso era casi seguro que yo lo mataría.

No tuve que esperar mucho tiempo. El golpe del oscuro líquido rojo en la jeringa inicialmente me hizo temer que podría haber entrado en un ventrículo, pero pronto resultó evi­dente que no se trataba de la sangre normal del corazón. Era una cantidad importante de una efusión tuberculosa sanguínea proveniente del saco pericárdico alrededor del corazón.

Casi salió un litro de líquido. La respuesta del muchacho fue notable. Su pulso paradójico desapareció casi de inme­diato, y en las siguientes veinticuatro horas la inflamación de las piernas había mejorado bastante.

Durante las siguientes horas después de esta experiencia, sentí un gran alivio, incluso euforia, ante lo que había suce­dido. Pero a la mañana siguiente, la sensación familiar de depresión se empezó a instalar de nuevo sobre mí. Después de todo, las circunstancias que llevaron a que este muchacho se enfermara de tuberculosis no iban a cambiar. Le empeza­ríamos a dar los medicamentos para la TB en el hospital, sin embargo, las posibilidades de que no tuviera los recursos para pagar los dos años del tratamiento completo eran altas, y podría sufrir una recaída y morir a pesar de nuestros esfuer­zos. Incluso si sobrevivía a la enfermedad, algún otro desor­den prevenible, producto del agua insalubre, la nutrición inadecuada y un medio ambiente peligroso, podría rondarle en el futuro inmediato. Las probabilidades de una larga vida para el joven granjero nigeriano eran pocas.

Con esos desalentadores pensamientos en mente, me acerqué a su cama a la mañana siguiente, en donde lo encontré leyen­do su Biblia. Me miró inquisitivo y me preguntó si había tra­bajado mucho tiempo en el hospital. Admití que era nuevo, sintiéndome algo irritado y avergonzado de que hubiera sido tan fácil para él adivinarlo. Pero entonces, este muchacho nigeria­no, tan diferente a mí en cultura, experiencia y descendencia como lo pueden ser dos seres humanos, me dijo unas palabras que se quedaron grabadas en mi mente: «Tengo la sensación de que te preguntas por qué viniste aquí», dijo. «Tengo una res­puesta para ti. Viniste aquí por una razón. Viniste por mí.»

Me quedé pasmado. Pasmado de que pudiera ver tan cla­ramente en mi corazón, pero aún más de las palabras que pronunció. Yo había hundido una aguja cerca de su corazón; él había atravesado el mío directamente. Con pocas y senci­llas palabras, él puso mis grandiosos sueños de ser el gran doctor blanco, al rescate de los millones de enfermos de Áfri­ca, en evidencia. Él tenía razón. Estamos llamados a acer­carnos a los demás. En raras ocasiones eso puede suceder a gran escala. Pero la mayoría de las veces ocurre en pequeños actos de amabilidad de una persona a otra. Ésos son los acon­tecimientos que en realidad importan. Las lágrimas de alivio que nublaron mi visión mientras absorbía sus palabras sur­gieron de una reafirmación indescriptible, la reafirmación de que en ese extraño lugar, durante apenas un momento, yo estaba en armonía con la voluntad de Dios, unido a este muchacho de la manera más improbable pero maravillosa.

Nada que haya aprendido en la ciencia podría explicar esa experiencia. Nada sobre las explicaciones evolutivas de la conducta humana podrían explicar por qué parecía tan per­fecto que este privilegiado hombre blanco estuviera parado al lado del lecho de este joven granjero africano, cada uno recibiendo algo excepcional. Esto es lo que C. S. Lewis lla­maba ágape. Es el amor que no busca recompensa. Es una afrenta al materialismo y al naturalismo. Y es la alegría más dulce que uno pueda vivir.

Durante los años de soñar con ir a África, había sentido los sutiles tirones del deseo de hacer algo realmente desinteresado por los demás, esa llamada a servir sin expectativa de beneficio personal que es común a todas las culturas humanas. Pero había permitido que otros y menos nobles sueños se interpusieran: la expectativa de recibir la admira­ción de los vecinos de Eku, la anticipación del aplauso de mis colegas médicos en casa. Esas grandes escenas claramente no me estaban sucediendo en la lúgubre realidad del empobrecido Eku. Pero el simple acto de tratar de ayudar a una sola persona, en una situación desesperada en la que mis pocas habilidades eran apenas comparables con el reto, resultó ser la más significativa de todas las experiencias humanas. Se me quitó un peso de encima. Éste era el verdadero norte, y la brújula no apuntaba a la autoglorificación, ni al materialismo, ni siquiera a la ciencia médica, apuntaba en cambio hacia la bondad que todos esperamos ansio­samente encontrar dentro de nosotros y de los demás. También vi con más claridad que nunca al autor de esa bondad y verdad, el Verdadero Norte, Dios mismo, revelar su naturaleza santa en el modo en que había escrito este deseo de buscar la bondad en nuestros corazones.

4 Responses to ““Éste era el verdadero norte, y la brújula no apuntaba a la autoglorificación… ni siquiera a la ciencia médica, apuntaba… hacia la bondad que todos esperamos encontrar dentro de nosotros y de los demás””


  1. [...] “Éste era el verdadero norte, y la brújula no apuntaba a la autoglorificación… ni siq… [...]

  2. joaquín Says:

    ¿Cuantas veces nos preguntamos el porqué de nuestra situación personal y de nuestro entorno?
    Dios tiene una razón para ello. A veces, como este caso habrá sido tan importante como saber pinchar al lado de un corazón enfermo. Otras veces, será algo tan sutil como un alegre “buenos días” hacia una persona desesperanzada que necesita un poco de afecto.
    Gracias por esta historia que nos enseña a confiar en Dios y sus deseos hacia nosotros.
    La Madre Teresa de Calcuta nos decía que no dudarámos de que estábamos donde teníamos que estar, haciendo lo que debíamos hacer. Seguro que es cierto si nos ponemos en las manos de Dios.
    Abrazos

  3. joaquín Says:

    Un día tribulaba con cierta angustia, durante al viaje al trabajo en mi bici, sobre mi delicada situación personal con Dios y la necesidad de confiarme con un buen sacerdote. Hacía tiempo que había muerto mi padre y esa situación de enfermedad y muerte habían favorecido una intuición sobre Dios y Jesucristo, después de muchísimo tiempo de dudas.
    Esa misma mañana, inmerso en la vorágine del trabajo, pero aturdido por las tribulaciones espirituales, apareció un sacerdote en mi despacho y terminé haciendo un profunda y confiada confesión, como no había sucedido nunca.
    Buscamos a Dios todos los días, y Él nos sorprende. Nos deja pasmados. Algunos lo llaman casualidad, pero la casualidad es un suceso aleatorio. Cuando es un suceso sistemático, creo que lo debemos llamar evidencia.
    (Se nota que estamos algo más tranquilos en la UVa, je,je).
    Gracias por permitir expresarnos con tus hermosas historias.
    Buen verano!


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 551 seguidores

%d personas les gusta esto: