Filosofía de la vida

Domingo, 15 abril, 2012

El filosofo inglés Bertrand Russell nació en 1872 y murió, a los noventa y siete años, en 1970. Se dice de él que en sus últimos años se alimentaba de algunos purés, té y whisky. He de reconocer que muchos de sus planteamientos vitales no son cristianos, más bien al contrario. Pero tenía una actitud vital, que considero , en cierto modo positiva. Por ejemplo, en una ocasión, charlando con unos amigos, le preguntaron si podía la filosofía aportar algo práctico, alguna idea para la vida. Y respondió que les iba a dar, no una, sino tres ideas claras, prácticas y necesarias:

Primera, tener valor para aceptar resignadamente las cosas que no se pueden cambiar. Segunda, valentía para cambiar las que si, se pueden cambiar. Y tercera, tener la inteligencia indispensable para no confundir nunca las unas con las otras.

***

Tres ideas o, más bien tres actitudes fundamentales para quien quiera tomarse la vida en serio. Paciencia, necesaria muchas veces. Coraje par no escudarse en las circunstancias, falta de medios. Y sensatez, imprescindible par no complicarse y amargarse tonta, inútil y estérilmente la vida.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 577 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: