Te he estado buscando

Martes, 27 marzo, 2012

Una señora, de unos cuarenta y cinco años, madre de tres hijos, soñó una noche que moría y llegaba a la puerta del Cielo. Oyó que Dios le preguntaba:

- ¿Qué has hecho en la tierra?

Ella pensó en sus trabajos, sus preocupaciones, sus apuros. Pero no encontró nada de valor como para presentar a Dios. Solo pudo decirle:

- Señor, toda mi vida te he estado buscando.

Y Dios, sonriendo, le respondió:

- Pues ya me has encontrado. Entra.

***

No quisiera tener otra cosa que presentar a Dios. “¡Si pudiese decirle: Señor, toda mi vida he estado buscándote!”. ¿Puedo decir hoy, sinceramente, que le estoy buscando? Para poder decirlo al final, hay que poder decirlo cada día. Cuando de la vida se hace una búsqueda de Dios, la muerte se convierte en la hora del encuentro.

 

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 577 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: