En la misa de graduación del Colegio

Jueves, 22 marzo, 2012

Mañana viernes celebraremos la misa de graduación en el colegio Los Robles. Como me encargo de los mayores, me suele tocar presidir la misa. Así que haré aquí un adelanto esquemático de las idéas que diré en la homilía:

Como siempre, empezaré comentando el Evangelio. Esta vez lo haré desde la perspectiva de la anécdota de la biblioteca de Fernando (pinchar aquí). La conclusión es evidente, aprender a ser generosos con nuestras vidas, como lo han sido vuestros padres, vuestros profesores (no solo se han preocupado de vuestras mentes y conocimientos, sino también de vuestro espíritu, con una formación integral que encauzara ese anhelo religioso que late en todo hombre) y entre vosotros mismos (poner ejemplos, seminario, parálisis cerebral, etc), a lo largo de estos 12 años.

No sé si lo habremos logrado, pero el Colegio os ha querido aportar algo más que unos conocimientos útiles y adecuados para la vida ¿A qué me refiero? ¿Cuál es ese saber más profundo, ese saber que secretamente lo impregnaba todo? Que “saber”, es saber “vivir”, y que “saber vivir” es, en realidad, “saber amar”. Los profesores y maestros han intentado de diversos modos haceros entender que el arte de vivir en plenitud es esencialmente el arte de saber amar. Hemos querido haceros descubrir que “triunfa en la vida realmente”, no solo el que realiza o logra cosas extraordinarias, sino el que “sabe amar”. Pero para entender esto, era necesario un paso previo: aceptar la sabiduría de Dios, descubrir a Jesucristo como eje de vuestras vidas. Pues solo desde esta sabiduría divina se descubre la mirada de Dios, para la cual, solamente es importante lo que se hace con amor y por amor.

El Colegio ha querido facilitaros, no sé si lo ha logrado, llegar a la conclusión de que sólo el amor de Dios llena, compacta y engrandece realmente la vida, y ¡no lo olvidéis! que realmente triunfa en la vida quien también ama a Dios, porque solamente el amor de Dios triunfa más allá de la muerte.

Unas últimas palabras. No os olvidéis el Colegio. Siempre seréis bien venidos. Las puertas del colegio y la de los corazones que os han formado os estarán siempre abiertas. No perdáis la amistad, tan entrañable, que a lo largo de estos años habéis creado entre vosotros. Aprovechad las actividades, comidas y campeonatos de la Asociación de Antiguos Alumnos, que os facilitan la posibilidad de pasar momentos juntos.

Nos encomendamos a Nuestra Señora de los Robles, para que por su intercesión, el Señor esté en vuestro camino y que sus ángeles os acompañen en esta etapa nueva de vuestra vida, hasta la Puerta del Cielo, como reza el lema de la ermita.

2 Responses to “En la misa de graduación del Colegio”

  1. mariaisabelherrero Says:

    Bonita homilía. Qué suerte dedicarse a labor en un colegio


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 522 seguidores

%d personas les gusta esto: