La piedra de toque

Jueves, 23 febrero, 2012

A Federico de Prusia se le ocurrió una idea extravagante. Estando en el campo se fijó en unos gorriones que picoteaban por las eras granos de trigo. Empezó a hacer sus cálculos y llegó a la conclusión de que aquella clase de pajarillos se comían anualmente, en su reino, dos millones de celemines de trigo.
Exterminarlos era, pues, de interés nacional. Prometió un premio por cada cabeza de gorrión que se presentase. Todos los prusianos se convirtieron en cazadores. Al poco tiempo no quedaban gorriones en el país. Todo un éxito.
El rey estaba satisfecho. Pero, al año siguiente, le anunciaron de todas las partes de Prusia que las orugas y las langostas se habían comido las cosechas.
Cuando hubo que traer gorriones de los países vecinos, dicen que el rey exclamó: “¡Cómo me he equivocado!¡Lo que Dios hace, bien hecho está!”.
Muchas veces Jesús nos dice como a Pedro: “Tú piensas como los hombres, no como Dios” (Mt. 16,20). Y un aspecto de la vida en el que se acentúa más esa diferencia de visión, entre Dios y los hombres, es precisamente en la cruz, el dolor, el sacrificio.
Algo debe tener el sufrimiento humano, que no acabamos de entender, cuando Dios ni a su propia Madre le ha librado de él. La Virgen al pie de la cruz es toda una tesis doctoral sobre el dolor. Conviene contemplarla, estudiarla, porque en ella late toda la teología del Amor y del Dolor. Leer el resto de esta entrada »

Oración de cuaresma

Jueves, 23 febrero, 2012

Señor, ya sé que mi salvación depende de que reconozca lo injusto y malo que hay en mí. Pero sabes que solo no puedo hacerlo. El pecado ha calado tan hondo en mi ser que se ha metido hasta en la mirada, y cuando me miro, no me veo como soy. Cómo anhelo Señor volver a ti. Estar en comunión íntima contigo. Sentirme de nuevo vuelto hacia ti por tu gracia.

Pero el pecado ha roto nuestra unión y con la caída empezamos a olvidar lo que habíamos sido. Hasta  tu cercanía nos daba miedo. Sólo cuando descubrimos lo que has hecho para salvarnos comprendemos lo que significa el pecado para ti… En el destino que tu Hijo estuvo dispuesto a sufrir por nosotros, descubrimos un poco de qué se trataba, tanto para Tí como para nosotros.

Señor, enséñame a reconocer tu Amor, pues solo así se hará visible a mis ojos la culpa y el destrozo que hay en mi vida. Haz que siente tu Amor para que este reconocimiento se vuelva también confianza. Haz que me empape de la santa decisión con que quieres salvarme y ayuda a mi voluntad a identificarse con la tuya para que pueda surgir esa nueva creación que los dos anhelamos.


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 557 seguidores

%d personas les gusta esto: