El premio a la perseverancia

Martes, 27 diciembre, 2011

Se nos termina el 2011 y ya se aproxima un nuevo año a estrenar. La siguiente anécdota, acerca de la perseverancia en las peticiones, nos recuerda que nada se pierde, que todo da su fruto, que vale la pena ser fieles y perseverar en nuestros propósitos de servicio al Señor. Un año más se nos va a dar ¿Para qué? Para seguir amando.

Durante la última guerra mundial, un oficial del estado mayor alemán estaba mortalmente herido en un hospital francés. La monja que le cuidaba era también alemana. Entendiendo que el herido era católico, pensó en llamar a un sacerdote. Pero él no quería ni siquiera oír hablar de religión.

• Bueno, yo rezaré mucho por usted ­le dijo ella- para que Dios le toque el corazón.

• Allá usted. Ya se cansará y dejará de pedir.

• No lo crea. Hay un hombre por cuya conversión llevo dieciséis años rezando.

• ¿Dieciséis años? Debe tenerle mucho cariño. ¿Es su padre o algún hermano?

• No. Ni siquiera le conozco. Mi madre era sirvienta de una condesa en Alemania. Hace dieciséis años le dijo que me pidiese que rezara por su hijo, que llevaba una vida desordenada. Desde entonces he rogado a Dios cada día por él; y lo mismo hacen las otras hermanas. Ahora, según me dijo la condesa en una carta, está en el ejército.

El oficial la escuchaba con creciente interés.

• ¿Su madre se llama Beata? ­preguntó.

• Sí. Pero. ¿acaso es usted el conde Carlos?

Lo era. Y le conmovió la constancia de aquella hermana rezando por su conversión.

Recibió los sacramentos. Poco después moría piadosamente.

La constancia de la gota de agua llega a horadar la roca. La perseverancia en la oración siempre acaba dando fruto. Te copio este precioso texto:

¡Bendita perseverancia la del borrico de noria! —Siempre al mismo paso. Siempre las mismas vueltas. —Un día y otro: todos iguales.
Sin eso, no habría madurez en los frutos, ni lozanía en el huerto, ni tendría aromas el jardín.
Lleva este pensamiento a tu vida interior. (cfr. Perseverancia. Punto 998)

About these ads

2 Responses to “El premio a la perseverancia”

  1. miriam Says:

    Aunque un poquito tarde, pero aún en los dias de celebrtación. muy feliz Navidad en sosiego y contemplación, cerquita del Niño

    Y sobre la entrada.. .sí la perseverancia en la oración es muy importante… pero a vces cuesta tanto …
    Por eso pediré a los reyes dle día 6 muuucha perseverancia


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 581 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: