Benedcito XVI: “La victoria de la fe puede transformar la muerte en don de la vida, el abismo de dolor en fuente de esperanza.”

Jueves, 15 septiembre, 2011

 Con cierto retraso retomamos nuestra ya habitual categoría dedicada a las audiencias generales de los miércoles de Benedicto XVI. El pasado miércoles 7 de septiembre retomó su catequesis en torno a “la escuela de oración”, dedicando la audiencia general al comentario del salmo 3. Ayer miércoles 14 de septiembre, la catequesis se centró en torno al salmo 22, del que hizo el siguiente resumen:

“En la catequesis de hoy afrontaremos un salmo con fuertes implicaciones cristológicas, que continuamente aparece en los relatos de la pasión de Jesús. En él se presenta la figura de un inocente perseguido y circundado de adversarios que le desean la muerte. El Señor calla. Este silencio mina el ánimo del orante. El salmista no puede creer que la relación con Dios se haya interrumpido totalmente. Entonces, le pregunta el motivo de un abandono tan incomprensible, al tiempo que afirma que “su” Dios no puede desampararlo. Las palabras iniciales de este salmo: “Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?, son puestas en los labios de Jesús como grito durante su agonía en la cruz. Pero este grito, es una oración. Con ella, Jesús mantiene la carga de un indecible sufrimiento, a la vez que se abre a la certeza de la gloria. La victoria de la fe puede transformar la muerte en don de la vida, el abismo de dolor en fuente de esperanza. Al final, el salmo muestra que la vida ha triunfado. El Dios de la salvación se ha manifestado como Señor, y todos los confines de la tierra lo celebrarán.

Cfr. Texto completo de la audiencia: Benedicto XVI: Dios está presente en el momento de la angustia

Otras noticias:

  • Benedicto XVI: carismas al servicio del obispo. El obispo, en cuanto signo visible de la unidad de su Iglesia particular tiene la tarea de unificar y armonizar la diversidad carismática en la unidad eclesial. Es cuanto ha reafirmado el Papa en su discurso a los obispos de reciente nombramiento, reunidos en Roma, como sucede desde hace diez años para asistir a un curso anual. Refiriéndose a los carismas, el Papa ha exhortado a los obispos a acogerlos, subrayando al mismo tiempo que ningún carisma dispensa de la referencia y la sumisión a los Pastores de la Iglesia. La existencia del obispo, agregó el Papa, debe inspirarse en la santidad de vida, la caridad pastoral y la oración. Cfr. Para el discurso completo en: Discurso del Papa a los obispos recién nombrados

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 577 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: